14 de marzo 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El origen de los dichos: A la búlgara

14 de marzo 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Con relativa frecuencia, solemos leer en los periódicos titulares como «El congreso a la búlgara del PP andaluz» (El Imparcial, 3-3-2014), «Cospedal gana a la búlgara» (Público, 5-5-2012) o «Susana Díaz gana ‘a la búlgara’ unas primarias marcadas por la falta de transparencia» (El Confidencial, 2-7-2013). ¿Y eso, qué es lo que es?, que dirían en Almería.

Pues ganar a la búlgara, según la Fundéu -entre otras fuentes-, se usa cuando en unas elecciones un candidato obtiene una mayoría, si no por el 100% de los votos, sí por el 99,99999. Y de tan abultada que es resulta sospechosa. No por ser ilegal o por que haya fraude. Sino porque parece haber una «curiosa» disciplina de voto. Eso, en España, que presumimos de Democracia bien asentada (jajajaja). Y que entienda cada uno lo que quiera por Democracia, que ahí no nos vamos a meter. Porque en otros países algo más ‘disciplinados’, más que por lealtad es por puro miedito a represalias. Véase el caso de la antigua URSS.
La expresión se originó a partir de los Congresos del Partido Comunista Búlgaro entre los años 60 y 70, durante los cuales salía siempre elegido como secretario general por aplastante mayoría Todor Zhikov.
El PCB era un partido de ideología marxista leninista que gobernó Bulgaria desde 1946 hasta 1990, año en que cambió su nombre por el de Partido Socialista Búlgaro. Desconozco si sus dirigentes se referían a este cambio como un viaje al centro, la Wikipedia no lo indica.
Desde 1954 hasta 1989, el partido estuvo al mando del simpático Todor Zhikov. Digo simpático porque alguien capaz de cosechar mayorías tan abrumadoras en cada elección debía de ser un tipo muy afable y querido, ¿no?
Zhikov fue un político muy en la onda de la Unión Soviética, país con el que mantuvo estrechas relaciones, especialmente en la época de Leónidas Brezhnev, con quien se llevaba de maravilla a juzgar por las miraditas y besitos que se regalaban en algunas fotos.
Supongo que esta curiosa unanimidad en la opinión de todos los votantes no es exclusiva de Bulgaria. Por seguir hablando de Historia, aquí en España ocurría lo mismo con un referéndum organizado por Fraga en 1966 para aprobar la Ley Orgánica del Estado, que aunque fue presentada como una constitución, era en realidad el marco legal para asentar lo que ya existía, que no era otra cosa más que el régimen franquista. Según Paul Preston en su libro Franco, “Caudillo de España”, «en algunos lugares, la eficacia y entusiasmo de los funcionarios hicieron que Franco obtuviera el voto del 120% del electorado local». Vamos, que le votó hasta el madroño de la Puerta del Sol. ¡Chúpate esa, Zhikov!
Lo cierto es que la expresión «a la búlgara» se empezó a usar para referirse a congresos. Luego se ha ido generalizando para elecciones y situaciones donde solo hay un candidato que resulta elegido sin rival y por aplastante mayoría, sin discrepancias de ningún tipo. Y tiene pinta de haber llegado para quedarse definitivamente y hacerse ley. ¡Viva la globalización, que todo lo unifica!

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Con relativa frecuencia, solemos leer en los periódicos titulares como «El congreso a la búlgara del PP andaluz» (El Imparcial, 3-3-2014), «Cospedal gana a la búlgara» (Público, 5-5-2012) o «Susana Díaz gana ‘a la búlgara’ unas primarias marcadas por la falta de transparencia» (El Confidencial, 2-7-2013). ¿Y eso, qué es lo que es?, que dirían en Almería.

Pues ganar a la búlgara, según la Fundéu -entre otras fuentes-, se usa cuando en unas elecciones un candidato obtiene una mayoría, si no por el 100% de los votos, sí por el 99,99999. Y de tan abultada que es resulta sospechosa. No por ser ilegal o por que haya fraude. Sino porque parece haber una «curiosa» disciplina de voto. Eso, en España, que presumimos de Democracia bien asentada (jajajaja). Y que entienda cada uno lo que quiera por Democracia, que ahí no nos vamos a meter. Porque en otros países algo más ‘disciplinados’, más que por lealtad es por puro miedito a represalias. Véase el caso de la antigua URSS.
La expresión se originó a partir de los Congresos del Partido Comunista Búlgaro entre los años 60 y 70, durante los cuales salía siempre elegido como secretario general por aplastante mayoría Todor Zhikov.
El PCB era un partido de ideología marxista leninista que gobernó Bulgaria desde 1946 hasta 1990, año en que cambió su nombre por el de Partido Socialista Búlgaro. Desconozco si sus dirigentes se referían a este cambio como un viaje al centro, la Wikipedia no lo indica.
Desde 1954 hasta 1989, el partido estuvo al mando del simpático Todor Zhikov. Digo simpático porque alguien capaz de cosechar mayorías tan abrumadoras en cada elección debía de ser un tipo muy afable y querido, ¿no?
Zhikov fue un político muy en la onda de la Unión Soviética, país con el que mantuvo estrechas relaciones, especialmente en la época de Leónidas Brezhnev, con quien se llevaba de maravilla a juzgar por las miraditas y besitos que se regalaban en algunas fotos.
Supongo que esta curiosa unanimidad en la opinión de todos los votantes no es exclusiva de Bulgaria. Por seguir hablando de Historia, aquí en España ocurría lo mismo con un referéndum organizado por Fraga en 1966 para aprobar la Ley Orgánica del Estado, que aunque fue presentada como una constitución, era en realidad el marco legal para asentar lo que ya existía, que no era otra cosa más que el régimen franquista. Según Paul Preston en su libro Franco, “Caudillo de España”, «en algunos lugares, la eficacia y entusiasmo de los funcionarios hicieron que Franco obtuviera el voto del 120% del electorado local». Vamos, que le votó hasta el madroño de la Puerta del Sol. ¡Chúpate esa, Zhikov!
Lo cierto es que la expresión «a la búlgara» se empezó a usar para referirse a congresos. Luego se ha ido generalizando para elecciones y situaciones donde solo hay un candidato que resulta elegido sin rival y por aplastante mayoría, sin discrepancias de ningún tipo. Y tiene pinta de haber llegado para quedarse definitivamente y hacerse ley. ¡Viva la globalización, que todo lo unifica!

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Bergman, Godard y Kurosawa en el anuncio de Ciudadanos
Chicago no tiene nada que envidiar a Nueva York
La banda sonora de tu vida está hecha con música de videojuegos
La gran quema de tebeos de los años 40
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • No lo puedo creer. Justo el otro día ví la expresión en El Diario Montañés y dije «tengo que buscar esto». Como suele pasar al final se me olvidó, ¡gracias por hacerme el trabajo! 🙂

  • Pingback: Anónimo
  • Pues… o mismo pasa con todas las dictaduras, creo. La de Tito en Serbia, Brezhnev en la URSS… Y ni hablar de las dictaduras en America Latina. Ni fuimos los primeros, ni somos los últimos. jeje

  • Bueno pues tal como está el panorama, creo que en pocas fechas podremos acuñar otro termino nuevo.TRIANERA DE BULGARIA. O, alguien a visto alguna vez que un partido incluidos dinosaurios,chupocteros,apesebrados, barones y hembras que maman de la misma teta, pongan tantas pegas al «Sanchez el Guapo» para aupar a «Susana la Trianera «Que morro se gastan y no les da ni pizca de vargüenza.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies