22 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El origen de los dichos: Lágrimas de cocodrilo

22 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¿Pueden los cocodrilos llorar? ¿Tienen sentimientos? Pues según las leyendas, así es. Eso sí, de enternecedoras tenían bien poco. Porque según se decía en la Edad Media, además de otras leyendas similares a las de las sirenas, lo hacían cuando la zampa se les había acabado. Hay que entenderles, a más de uno le pasa lo mismo cuando termina ese plato de callos amorosamente preparado por mamá.

Decimos que alguien llora con lágrimas de cocodrilo cuando queremos decir que lo hace fingiendo un dolor que no siente. El ejemplo más gráfico que se me viene a la cabeza es el de las plañideras.

Y la expresión viene de la antigua creencia de que los cocodrilos emitían un sonido similar a un sollozo, a un aullido de esos que dan los perros cuando oyen el sonido –molestísimo para ellos- de una campana, con el único fin de atraer a sus víctimas a sus cuevas y allí devorarlas sin piedad. Así, por ejemplo, lo recoge Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana (1611), donde además de explicar el cuento, nos dice que “significa la ramera, que con lágrimas fingidas engaña al que atrae a sí para consumirle”. Dejando a las prostitutas aparte, parece la versión reptil de la figura mitológica de la sirena (la clásica, se entiende, no la de los cuentos).

También se contaba que una vez terminado su almuerzo, estos lagartitos acostumbraban a llorar sobre los restos de sus víctimas en señal de duelo por haber terminado tan delicioso banquete. ¡Qué majetes! Así lo escribía, entre otros, Joaquín Bastús, escritor, pedagogo y paremiólogo -entre otras ocupaciones- en su obra La sabiduría de las naciones.

Pero, volviendo a la pregunta del principio: ¿de verdad que lloran los cocodrilos? Bueno, sí y no. Lágrimas sí que vierten. Aunque, en realidad, son secreciones acuosas que impiden que sus ojos se resequen cuando están fuera del agua. Las glándulas lacrimales y las salivares están muy próximas, por lo que es normal que se estimulen constantemente y que el animal no deje de llorar cuando come. O sea, no es llanto, es lubricación del ojo. Sea lo que sea lo que sienten cuando comen.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¿Pueden los cocodrilos llorar? ¿Tienen sentimientos? Pues según las leyendas, así es. Eso sí, de enternecedoras tenían bien poco. Porque según se decía en la Edad Media, además de otras leyendas similares a las de las sirenas, lo hacían cuando la zampa se les había acabado. Hay que entenderles, a más de uno le pasa lo mismo cuando termina ese plato de callos amorosamente preparado por mamá.

Decimos que alguien llora con lágrimas de cocodrilo cuando queremos decir que lo hace fingiendo un dolor que no siente. El ejemplo más gráfico que se me viene a la cabeza es el de las plañideras.

Y la expresión viene de la antigua creencia de que los cocodrilos emitían un sonido similar a un sollozo, a un aullido de esos que dan los perros cuando oyen el sonido –molestísimo para ellos- de una campana, con el único fin de atraer a sus víctimas a sus cuevas y allí devorarlas sin piedad. Así, por ejemplo, lo recoge Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana (1611), donde además de explicar el cuento, nos dice que “significa la ramera, que con lágrimas fingidas engaña al que atrae a sí para consumirle”. Dejando a las prostitutas aparte, parece la versión reptil de la figura mitológica de la sirena (la clásica, se entiende, no la de los cuentos).

También se contaba que una vez terminado su almuerzo, estos lagartitos acostumbraban a llorar sobre los restos de sus víctimas en señal de duelo por haber terminado tan delicioso banquete. ¡Qué majetes! Así lo escribía, entre otros, Joaquín Bastús, escritor, pedagogo y paremiólogo -entre otras ocupaciones- en su obra La sabiduría de las naciones.

Pero, volviendo a la pregunta del principio: ¿de verdad que lloran los cocodrilos? Bueno, sí y no. Lágrimas sí que vierten. Aunque, en realidad, son secreciones acuosas que impiden que sus ojos se resequen cuando están fuera del agua. Las glándulas lacrimales y las salivares están muy próximas, por lo que es normal que se estimulen constantemente y que el animal no deje de llorar cuando come. O sea, no es llanto, es lubricación del ojo. Sea lo que sea lo que sienten cuando comen.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un restaurante de Israel ofrece un 50% de descuento a los árabes y judíos que coman juntos
El sibarita de las portadas
El origen de los dichos: Pedir el oro y el moro
Rock ‘n’ Draw | Flight 666: el avión de Iron Maiden
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Sin leerlo, ya lo sabia… Pero tranquilos que no voy a Spoilear el post! 😛

  • me encanta xq no lo explica de forma aburrida como en otras webs
    y me sirvió para el colegio.
    Me voy a pasar mucho tiempo aquí durante la cuarentena por el coronavirus GRACIAS

  • Comentarios cerrados.