fbpx
28 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El origen de los dichos: Más feo que Picio

28 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La corrección política que practicamos hoy en día nos haría imposible burlarnos o señalar con desprecio a personajes como Picio, paradigma de fealdad. Pero lo cierto es que este bendito país se ha guiado más por la mala leche que por el respeto al diferente.

Hacer risa de quien consideramos por debajo de los cánones de ‘normalidad’ viene escrito en nuestro ADN. El caso es que este hombre, si es verdad que existió, debió tener una vida muy mala. Porque que te recuerden continuamente lo desagradable que le resultas a la vista a la gente no debe de ser plato de buen gusto.

El ‘más feo que Picio’ lleva la coletilla, quizá menos conocida, ‘que de feo que era, le dieron la unción con una caña, por lo asustado que estaba el cura’. Según Iribarren, quienes más lo dicen son los andaluces.

Que Picio fue un personaje real es algo que asegura Sbarbi en su Gran diccionario de refranes. Incluso llega a decir que habló con personas que habían conocido a este personaje.

Picio, al que en algunos lugares dan por nombre Francisco, era un zapatero de Alhendín, en la provincia de Granada, que fue condenado a muerte por un delito cometido. ¿Qué hizo? No sabemos ni nos importa. El caso es que estando el pobre en capilla esperando a ser ajusticiado, le llegó la noticia de su indulto. Y de la impresión que se llevó, quedó calvo, sin cejas ni pestañas. Por si fuera poco, le salieron además una serie de tumores en la cara que deformaron su rostro terriblemente.

El pobre zapatero, acosado por las burlas y desprecio de sus vecinos, se trasladó a vivir a Lanjarón, de donde también fue expulsado al cabo de un tiempo por no acudir a la iglesia, ya que se negaba a entrar sin el pañuelo que cubría su cabeza y con el que ocultaba su deformidad. Así que acabó huyendo a Granada, donde murió solo y repudiado por todos.

Tan guapos como Picio, y también originarios de Andalucía, son otros personajes como el sargento de Utrera, que era tan feo que la nodriza, para no verlo, le daba la papilla por el trasero, o que reventó de feo. Y un tal Carracuca, aunque a este último, en algunas regiones, más que como feo ejemplar lo ponen como arquetipo de longevidad (‘eres más viejo que Carracuca’).

¿Es o no es para querernos de graciosos que somos?

La corrección política que practicamos hoy en día nos haría imposible burlarnos o señalar con desprecio a personajes como Picio, paradigma de fealdad. Pero lo cierto es que este bendito país se ha guiado más por la mala leche que por el respeto al diferente.

Hacer risa de quien consideramos por debajo de los cánones de ‘normalidad’ viene escrito en nuestro ADN. El caso es que este hombre, si es verdad que existió, debió tener una vida muy mala. Porque que te recuerden continuamente lo desagradable que le resultas a la vista a la gente no debe de ser plato de buen gusto.

El ‘más feo que Picio’ lleva la coletilla, quizá menos conocida, ‘que de feo que era, le dieron la unción con una caña, por lo asustado que estaba el cura’. Según Iribarren, quienes más lo dicen son los andaluces.

Que Picio fue un personaje real es algo que asegura Sbarbi en su Gran diccionario de refranes. Incluso llega a decir que habló con personas que habían conocido a este personaje.

Picio, al que en algunos lugares dan por nombre Francisco, era un zapatero de Alhendín, en la provincia de Granada, que fue condenado a muerte por un delito cometido. ¿Qué hizo? No sabemos ni nos importa. El caso es que estando el pobre en capilla esperando a ser ajusticiado, le llegó la noticia de su indulto. Y de la impresión que se llevó, quedó calvo, sin cejas ni pestañas. Por si fuera poco, le salieron además una serie de tumores en la cara que deformaron su rostro terriblemente.

El pobre zapatero, acosado por las burlas y desprecio de sus vecinos, se trasladó a vivir a Lanjarón, de donde también fue expulsado al cabo de un tiempo por no acudir a la iglesia, ya que se negaba a entrar sin el pañuelo que cubría su cabeza y con el que ocultaba su deformidad. Así que acabó huyendo a Granada, donde murió solo y repudiado por todos.

Tan guapos como Picio, y también originarios de Andalucía, son otros personajes como el sargento de Utrera, que era tan feo que la nodriza, para no verlo, le daba la papilla por el trasero, o que reventó de feo. Y un tal Carracuca, aunque a este último, en algunas regiones, más que como feo ejemplar lo ponen como arquetipo de longevidad (‘eres más viejo que Carracuca’).

¿Es o no es para querernos de graciosos que somos?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Arquitectura virtual inspirada en la Guerra Fría
Los consejos de Borges para escribir una buena novela
Unos piensan con los pies y Michelle Vandy diseña con la nariz
Lytro: ¿Revolución fotográfica o un simple hype más?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *