14 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El origen de los dichos: Pensar en las musarañas

14 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

No es que te ocurra con mucha frecuencia, pero siempre hay momentos en la vida en los que, a pesar de que debes fijar la atención en aquello que estás haciendo o que te están contando, la mente toma su propia decisión y decide que eso no va con ella. Y así, importándole un pimiento que te la estés jugando, decide buscarse su propio entretenimiento. Y cuando llega la hora de hacer resumen, ¡ay, amigo!, ni idea de lo que te estaban diciendo o estabas haciendo. Eso sí, las musarañas te han llevado a parajes idílicos que nadie creería. Pero a ver cómo lo explicas.

Porque eso, grosso modo, es lo que significa estar pensando en las musarañas: o sea, andar distraído, embelesado o absorto. Y las musarañas a las que se refiere el dicho son, efectivamente, esos pequeños mamíferos tan parecidos a los ratoncillos que suelen encontrarse en las huertas y en el campo. La más conocida es la que se conoce como musgaño, que es insectívora y se mueve muy rápido. Aunque, debido a que viven ocultas bajo la tierra, por extensión se llama también musaraña a cualquier tipo de insecto, sabandija o animal pequeño.

No suponen ninguna amenaza para las labores agrícolas, por lo que quizá de ahí y de lo entretenido que encontraban algunos verlos moverse con tanta rapidez, se le dijera la expresión a aquellos campesinos que se dedicaban a observarlas sin hacer su trabajo, indicando que hacían cosas improductivas e insignificantes, abandonando sus obligaciones.

Para el diccionario, además del animalillo, es también una nubecilla que se te pone en los ojos, cosa que también podría causar distracción y embelesamiento. Si no, que se lo digan a Heidi.

Antiguamente, se decía mirar las musarañas. Y ya aparecía en El Quijote y en Cuento de cuentos de Quevedo, por poner dos ejemplos. Pero según Iribarren, la expresión pensar en las musarañas debe de ser relativamente moderna ya que no la citan como tal ni Covarrubias ni Correas. “Y es posible”, nos dice, “que se dijese, burlescamente, por estar pensando en las musas”. Quizá porque fonéticamente son muy parecidas. Y por esa expresión distraída que se nos pone a todos cuando esperamos la llegada de la inspiración.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

No es que te ocurra con mucha frecuencia, pero siempre hay momentos en la vida en los que, a pesar de que debes fijar la atención en aquello que estás haciendo o que te están contando, la mente toma su propia decisión y decide que eso no va con ella. Y así, importándole un pimiento que te la estés jugando, decide buscarse su propio entretenimiento. Y cuando llega la hora de hacer resumen, ¡ay, amigo!, ni idea de lo que te estaban diciendo o estabas haciendo. Eso sí, las musarañas te han llevado a parajes idílicos que nadie creería. Pero a ver cómo lo explicas.

Porque eso, grosso modo, es lo que significa estar pensando en las musarañas: o sea, andar distraído, embelesado o absorto. Y las musarañas a las que se refiere el dicho son, efectivamente, esos pequeños mamíferos tan parecidos a los ratoncillos que suelen encontrarse en las huertas y en el campo. La más conocida es la que se conoce como musgaño, que es insectívora y se mueve muy rápido. Aunque, debido a que viven ocultas bajo la tierra, por extensión se llama también musaraña a cualquier tipo de insecto, sabandija o animal pequeño.

No suponen ninguna amenaza para las labores agrícolas, por lo que quizá de ahí y de lo entretenido que encontraban algunos verlos moverse con tanta rapidez, se le dijera la expresión a aquellos campesinos que se dedicaban a observarlas sin hacer su trabajo, indicando que hacían cosas improductivas e insignificantes, abandonando sus obligaciones.

Para el diccionario, además del animalillo, es también una nubecilla que se te pone en los ojos, cosa que también podría causar distracción y embelesamiento. Si no, que se lo digan a Heidi.

Antiguamente, se decía mirar las musarañas. Y ya aparecía en El Quijote y en Cuento de cuentos de Quevedo, por poner dos ejemplos. Pero según Iribarren, la expresión pensar en las musarañas debe de ser relativamente moderna ya que no la citan como tal ni Covarrubias ni Correas. “Y es posible”, nos dice, “que se dijese, burlescamente, por estar pensando en las musas”. Quizá porque fonéticamente son muy parecidas. Y por esa expresión distraída que se nos pone a todos cuando esperamos la llegada de la inspiración.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El origen de los dichos: La Biblia en verso
Un cazador de imágenes en la tierra del tigre siberiano
Carla Berrocal, la narradora gráfica que ha retratado la crónica negra de Madrid
Visita Yellowstone antes de que acabe con el planeta Tierra
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies