3 de junio 2013    /   CINE/TV
por
 

El otro final de… The Rocky Horror Picture Show

3 de junio 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

La esquela del doctor Frank N. Furter no apareció en ninguna publicación científica, tan sólo obtuvo el reconocimiento de una asociación pro lujuria creada por tal motivo, presidida por el insigne profesor Everett Scott, quien presenció la muerte de su maestro a manos de su sirviente Riff-Raff y el posterior despegue hacia el planeta Transexual.
En tierra quedaron también Brad y Jannet, que asociados con el profesor Scott hicieron causa común en defensa del látex. Inspirados en Frank, empezaron por sus famosos guantes de fregar de color rosa que tan buen resultado le dieron en la creación de Rocky. Así nació la marca Pink Rocky con la que inundaron el mercado.
La pareja por fin consiguió casarse al poco tiempo de la desaparición de su mentor. Ambos, desvirgados por Frank en su castillo e iniciados por él en el mundo del ‘sexo surtido’, se prometieron fidelidad ante el cura de su pueblo, el padre Caplan, apodado con malicia ‘el bofetadas’ por su costumbre de repartir hostias en la catequesis.
Cansados como estaban de la insulsez de sus familias, invitaron a los amigos de Frank, quienes acudieron con sus motos atraídos por la previsible juerga. Acabaron todos al día siguiente en comisaría al descontrolarse la pistola láser de rayos antimateria con la que alguien empezó a jugar.
“No lo sueñes, vívelo”; ese fue el lema que marcó su vida, por eso sus discípulos siguieron sus enseñanzas hasta el final y abrieron un local de alterne en Hollywood que rápidamente tuvo un éxito brutal. Tanto que pronto nacieron franquicias a nivel planetario llevando hasta el último rincón de la tierra el sueño de Frank: teñir el mundo de rosa e inundarlo de lujuria. Su leyenda se ha llegado a comparar a la de Elvis; todo el mundo quiere visitar uno de sus locales y tener unos Pink Rocky en su cocina, incluido el presidente, que en su discurso navideño desde la Casa Blanca no dudó en hacer gala de ello, subiendo en las encuestas hasta cotas jamás conseguidas.
Actualmente, Brad y Jannet son asesores a tiempo parcial y cobran una millonada por hacerse una foto. Desde la vieja Europa hay un presidente que los llama todos los santos días, pero ellos, de momento, le van dando largas.

Ahora dinos a qué libro o película le cambiarías el final y tus deseos serán órdenes.
Rafael Caunedo es escritor, profesor de escritura creativa, redactor y decorador.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

La esquela del doctor Frank N. Furter no apareció en ninguna publicación científica, tan sólo obtuvo el reconocimiento de una asociación pro lujuria creada por tal motivo, presidida por el insigne profesor Everett Scott, quien presenció la muerte de su maestro a manos de su sirviente Riff-Raff y el posterior despegue hacia el planeta Transexual.
En tierra quedaron también Brad y Jannet, que asociados con el profesor Scott hicieron causa común en defensa del látex. Inspirados en Frank, empezaron por sus famosos guantes de fregar de color rosa que tan buen resultado le dieron en la creación de Rocky. Así nació la marca Pink Rocky con la que inundaron el mercado.
La pareja por fin consiguió casarse al poco tiempo de la desaparición de su mentor. Ambos, desvirgados por Frank en su castillo e iniciados por él en el mundo del ‘sexo surtido’, se prometieron fidelidad ante el cura de su pueblo, el padre Caplan, apodado con malicia ‘el bofetadas’ por su costumbre de repartir hostias en la catequesis.
Cansados como estaban de la insulsez de sus familias, invitaron a los amigos de Frank, quienes acudieron con sus motos atraídos por la previsible juerga. Acabaron todos al día siguiente en comisaría al descontrolarse la pistola láser de rayos antimateria con la que alguien empezó a jugar.
“No lo sueñes, vívelo”; ese fue el lema que marcó su vida, por eso sus discípulos siguieron sus enseñanzas hasta el final y abrieron un local de alterne en Hollywood que rápidamente tuvo un éxito brutal. Tanto que pronto nacieron franquicias a nivel planetario llevando hasta el último rincón de la tierra el sueño de Frank: teñir el mundo de rosa e inundarlo de lujuria. Su leyenda se ha llegado a comparar a la de Elvis; todo el mundo quiere visitar uno de sus locales y tener unos Pink Rocky en su cocina, incluido el presidente, que en su discurso navideño desde la Casa Blanca no dudó en hacer gala de ello, subiendo en las encuestas hasta cotas jamás conseguidas.
Actualmente, Brad y Jannet son asesores a tiempo parcial y cobran una millonada por hacerse una foto. Desde la vieja Europa hay un presidente que los llama todos los santos días, pero ellos, de momento, le van dando largas.

Ahora dinos a qué libro o película le cambiarías el final y tus deseos serán órdenes.
Rafael Caunedo es escritor, profesor de escritura creativa, redactor y decorador.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Juego de tronos’ es un sueño, no un vídeo de comunión grabado por un aficionado
Cine: La niebla (2007) o el terror deconstructivo
Cómo los guionistas escriben humor sobre la discapacidad
Web Series Festival: Un concurso para encontrar talento audiovisual en la red
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Yo cambiaría el final de “Hable con ella” de nuestro internacional Pedrooooo!! ….. Almodóvar .
    Te atreves?

  • Estoy en un grupo de Facebook con fans incondicionales del RHPS y estamos un poco asqueados con este escrito que habéis hecho (con todo los respetos del mundo).
    Primero que no hay ningún personaje que se llame EVEREST Scott! (WTF?!?!) ni era su maestro (WHOT!?!).
    Saludos y suerte para la próxima!

    • Tienes razón, se me ha ido la S por la T… Lamento el enfado, no es intención de la sección polemizar. El tono es justo el contrario. Yo también soy fan de la película desde los tiempos en que la pasaban en los Alphaville. En fin, espero atinar con la siguiente. Un abrazo.

      • Es ficción surgida de otra ficción para esta ficción en la que vivimos. ¡Qué más da! Gracias por la risa, mi querido Rafael.

  • Espléndido texto, Rafael. Yo también soy fan incondicional del Roqui (seguro que coincidimos en los Alphaville, qué tiempos!) y me ha gustado mucho tu final alternativo. Sigue así!

  • Comentarios cerrados.