fbpx
12 de noviembre 2012    /   IDEAS
por
 

El otro Madrid

12 de noviembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

José Deconde es un coach reconvertido en fotógrafo reconvertido en coach fotográfico. En el caso de Barrio, un proyecto en proceso de construcción, la cámara ha servido de aliado para poner en práctica sus conocimientos profesionales al entrar en lugares y hablar con personas con quien normalmente no tiene relación.

Un elemento que pacifica situaciones potencialmente incómodas convirtiéndolas en lo contrario, un encuentro entre iguales para hablar de lo cotidiano. «Te da la posibilidad de meterte en una chabola o entrar en una conversación con delincuentes aunque la mayor parte de las personas con quien me encontré son currantes como tú y como yo».

Deconde se sumergió en zonas marginales de los barrios de Carabanchel, Villaverde y Pan Bendito, en Madrid, para dejar que sus habitantes se expresasen y tuviesen voz. “No soy de los que se acercan, preguntan si pueden hacer una foto y ya está. Siempre busco conexiones más allá de la instantáneas. Son relaciones efímeras pero en las que se establece un diálogo y conecto con ellos».

En opinión del coach fotográfico, las etiquetas juegan una mala pasada a las personas que viven aquí. «Les ponemos el apelativo de chungos, pero cuando dejas de ponerles etiquetas, son personas normales. Me contaba un gitano que cuando un payo lo ve desde la distancia y cruza a otro lado de la acera, detecta ese rechazo y ese miedo, y se lo ponen a huevo. Cuando no temes y te acercas a ellos con humildad, se abren mucho. Descubres que no son bichos raros».

«Al final no se trata de destacar la marginalidad, sino destacar lo digno. ‘Estoy jodido pero aquí estoy y aquí sigo. Mírame porque no soy tan chungo como crees'».

José Deconde es un coach reconvertido en fotógrafo reconvertido en coach fotográfico. En el caso de Barrio, un proyecto en proceso de construcción, la cámara ha servido de aliado para poner en práctica sus conocimientos profesionales al entrar en lugares y hablar con personas con quien normalmente no tiene relación.

Un elemento que pacifica situaciones potencialmente incómodas convirtiéndolas en lo contrario, un encuentro entre iguales para hablar de lo cotidiano. «Te da la posibilidad de meterte en una chabola o entrar en una conversación con delincuentes aunque la mayor parte de las personas con quien me encontré son currantes como tú y como yo».

Deconde se sumergió en zonas marginales de los barrios de Carabanchel, Villaverde y Pan Bendito, en Madrid, para dejar que sus habitantes se expresasen y tuviesen voz. “No soy de los que se acercan, preguntan si pueden hacer una foto y ya está. Siempre busco conexiones más allá de la instantáneas. Son relaciones efímeras pero en las que se establece un diálogo y conecto con ellos».

En opinión del coach fotográfico, las etiquetas juegan una mala pasada a las personas que viven aquí. «Les ponemos el apelativo de chungos, pero cuando dejas de ponerles etiquetas, son personas normales. Me contaba un gitano que cuando un payo lo ve desde la distancia y cruza a otro lado de la acera, detecta ese rechazo y ese miedo, y se lo ponen a huevo. Cuando no temes y te acercas a ellos con humildad, se abren mucho. Descubres que no son bichos raros».

«Al final no se trata de destacar la marginalidad, sino destacar lo digno. ‘Estoy jodido pero aquí estoy y aquí sigo. Mírame porque no soy tan chungo como crees'».

Compártelo twitter facebook whatsapp
En esta escuela, la tecnología se despoja de su faceta trivial
Próxima estación: ¿minería de plástico?
Los juguetes eróticos más caros y exclusivos
¿Por qué la religión y la ciencia se llevan tan mal?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies