22 de octubre 2015    /   IDEAS
por
fotografia  Collectif Etc

El pelotón de arquitectos

22 de octubre 2015    /   IDEAS     por        fotografia  Collectif Etc
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La arquitectura y el urbanismo se encuentran atrincherados. Tras años de planeamiento expansionista y exuberante, el golpe contra el muro fue crudo. Aquello pareció un número de prestidigitación: de pronto, los arquitectos que salieron de las escuelas parecieron renunciar a la herencia de los que venían antes.
Muchos salieron retándose a sí mismos a ofrecer otro rol como arquitectos. Salieron gritando a la sociedad que podían proponer algo más que un ladrillo sobre otro. Reinvidicaron su utilidad como agentes sociales más allá de la propia implicación en su ámbito concreto.
Así, comenzaron a surgir grupos que eran casi comandos de guerrilla urbana. Comenzaron a proponer otras maneras de hacer ciudad y otro nivel de participación para los que habitan esas ciudades.
Photos eme3
Uno de esos grupúsculos (que estará contando su experiencia en el festival eme3, en Barcelona, este fin de semana) decidió recorrer su país para conocer su tejido urbano. Como estaban en Francia, la patria del Tour, decidieron bautizar a la aventura como Le Detour de France y la hicieron, por supuesto, en bicicleta.
Su aventura se llevó a cabo durante doce agotadores meses en los que recorrieron unos 4800 kilómetros en 68 etapas y ejecutaron 19 proyectos en las distintas ciudades por las que pasaron. Salida y meta en Estrasburgo.

Queríamos descubrir un modelo diferente al que esperan de nosotros la escuela y la sociedad.


El nombre de este equipo de ciclistas arquitectos es Collectif Etc, se fundó en 2009 y, como cuenta Julien Abitbo, uno de sus miembros, «su objetivo es el de federar las energías en torno a un cuestionamiento sobre los espacios urbanos. Queremos proporcionar una plataforma para la experimentación de los modelos de autogestión y, además, demostrar la viabilidad de una organización democrática horizontal».
collectif etc para-2
Cuando se puso en marcha, el pelotón de doce intrépidos rodadores se marcó como objetivo localizar y contactar con asociaciones o grupos de ciudadanos capaces de apoyarles en su plan de conocer y repensar las ciudades. Una vez que se ponían a trabajar con los habitantes de las ciudades, llegaban, solo a veces, las autoridades locales. «Tenían la curiosidad de ver a un grupo de doce felices y jóvenes arquitectos en la calle construyendo bancos de madera y comiendo a mediodía con vecinos», señala Abitbol.
El francés afirma que esa era una de las razones iniciales del viaje: encontrar a esos colectivos que están pateándose las calles para reciclar sus ciudades.
Además, asegura que ese contacto les permitió la reflexión para replantear su papel como arquitectos en la actualidad. «Debemos ser más cercanos a los usuarios y ampliar el ámbito de influencia a la ciudad entera y no solo al edificio. Durante los últimos años, nos hemos reducido a responder a las órdenes de la industria de la construcción dirigida por políticos en búsqueda de poder», explica el francés.
Abitbol se apoya en una visión política de la profesión. Afirma que es posible que la sociedad haya olvidado que defender la democracia es una tarea de implicación diaria. «La gente», dice, «se pregunta por qué la máquina de la urbanización funciona sin ellos. El pueblo se organiza, combate con proyectos y, como vemos en Barcelona, los políticos tienen que seguirles».
Collectif-Etc-Detour-de-france-Bordeaux-Dormoy-09 Collectif-Etc-PaPoMo-Parlement-Populaire-Mobile-12

Para Collectif Etc no se necesita mucho más que doce bicis y una furgoneta llena de herramientas para construir cosas. Sus metas eran tan variadas que no les costó que los doce quedaran satisfechos. «Hemos viajado, hemos descubierto Francia, hemos definido una nueva manera de pensar la profesión… Es decir, siempre estábamos cumpliendo objetivos», declara Julien Abitbol. Afirma, además, que las sorpresas siempre las da la gente y el hallazgo de una nueva manera de trabajar o de ejercer la ciudadanía. Lo de menos, en este caso, es si hay maillot amarillo o no.
Collectif Etc estará este fin de semana en Barcelona contando su experiencia dentro del programa de eme3, el festival internacional de arquitectura para «descubrir visiones distintas sobre la arquitectura y compartirlas, involucrándose de cerca en las problemáticas contemporáneas que afectan a los entornos sociales y urbanos».
Le Detour de France es también un libro que el colectivo a editado y ha lanzado esta misma semana.
papapapapa

La arquitectura y el urbanismo se encuentran atrincherados. Tras años de planeamiento expansionista y exuberante, el golpe contra el muro fue crudo. Aquello pareció un número de prestidigitación: de pronto, los arquitectos que salieron de las escuelas parecieron renunciar a la herencia de los que venían antes.
Muchos salieron retándose a sí mismos a ofrecer otro rol como arquitectos. Salieron gritando a la sociedad que podían proponer algo más que un ladrillo sobre otro. Reinvidicaron su utilidad como agentes sociales más allá de la propia implicación en su ámbito concreto.
Así, comenzaron a surgir grupos que eran casi comandos de guerrilla urbana. Comenzaron a proponer otras maneras de hacer ciudad y otro nivel de participación para los que habitan esas ciudades.
Photos eme3
Uno de esos grupúsculos (que estará contando su experiencia en el festival eme3, en Barcelona, este fin de semana) decidió recorrer su país para conocer su tejido urbano. Como estaban en Francia, la patria del Tour, decidieron bautizar a la aventura como Le Detour de France y la hicieron, por supuesto, en bicicleta.
Su aventura se llevó a cabo durante doce agotadores meses en los que recorrieron unos 4800 kilómetros en 68 etapas y ejecutaron 19 proyectos en las distintas ciudades por las que pasaron. Salida y meta en Estrasburgo.

Queríamos descubrir un modelo diferente al que esperan de nosotros la escuela y la sociedad.


El nombre de este equipo de ciclistas arquitectos es Collectif Etc, se fundó en 2009 y, como cuenta Julien Abitbo, uno de sus miembros, «su objetivo es el de federar las energías en torno a un cuestionamiento sobre los espacios urbanos. Queremos proporcionar una plataforma para la experimentación de los modelos de autogestión y, además, demostrar la viabilidad de una organización democrática horizontal».
collectif etc para-2
Cuando se puso en marcha, el pelotón de doce intrépidos rodadores se marcó como objetivo localizar y contactar con asociaciones o grupos de ciudadanos capaces de apoyarles en su plan de conocer y repensar las ciudades. Una vez que se ponían a trabajar con los habitantes de las ciudades, llegaban, solo a veces, las autoridades locales. «Tenían la curiosidad de ver a un grupo de doce felices y jóvenes arquitectos en la calle construyendo bancos de madera y comiendo a mediodía con vecinos», señala Abitbol.
El francés afirma que esa era una de las razones iniciales del viaje: encontrar a esos colectivos que están pateándose las calles para reciclar sus ciudades.
Además, asegura que ese contacto les permitió la reflexión para replantear su papel como arquitectos en la actualidad. «Debemos ser más cercanos a los usuarios y ampliar el ámbito de influencia a la ciudad entera y no solo al edificio. Durante los últimos años, nos hemos reducido a responder a las órdenes de la industria de la construcción dirigida por políticos en búsqueda de poder», explica el francés.
Abitbol se apoya en una visión política de la profesión. Afirma que es posible que la sociedad haya olvidado que defender la democracia es una tarea de implicación diaria. «La gente», dice, «se pregunta por qué la máquina de la urbanización funciona sin ellos. El pueblo se organiza, combate con proyectos y, como vemos en Barcelona, los políticos tienen que seguirles».
Collectif-Etc-Detour-de-france-Bordeaux-Dormoy-09 Collectif-Etc-PaPoMo-Parlement-Populaire-Mobile-12

Para Collectif Etc no se necesita mucho más que doce bicis y una furgoneta llena de herramientas para construir cosas. Sus metas eran tan variadas que no les costó que los doce quedaran satisfechos. «Hemos viajado, hemos descubierto Francia, hemos definido una nueva manera de pensar la profesión… Es decir, siempre estábamos cumpliendo objetivos», declara Julien Abitbol. Afirma, además, que las sorpresas siempre las da la gente y el hallazgo de una nueva manera de trabajar o de ejercer la ciudadanía. Lo de menos, en este caso, es si hay maillot amarillo o no.
Collectif Etc estará este fin de semana en Barcelona contando su experiencia dentro del programa de eme3, el festival internacional de arquitectura para «descubrir visiones distintas sobre la arquitectura y compartirlas, involucrándose de cerca en las problemáticas contemporáneas que afectan a los entornos sociales y urbanos».
Le Detour de France es también un libro que el colectivo a editado y ha lanzado esta misma semana.
papapapapa

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo hacer la tecnología atractiva en el colegio
El peligro de las listas abiertas: top ten de las personas menos votadas en estas elecciones
«Pinochet es un mierda (y lo digo yo)»
Truffaut para blogueros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad