fbpx
31 de agosto 2017    /   IDEAS
por
 

Y tú ¿acaso eres un perfecto turista?

31 de agosto 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«Antes podías sentarte en el banco tranquilamente a leer, pensar… sin molestar ni agobiar a nadie. Ahora solo puedes permanecer un instante para hacerte la foto y dejar paso al siguiente». Son palabras de Paloma, y el asiento al que hace referencia es el afamado banco de Loiba, en Ortigueira, La Coruña.

«The best bank of the world» —traducido erróneamente como «El mejor banco del mundo»— es un claro ejemplo del disparatado turismo en la era de internet. Una fotografía de un prestigioso concurso y una campaña de Ikea han conseguido que un sencillo banco con unas vistas privilegiadas, donde Paloma solía ir a leer un libro o escuchar música, se convierta en una auténtica atracción. Hasta aquí llegan autobuses de turistas que esperan de forma ordenada su turno.

Una fila india organizada por dos guardias de seguridad que controlan el tiempo disponible para cada foto. Muy cerca de este banco se encuentra otro similar, con vistas parecidas, pero no, «ese no es el famoso». «Era raro si coincidías con más de cinco personas allí, todo un lujo. Pero desde que salió en el anuncio de Ikea y apareció la famosa foto, la cosa ha cambiado mucho». «Lo peor, según mi punto de vista, es que esa masificación hace que el entorno pueda estropearse, ya que la gente no respeta nada», termina diciéndome Paloma.

banco-loiba

El turismo es como la canción del verano: a base de escucharla en las grandes emisoras pasa de ser una simple canción a un auténtico hit que provoca que de manera inconsciente nuestro cuerpo se mueva y, sin quererlo, sepamos tararearla. Son muchos los lugares que han pasado desapercibidos a la hora de preparar una ruta. Ha bastado una foto, una película o una serie de TV para que se conviertan en imprescindibles, aunque quizá ya sea demasiado tarde. Es difícil que esos lugares vuelvan a ser los mismos.

Siempre pongo el mismo ejemplo. A principios del año 2000 recorrí la isla de Irlanda en coche. Por aquella época no había blogs. La única manera de preparar el itinerario era gracias a unos pocos foros de viaje. No existía tanta fuente de información como tenemos ahora. Habíamos dejado atrás la República de Irlanda y nos adentrábamos en Irlanda del Norte. De repente, y sin buscarlo, nos encontrábamos ante una de las carreteras más bellas del mundo.

Fueron muchas las fotos que pudimos realizar tirados en mitad de la calzada. Durante más de veinte minutos no pasó ningún vehículo que nos impidiera buscar el encuadre perfecto. Nunca supimos su nombre ni tampoco se nos pasó por la cabeza que lo tuviera. Años más tarde, es una de las carreteras más conocidas de Irlanda del Norte tras aparecer en la célebre serie Juego de tronos. Diez años después pude ponerle nombre, The Dark Hedges.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Estoy seguro de que hasta este año desconocías que muy cerca de Madrid, en Guadalajara, existen casi 1.000 hectáreas de campos de lavanda. Sí, como esos famosos paisajes de la Provenza francesa. Durante el mes de julio de este año —2017— las redes sociales se han inundado de fotografías de personas vestidas de blanco y con gorro de paja en medio de un manto morado. Exacto, se trata de Brihuega, un pequeño pueblo alcarreño que ha estado cultivando esta aromática planta desde hace ¡más de 30 años! Ha sido tal la afluencia de público que se han visto obligados a cobrar unos simbólicos dos euros para el mantenimiento de los campos.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Son muchos los ejemplos del ilógico turismo que luego tanto criticamos en los demás. Es habitual que me pregunten si destinos como Indonesia o Filipinas se encuentran masificados. Países compuestos por más de 17.000 y 7.000 islas respectivamente. Tal vez, tienen razón, las cinco islas que todos visitamos están masificadas y destrozadas. Sin embargo, aún nos quedan miles por descubrir.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

He perdido la cuenta de las veces que he escuchado decir «me encantaría hacer el Camino de Santiago, pero solo puedo en verano y está atestado de gente». ¿Se habrán parado a pensar que quizá no es el único peregrinaje que existe? En Noruega se puede realizar un exótico peregrinaje, el Camino de San Olav. En verano es la mejor época para completarlo. Cascadas, fiordos, auroras boreales, lagos, pueblos de colores, iglesias medievales de madera, glaciares… son algunos de los reclamos que puedes disfrutar en los 650 km del recorrido. No conseguirás la Compostela, pero te llevarás muchos otros sellos grabados en tu memoria.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Quejas como las de Paloma, lamentándose del turismo irresponsable en The best bank of the world, son comprensibles. Otras… quizá no tanto. Seguro que habrás escuchado en las últimas semanas la palabra «turismofobia». Y yo me pregunto, ¿acaso tú sí que eres un perfecto turista? Ejemplos como los del banco de Loiba demuestran que no existe el turismo ideal.

Muchos de los que critican la llegada de extranjeros a ciudades como Barcelona son los mismos que esperan con el palo de selfi ya armado en la interminable cola de «el mejor banco del mundo» o en la del famoso Ecce Homo, una restauración de mal gusto del famoso cuadro que a día de hoy sigue atrayendo a más de 1.000 personas al mes hasta la pequeña localidad de Borja, en Zaragoza. Así somos/son los turistas impecables, esos mismos que me empujaban al grito de «quitad, no molestéis» mientras escuchaban la explicación del guía en una gran ciudad.

¿Cuántos lugares maravillosos habrá por el mundo que no conocemos? De eso se trata, de intentar explorar más allá de las modas o de lo estipulado. La magia o belleza de un lugar es innata, no necesita de internet o cualquier otro medio para alcanzarla. Solemos viajar a grandes ciudades y quejarnos de la cantidad de turistas que hay, y no nos damos cuenta de que estando allí también estamos contribuyendo a eso que tanto nos incomoda.

Por ejemplo, cerca de mi ciudad, Madrid, existen lugares iguales o más interesantes que la propia capital, con más historia y muy alejados de la fama. Volamos a Milán y ni tan siquiera dedicamos un día a la ciudad medieval de Bérgamo. Viajamos a Noruega y solo pensamos en fiordos y auroras boreales, dejándonos de lado provincias como la de Oppland, en el corazón de Noruega. Visitamos Myanmar en tan solo 15 días para hacernos una foto en la barca del trillado lago Inle, y no nos dejamos sorprender por nuevas zonas que se abren al turismo como Loikaw,  Mrauk-u o Chin State.

Nos creemos unos grandes aventureros por visitar las mismas tribus de siempre en Etiopía, etnias que no te dejarán compartir nada con ellos si no hay dinero de por medio, pudiendo visitar menos tribus pero más alejadas del turismo. Nos afanamos en conocer una cultura diferente a la nuestra en la cercana Marruecos y solo visitamos Marrakech, una ciudad maravillosa en la que difícilmente puedes moverte por su zoco. Y no hacemos caso a ciudades como Fez o Meknes, que tienen toda la esencia marroquí pero con cientos de turistas menos.

Todos hemos cometido alguna vez una turistada y no hay que avergonzarse por ello, pero entonces me pregunto: ¿con qué derecho damos lecciones de turismo a nadie?

roma

«Antes podías sentarte en el banco tranquilamente a leer, pensar… sin molestar ni agobiar a nadie. Ahora solo puedes permanecer un instante para hacerte la foto y dejar paso al siguiente». Son palabras de Paloma, y el asiento al que hace referencia es el afamado banco de Loiba, en Ortigueira, La Coruña.

«The best bank of the world» —traducido erróneamente como «El mejor banco del mundo»— es un claro ejemplo del disparatado turismo en la era de internet. Una fotografía de un prestigioso concurso y una campaña de Ikea han conseguido que un sencillo banco con unas vistas privilegiadas, donde Paloma solía ir a leer un libro o escuchar música, se convierta en una auténtica atracción. Hasta aquí llegan autobuses de turistas que esperan de forma ordenada su turno.

Una fila india organizada por dos guardias de seguridad que controlan el tiempo disponible para cada foto. Muy cerca de este banco se encuentra otro similar, con vistas parecidas, pero no, «ese no es el famoso». «Era raro si coincidías con más de cinco personas allí, todo un lujo. Pero desde que salió en el anuncio de Ikea y apareció la famosa foto, la cosa ha cambiado mucho». «Lo peor, según mi punto de vista, es que esa masificación hace que el entorno pueda estropearse, ya que la gente no respeta nada», termina diciéndome Paloma.

banco-loiba

El turismo es como la canción del verano: a base de escucharla en las grandes emisoras pasa de ser una simple canción a un auténtico hit que provoca que de manera inconsciente nuestro cuerpo se mueva y, sin quererlo, sepamos tararearla. Son muchos los lugares que han pasado desapercibidos a la hora de preparar una ruta. Ha bastado una foto, una película o una serie de TV para que se conviertan en imprescindibles, aunque quizá ya sea demasiado tarde. Es difícil que esos lugares vuelvan a ser los mismos.

Siempre pongo el mismo ejemplo. A principios del año 2000 recorrí la isla de Irlanda en coche. Por aquella época no había blogs. La única manera de preparar el itinerario era gracias a unos pocos foros de viaje. No existía tanta fuente de información como tenemos ahora. Habíamos dejado atrás la República de Irlanda y nos adentrábamos en Irlanda del Norte. De repente, y sin buscarlo, nos encontrábamos ante una de las carreteras más bellas del mundo.

Fueron muchas las fotos que pudimos realizar tirados en mitad de la calzada. Durante más de veinte minutos no pasó ningún vehículo que nos impidiera buscar el encuadre perfecto. Nunca supimos su nombre ni tampoco se nos pasó por la cabeza que lo tuviera. Años más tarde, es una de las carreteras más conocidas de Irlanda del Norte tras aparecer en la célebre serie Juego de tronos. Diez años después pude ponerle nombre, The Dark Hedges.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Estoy seguro de que hasta este año desconocías que muy cerca de Madrid, en Guadalajara, existen casi 1.000 hectáreas de campos de lavanda. Sí, como esos famosos paisajes de la Provenza francesa. Durante el mes de julio de este año —2017— las redes sociales se han inundado de fotografías de personas vestidas de blanco y con gorro de paja en medio de un manto morado. Exacto, se trata de Brihuega, un pequeño pueblo alcarreño que ha estado cultivando esta aromática planta desde hace ¡más de 30 años! Ha sido tal la afluencia de público que se han visto obligados a cobrar unos simbólicos dos euros para el mantenimiento de los campos.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Son muchos los ejemplos del ilógico turismo que luego tanto criticamos en los demás. Es habitual que me pregunten si destinos como Indonesia o Filipinas se encuentran masificados. Países compuestos por más de 17.000 y 7.000 islas respectivamente. Tal vez, tienen razón, las cinco islas que todos visitamos están masificadas y destrozadas. Sin embargo, aún nos quedan miles por descubrir.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

He perdido la cuenta de las veces que he escuchado decir «me encantaría hacer el Camino de Santiago, pero solo puedo en verano y está atestado de gente». ¿Se habrán parado a pensar que quizá no es el único peregrinaje que existe? En Noruega se puede realizar un exótico peregrinaje, el Camino de San Olav. En verano es la mejor época para completarlo. Cascadas, fiordos, auroras boreales, lagos, pueblos de colores, iglesias medievales de madera, glaciares… son algunos de los reclamos que puedes disfrutar en los 650 km del recorrido. No conseguirás la Compostela, pero te llevarás muchos otros sellos grabados en tu memoria.

Foto: Tragaviajes.com
Foto: Tragaviajes.com

Quejas como las de Paloma, lamentándose del turismo irresponsable en The best bank of the world, son comprensibles. Otras… quizá no tanto. Seguro que habrás escuchado en las últimas semanas la palabra «turismofobia». Y yo me pregunto, ¿acaso tú sí que eres un perfecto turista? Ejemplos como los del banco de Loiba demuestran que no existe el turismo ideal.

Muchos de los que critican la llegada de extranjeros a ciudades como Barcelona son los mismos que esperan con el palo de selfi ya armado en la interminable cola de «el mejor banco del mundo» o en la del famoso Ecce Homo, una restauración de mal gusto del famoso cuadro que a día de hoy sigue atrayendo a más de 1.000 personas al mes hasta la pequeña localidad de Borja, en Zaragoza. Así somos/son los turistas impecables, esos mismos que me empujaban al grito de «quitad, no molestéis» mientras escuchaban la explicación del guía en una gran ciudad.

¿Cuántos lugares maravillosos habrá por el mundo que no conocemos? De eso se trata, de intentar explorar más allá de las modas o de lo estipulado. La magia o belleza de un lugar es innata, no necesita de internet o cualquier otro medio para alcanzarla. Solemos viajar a grandes ciudades y quejarnos de la cantidad de turistas que hay, y no nos damos cuenta de que estando allí también estamos contribuyendo a eso que tanto nos incomoda.

Por ejemplo, cerca de mi ciudad, Madrid, existen lugares iguales o más interesantes que la propia capital, con más historia y muy alejados de la fama. Volamos a Milán y ni tan siquiera dedicamos un día a la ciudad medieval de Bérgamo. Viajamos a Noruega y solo pensamos en fiordos y auroras boreales, dejándonos de lado provincias como la de Oppland, en el corazón de Noruega. Visitamos Myanmar en tan solo 15 días para hacernos una foto en la barca del trillado lago Inle, y no nos dejamos sorprender por nuevas zonas que se abren al turismo como Loikaw,  Mrauk-u o Chin State.

Nos creemos unos grandes aventureros por visitar las mismas tribus de siempre en Etiopía, etnias que no te dejarán compartir nada con ellos si no hay dinero de por medio, pudiendo visitar menos tribus pero más alejadas del turismo. Nos afanamos en conocer una cultura diferente a la nuestra en la cercana Marruecos y solo visitamos Marrakech, una ciudad maravillosa en la que difícilmente puedes moverte por su zoco. Y no hacemos caso a ciudades como Fez o Meknes, que tienen toda la esencia marroquí pero con cientos de turistas menos.

Todos hemos cometido alguna vez una turistada y no hay que avergonzarse por ello, pero entonces me pregunto: ¿con qué derecho damos lecciones de turismo a nadie?

roma

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los piratas hippies que navegan en barcos-comuna
El origen de los dichos: Armarse la marimorena
«El estigma “si estás soltera, estás haciendo algo mal” sigue vigente»
Se me ha roto la batidora 2.0
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 29
  • toda la razón aunque creo que parte de la culpa la tenemos los que nos dedicamos a escribi sobre «qué visitar en X» (me incluyo, faltaría más)
    las rrss han convertido los lugares en postales, la gente quiere «esa foto». aunque para ello tengan que esperar o se pierdan sitios más bonitos y menos masificados.
    poco a poco está también en nuestras manos salirnos de la ruta e incitar ala gente a ir un poco más allá.

    Pd: yo fui en 2014 a Irlanda y nos costó encontrar la carretera de Dark Hedges, no estaba indicada. Aún no había sido el boom de GOT y la ebcontramos buscando sitios fuera del camino.

  • Me ha encantado el artículo. Un gran reflexión sobre hacia adónde va el turismo. Al final, lo importante debería ser disfrutar de los momentos independientemente de las fotos que «debemos» sacarnos o los lugares que hay que visitar por imperativo de las redes sociales.

  • Muy buen artículo, lo que comentas es lo ideal…buscar nuevos sitios, nuevas eexperiencias, pero muchas veces es muy difícil conseguirlo por diferentes motivos.

  • Hace un par de años yo tuve un altercado similar.. a lo que quiere decir, creo Paloma.
    Nacimiento del rio Mundo en Riópar (Albacete). Y mirando la cascada y disfrutando de ese prodigio de la naturaleza.. l
    La gente llegaba sin cesar, se hacían la foto y se marchaban…
    Yo me aparté, me puse en un extremo….para facilitar esas fotos, pero en ningún caso desistí de seguir observando la cascada, era ese el motivo por el que allí me encontraba.
    Esa misma noche en la localidad donde me alojaba a la salida de un restaurante, alguien me espeta » por tu culpa no hemos podido hacernos la foto».

  • Completamente de acuerdo.Acabo de volver del Camino de Santiago y estaba hasta arriba ; colas de espera de 1 hora para entrar en la Catedral y de 2 horas para la Compostelana en la oficina del peregrino. Hace 14 años esto no tenía que ver: ese espíritu y emoción ha quedado eclipsado por la muchedumbre.

  • Hola David, la verdad que me encanto el articulo, porque todos van donde todos van, no ven mas haya, solo se dejan llevar por lo popular, en lo personal me gusta ir a lugares donde no hay mucha gente para poder disfrutar. Me paso un caso de una celebracion en mi pais, y habia escuchado mucho de ella y hasta hoy este año fui, para decirte que me tarde una hora para parquear el carro, al llegar no podias caminar porque habia mucha pero mucha gente. Dure una hora lo mucho ahi y otra hora para salir de donde habia dejado el carro.

    Hay otras fiestas, lugares, eventos, que no son muy populares pero que uno los puede disfrutar con mayor tranquilidad y conocer cosas que otros no concen.

    Saludos y exitos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *