Publicado: 02 de junio 2011 03:35  /   DIGITAL
por
 

El poder curativo de los libros voladores

Publicado: 02 de junio 2011 03:35  /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp


Sucede que, de un tiempo a esta parte, nos damos todos cuenta de la capacidad que tienen los niños para asimilar de manera natural el funcionamiento de dispositivos táctiles como los tablets. Sucede también que, en esos procelosos mundos de dios, hay creadores que buscan ganarse la vida contando historias a niños.Vale, los cuentos infantiles, al igual que el rock and roll, nunca morirán, pero la manera que tienen éstos de llegar a su público ya está cambiando. Una fantasía interactiva como The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore da un pasito más en la consecución de la experiencia interactiva total para uso y disfrute del target infantil devorados de historias.
Érase una vez un lugar en el que no solo volaba la imaginación sino que también lo hacían los libros. Esos libros etéreos y mágicos albergaban en su interior el imparable poder curativo de una historia bien contada. Y a eso se aferra la narración creada por William Joyce, a poder curar, sorprender, ilusionar o estimular mediante la fuerza de un cuento dictado con pulso firme y un medio de transmisión interactivo de múltiples maneras.
Las aventuras de Morris Lessmore, una idea “inspirada a partes iguales en el huracán Katrina, Buster Keaton, El Mago de Oz y el amor por los libros” agitan en un coctelera de espectacular planteamiento gráfico a lo viejo y lo nuevo, a las grandes historias con las flamantes posibilidades de nuevos dispositivos electrónicos. En realidad, nada cambia en esencia. Sólo el vehículo que transporta a las palabras. La emoción es ajena a cómo se transmite un argumento ya que tanto una película, como un libro y ahora una app son elementos capaces de provocar reacciones emocionales.


La app, desarrollada por Moonbot Studios, ofrece la posibilidad de mezclarse con lo contado mediante juegos que van desde la capacidad de dibujar y colorear en pantalla a la de tocar el piano pasando por la manipulación de los escenarios a base de agitar la pantalla del dispositivo.
La forma de contar las cosas cambia con la evolución tecnológica. Cambia también según la variable forma que tiene el ser humano de apreciar el mundo. El sueño interactivo ideado por William Joyce explora nuevas vías de manera efectiva e ilusionante.
La app se encuentra disponible para iPad al precio de 3.99€


Este post se publica de manera simultánea en The App Date, el sitio web del evento mensual en torno al mundo de las apps que se celebra cada último lunes de mes en el Hub Madrid.


Sucede que, de un tiempo a esta parte, nos damos todos cuenta de la capacidad que tienen los niños para asimilar de manera natural el funcionamiento de dispositivos táctiles como los tablets. Sucede también que, en esos procelosos mundos de dios, hay creadores que buscan ganarse la vida contando historias a niños.Vale, los cuentos infantiles, al igual que el rock and roll, nunca morirán, pero la manera que tienen éstos de llegar a su público ya está cambiando. Una fantasía interactiva como The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore da un pasito más en la consecución de la experiencia interactiva total para uso y disfrute del target infantil devorados de historias.
Érase una vez un lugar en el que no solo volaba la imaginación sino que también lo hacían los libros. Esos libros etéreos y mágicos albergaban en su interior el imparable poder curativo de una historia bien contada. Y a eso se aferra la narración creada por William Joyce, a poder curar, sorprender, ilusionar o estimular mediante la fuerza de un cuento dictado con pulso firme y un medio de transmisión interactivo de múltiples maneras.
Las aventuras de Morris Lessmore, una idea “inspirada a partes iguales en el huracán Katrina, Buster Keaton, El Mago de Oz y el amor por los libros” agitan en un coctelera de espectacular planteamiento gráfico a lo viejo y lo nuevo, a las grandes historias con las flamantes posibilidades de nuevos dispositivos electrónicos. En realidad, nada cambia en esencia. Sólo el vehículo que transporta a las palabras. La emoción es ajena a cómo se transmite un argumento ya que tanto una película, como un libro y ahora una app son elementos capaces de provocar reacciones emocionales.


La app, desarrollada por Moonbot Studios, ofrece la posibilidad de mezclarse con lo contado mediante juegos que van desde la capacidad de dibujar y colorear en pantalla a la de tocar el piano pasando por la manipulación de los escenarios a base de agitar la pantalla del dispositivo.
La forma de contar las cosas cambia con la evolución tecnológica. Cambia también según la variable forma que tiene el ser humano de apreciar el mundo. El sueño interactivo ideado por William Joyce explora nuevas vías de manera efectiva e ilusionante.
La app se encuentra disponible para iPad al precio de 3.99€


Este post se publica de manera simultánea en The App Date, el sitio web del evento mensual en torno al mundo de las apps que se celebra cada último lunes de mes en el Hub Madrid.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una app que promueve el boicot a Israel: el móvil como altavoz de la causa palestina
Escucha, millennial: tienes 24 horas para diseñar esta aplicación
El falso milagro de convertir el agua en vino
‘It Takes Two’: «Cariño, nos ha encogido la niña»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp