fbpx
16 de noviembre 2014    /   IDEAS
por
 

«El problema del acceso a los alimentos de calidad se soluciona reduciendo los beneficios»

16 de noviembre 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La familia Aragón, residente en Madrid, estaba inquieta por la situación de España. Comer, tenemos que seguir comiendo todos, pero sabían de buena mano que a más de uno se le hace un lujo llenar el carro de la compra con los sueldos que corren. Con esas ideas en la cabeza decidieron crear Gente Debien, una nueva marca de alimentación, barata para el que la compra y generosa con los que no pueden comprarla.
«La idea es comercializar productos básicos de fabricación española, alimentos de calidad a buen precio, y donar el 10% de los kilos vendidos cada mes a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL)», explica el portavoz del grupo.

En menos de un año de existencia, su planteamiento está convenciendo a consumidores y grandes superficies como Carrefour, que ya comercializa la etiqueta en muchos de sus centros madrileños.
El convencimiento de estos emprendedores es que «es posible participar en el mercado y obtener beneficios ayudando a otros». Debien ha querido que las desembocaduras solidarias de su compañía deriven hacia ambos lados del centro de la cadena que ellos representan.
Por un lado, ponen en contacto «a productores con fabricantes locales de calidad, promoviendo de esta forma el trabajo tradicional, artesanal y local», alegan. En el otro extremo, facilitan a las familias con recursos medios acceder a alimentos baratos, a la vez que suministran comida (a través de su donación alimentaria) a los ciudadanos que no pueden acceder a estos bienes básicos.
Defienden que no son «una marca blanca». Ellos, que están metidos en este negocio, saben de primera mano que el truco para reducir los costos de los alimentos de calidad es tan sencillo como «reducir los beneficios», algo que otras empresas nunca llegan a plantearse.
Por el camino quieren que de su idea se beneficien y colaboren todas las organizaciones y compañías posibles. Las que, como ellos, estén interesadas en aliar a «distintas empresas en un único proyecto de buenas prácticas y labores sociales».
2
«El objetivo es, entre otras cosas, favorecer a las pymes españolas que luchan por salir adelante». Por dar algún ejemplo del tipo de colaboración que buscan, cuentan de que la distribución está a cargo del operador logístico Azkar, «escogido por su transparencia y buenas prácticas». «Con este tipo de conexiones se consigue crear un ecosistema empresarial de valor social y solidario que promueve el autoempleo y las pequeñas iniciativas, y contribuye a disminuir las emisiones de CO2 provenientes del transporte de mercancías por cosas como trabajar con productores de proximidad a las grandes superficies».
Entre las plataformas con las que les gustaría colaborar están las de cocineros de primera línea o las de marcas ecológicas, con las que a veces la relación se ve truncada por la escasa cantidad de producto que estas últimas ofrecen. Por eso hacen un llamamiento para que se organicen y se unan de manera que la colaboración sea posible. «Si nos unimos, seremos capaces de encontrar cosas increíbles», opinan. «Nosotros creemos que el espíritu solidario es algo natural en todos nosotros».
En sus primeros cuatro meses de trabajo Debien pudo donar a Fesbal 10.000 kilos de productos no perecederos de primera necesidad. Aceite, pasta, café, conservas, leche, agua, legumbres, tomate frito… Todo género con su etiqueta de garantía cualitativa.
«Nuestro objetivo está definido», afirman, «ser la primera marca de alimentación española que cultiva grandes acciones para cosechar grandes frutos».
6
1
5
 
 

La familia Aragón, residente en Madrid, estaba inquieta por la situación de España. Comer, tenemos que seguir comiendo todos, pero sabían de buena mano que a más de uno se le hace un lujo llenar el carro de la compra con los sueldos que corren. Con esas ideas en la cabeza decidieron crear Gente Debien, una nueva marca de alimentación, barata para el que la compra y generosa con los que no pueden comprarla.
«La idea es comercializar productos básicos de fabricación española, alimentos de calidad a buen precio, y donar el 10% de los kilos vendidos cada mes a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL)», explica el portavoz del grupo.

En menos de un año de existencia, su planteamiento está convenciendo a consumidores y grandes superficies como Carrefour, que ya comercializa la etiqueta en muchos de sus centros madrileños.
El convencimiento de estos emprendedores es que «es posible participar en el mercado y obtener beneficios ayudando a otros». Debien ha querido que las desembocaduras solidarias de su compañía deriven hacia ambos lados del centro de la cadena que ellos representan.
Por un lado, ponen en contacto «a productores con fabricantes locales de calidad, promoviendo de esta forma el trabajo tradicional, artesanal y local», alegan. En el otro extremo, facilitan a las familias con recursos medios acceder a alimentos baratos, a la vez que suministran comida (a través de su donación alimentaria) a los ciudadanos que no pueden acceder a estos bienes básicos.
Defienden que no son «una marca blanca». Ellos, que están metidos en este negocio, saben de primera mano que el truco para reducir los costos de los alimentos de calidad es tan sencillo como «reducir los beneficios», algo que otras empresas nunca llegan a plantearse.
Por el camino quieren que de su idea se beneficien y colaboren todas las organizaciones y compañías posibles. Las que, como ellos, estén interesadas en aliar a «distintas empresas en un único proyecto de buenas prácticas y labores sociales».
2
«El objetivo es, entre otras cosas, favorecer a las pymes españolas que luchan por salir adelante». Por dar algún ejemplo del tipo de colaboración que buscan, cuentan de que la distribución está a cargo del operador logístico Azkar, «escogido por su transparencia y buenas prácticas». «Con este tipo de conexiones se consigue crear un ecosistema empresarial de valor social y solidario que promueve el autoempleo y las pequeñas iniciativas, y contribuye a disminuir las emisiones de CO2 provenientes del transporte de mercancías por cosas como trabajar con productores de proximidad a las grandes superficies».
Entre las plataformas con las que les gustaría colaborar están las de cocineros de primera línea o las de marcas ecológicas, con las que a veces la relación se ve truncada por la escasa cantidad de producto que estas últimas ofrecen. Por eso hacen un llamamiento para que se organicen y se unan de manera que la colaboración sea posible. «Si nos unimos, seremos capaces de encontrar cosas increíbles», opinan. «Nosotros creemos que el espíritu solidario es algo natural en todos nosotros».
En sus primeros cuatro meses de trabajo Debien pudo donar a Fesbal 10.000 kilos de productos no perecederos de primera necesidad. Aceite, pasta, café, conservas, leche, agua, legumbres, tomate frito… Todo género con su etiqueta de garantía cualitativa.
«Nuestro objetivo está definido», afirman, «ser la primera marca de alimentación española que cultiva grandes acciones para cosechar grandes frutos».
6
1
5
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Boa Mistura: Arte urbano para mejorar los vínculos de las personas con su ciudad
El maravilloso arte de que todo te importe una mierda en el momento adecuado
Si revisas el teléfono de tu pareja… ¡eres una caca!
Francisca de Pedraza, la primera mujer que se ‘divorció’ en España
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *