16 de enero 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El rincón del orador (Fotokobu)

16 de enero 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Speakers17
La mayoría habla de Dios…, de su dios, y de cómo encontrar la salvación eterna. Pero también hay gente que pregona la necesidad de salvar el planeta, de derechos humanos, de ayudar al tercer mundo o hasta de las ventajas del storytelling. El Speaker´s Corner del parque londinense Hyde Park es desde hace 150 años un ejemplo de libertad de expresión.
Cada orador lanza libremente su mensaje. No hay censura ni temas prohibidos, aunque tampoco inmunidad ante la ley. Basta con no violentar e insultar a nadie para que la policía que custodia esta zona del parque, próxima a Marble Arch, no interfiera en el discurso.
Puedes leer el resto del artículo en Fotokobu.
 

Speakers17
La mayoría habla de Dios…, de su dios, y de cómo encontrar la salvación eterna. Pero también hay gente que pregona la necesidad de salvar el planeta, de derechos humanos, de ayudar al tercer mundo o hasta de las ventajas del storytelling. El Speaker´s Corner del parque londinense Hyde Park es desde hace 150 años un ejemplo de libertad de expresión.
Cada orador lanza libremente su mensaje. No hay censura ni temas prohibidos, aunque tampoco inmunidad ante la ley. Basta con no violentar e insultar a nadie para que la policía que custodia esta zona del parque, próxima a Marble Arch, no interfiera en el discurso.
Puedes leer el resto del artículo en Fotokobu.
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Sacad vuestras tetas, entramos al cine
¿Puede la realidad virtual hacernos más humanos?
El amor conservado al vacío de Haruhiko Kawaguchi
Los hipsters acumulan hasta 20.000 bacterias en su barba
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies