fbpx
31 de mayo 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El ‘Rock and Roll Circus’ de la escena musical sevillana

31 de mayo 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La idea surgió como una forma de promoción independiente de una serie de bandas que no suelen disfrutar de grandes presupuestos para estos menesteres. También como la necesidad del periodista Juanma Jiménez de guardar para siempre un momento vital especial. Para ello, ha querido construir su propio y sevillano Rock and Roll Circus. El resultado, Platamorfosis, se presenta mañana viernes en el Centro de las Artes de Sevilla.

Terminaba 2010 cuando el periodista sevillano comenzó a darle vueltas al asunto. Jiménez colaboraba hacía tiempo con la Plataforma Sevilla Sound, un colectivo de músicos independientes de su ciudad natal que decidieron empujar en la misma dirección con el objetivo de dar más visibilidad a todo lo que no fuese sevillana y palmas en una ciudad que, en ocasiones, parece no otorgar hueco a otras propuestas. «Se respiraba un espíritu de colaboración y de ganas de hacer cosas que merecía ser reflejado. Ya lo habíamos hecho con la música pero ahora era el turno de las imágenes. El objetivo más inmediato de ‘Platamorfosis’ es captar el sonido de la escena independiente de la ciudad de inicios de este siglo», explica el director.

Tras más de un año de trabajo, Platamorfosis es un testimonio de los rostros, los sonidos, el pulso y la relación entre las bandas de la capital andaluza. «Sevilla nunca ha dejado de tener escena ni grupos aunque, en ocasiones, da la impresión de que el rock sevillano se encuentra en el underground del underground». Jiménez se queja de la tendencia a un «surrealismo oscuro» de los músicos de una ciudad que, en términos de rock, «da la impresión de estar al margen o moverse a su aire y a su tiempo. Afortunadamente, en los útimos años creo que hay efervescencia de rock sevillano».

Probablemente, la imagen musical que proyecta Sevilla en la mente de cualquiera vaya asociada al flamenco o a cualquier otra manifestación de la música popular con raíces andaluzas. Para el periodista y director, «no se ha de caer en el error de enfrentar a las dos Sevillas, la de raíces folclóricas y la de influencias rockeras. La cuestión no es quítate tú, pa ponerme yo, sino que todas estas expresiones puedan desarrollarse del modo más libre posible. Me emociono de la misma manera escuchando el ‘Waiting room’ de Fugazi que a la banda del Cristo de Los Gitanos. Todo ello forma parte de Sevilla», recalca. «Ninguna propuesta de verdadera cultura es enemiga de otra. Lo que sí hace daño es la imagen estereotipada de ese folcklore y que haya gente que lo asuma como auténtico».

Se queja Jiménez de que es más habitual ver ese error en los responsables políticos. «El concurso Operación Talento, convocado por nuestro ayuntamiento, es un buen ejemplo de ello. El casting para participar exige la participación de una sóla persona actuando, lo que obviamente, elimina casi por completo el concepto de rock en este concurso, para orientarlo a la copla más comercial y casposa».

El director se muestra, a la vez, orgulloso de que el proyecto haya salido adelante sin un céntimo de aportación institucional. «Si haces que tu propuesta cultural dependa exclusivamente de las subvenciones, a la larga tus propuestas se irán adaptando y acomodando al discurso de los poderes públicos, perdiendo tu capacidad crítica y tu independencia», resalta. Mantiene que los poderes públicos deben difundir y apoyar las propuestas culturales tanto mayoritarias como más alternativas. «A fin de cuentas, esas subvenciones vienen de los impuestos de todos».

La producción ha contado, como suele ser habitual en estos casos nacidos e impulsados de la iniciativa personal, con las ‘fatiguitas’ propias de la humildad con la que se ha concebido. Nos costó encontrar un espacio adecuado. Después de descartar de todo, incluidas naves industriales abandonadas ante la posibilidad del ciego generalizado y consiguiente riesgo de accidentes, dimos con la Cooperativa Tramallol, un espacio de coworking», explica Jiménez. Además, estaba el hecho de tener que coordinar a las 70 personas implicadas en Platamorfosis.»A fin de cuentas es organizar la logística de un mini festival de rock, haciendo que todo el mundo se sintiese cómodo y disfrutase de sus actuaciones».

Al final, con las manías, las dificultades, las elongaciones de los plazos o cualquier otra adversidad, Jiménez solo recuerda las risas, las cervezas y las horas y horas de música hecha sin más pretensión que la del hedonismo sonoro. «Este proyecto me ha enseñado que la bondad existe y que hay mucha más gente de las que nos creemos que se mueve por algo más que por su interés personal», cuenta. «El rodaje era, a fin de cuentas, una excusa para reunirnos todos y echarnos unas cervezas».

El estreno de ‘Platamorfosis’ se inscribe dentro de la programación del Festival i+MÚSICA, muestra de música e imagen creativa, que tiene lugar del 29 de mayo al 2 de junio próximo en el Centro de las Artes de Sevilla. La proyección de ‘Platamorfosis’ tendrá lugar el viernes, 1 de junio, a las 7 de la tarde en la calle Torneo, 18.

La idea surgió como una forma de promoción independiente de una serie de bandas que no suelen disfrutar de grandes presupuestos para estos menesteres. También como la necesidad del periodista Juanma Jiménez de guardar para siempre un momento vital especial. Para ello, ha querido construir su propio y sevillano Rock and Roll Circus. El resultado, Platamorfosis, se presenta mañana viernes en el Centro de las Artes de Sevilla.

Terminaba 2010 cuando el periodista sevillano comenzó a darle vueltas al asunto. Jiménez colaboraba hacía tiempo con la Plataforma Sevilla Sound, un colectivo de músicos independientes de su ciudad natal que decidieron empujar en la misma dirección con el objetivo de dar más visibilidad a todo lo que no fuese sevillana y palmas en una ciudad que, en ocasiones, parece no otorgar hueco a otras propuestas. «Se respiraba un espíritu de colaboración y de ganas de hacer cosas que merecía ser reflejado. Ya lo habíamos hecho con la música pero ahora era el turno de las imágenes. El objetivo más inmediato de ‘Platamorfosis’ es captar el sonido de la escena independiente de la ciudad de inicios de este siglo», explica el director.

Tras más de un año de trabajo, Platamorfosis es un testimonio de los rostros, los sonidos, el pulso y la relación entre las bandas de la capital andaluza. «Sevilla nunca ha dejado de tener escena ni grupos aunque, en ocasiones, da la impresión de que el rock sevillano se encuentra en el underground del underground». Jiménez se queja de la tendencia a un «surrealismo oscuro» de los músicos de una ciudad que, en términos de rock, «da la impresión de estar al margen o moverse a su aire y a su tiempo. Afortunadamente, en los útimos años creo que hay efervescencia de rock sevillano».

Probablemente, la imagen musical que proyecta Sevilla en la mente de cualquiera vaya asociada al flamenco o a cualquier otra manifestación de la música popular con raíces andaluzas. Para el periodista y director, «no se ha de caer en el error de enfrentar a las dos Sevillas, la de raíces folclóricas y la de influencias rockeras. La cuestión no es quítate tú, pa ponerme yo, sino que todas estas expresiones puedan desarrollarse del modo más libre posible. Me emociono de la misma manera escuchando el ‘Waiting room’ de Fugazi que a la banda del Cristo de Los Gitanos. Todo ello forma parte de Sevilla», recalca. «Ninguna propuesta de verdadera cultura es enemiga de otra. Lo que sí hace daño es la imagen estereotipada de ese folcklore y que haya gente que lo asuma como auténtico».

Se queja Jiménez de que es más habitual ver ese error en los responsables políticos. «El concurso Operación Talento, convocado por nuestro ayuntamiento, es un buen ejemplo de ello. El casting para participar exige la participación de una sóla persona actuando, lo que obviamente, elimina casi por completo el concepto de rock en este concurso, para orientarlo a la copla más comercial y casposa».

El director se muestra, a la vez, orgulloso de que el proyecto haya salido adelante sin un céntimo de aportación institucional. «Si haces que tu propuesta cultural dependa exclusivamente de las subvenciones, a la larga tus propuestas se irán adaptando y acomodando al discurso de los poderes públicos, perdiendo tu capacidad crítica y tu independencia», resalta. Mantiene que los poderes públicos deben difundir y apoyar las propuestas culturales tanto mayoritarias como más alternativas. «A fin de cuentas, esas subvenciones vienen de los impuestos de todos».

La producción ha contado, como suele ser habitual en estos casos nacidos e impulsados de la iniciativa personal, con las ‘fatiguitas’ propias de la humildad con la que se ha concebido. Nos costó encontrar un espacio adecuado. Después de descartar de todo, incluidas naves industriales abandonadas ante la posibilidad del ciego generalizado y consiguiente riesgo de accidentes, dimos con la Cooperativa Tramallol, un espacio de coworking», explica Jiménez. Además, estaba el hecho de tener que coordinar a las 70 personas implicadas en Platamorfosis.»A fin de cuentas es organizar la logística de un mini festival de rock, haciendo que todo el mundo se sintiese cómodo y disfrutase de sus actuaciones».

Al final, con las manías, las dificultades, las elongaciones de los plazos o cualquier otra adversidad, Jiménez solo recuerda las risas, las cervezas y las horas y horas de música hecha sin más pretensión que la del hedonismo sonoro. «Este proyecto me ha enseñado que la bondad existe y que hay mucha más gente de las que nos creemos que se mueve por algo más que por su interés personal», cuenta. «El rodaje era, a fin de cuentas, una excusa para reunirnos todos y echarnos unas cervezas».

El estreno de ‘Platamorfosis’ se inscribe dentro de la programación del Festival i+MÚSICA, muestra de música e imagen creativa, que tiene lugar del 29 de mayo al 2 de junio próximo en el Centro de las Artes de Sevilla. La proyección de ‘Platamorfosis’ tendrá lugar el viernes, 1 de junio, a las 7 de la tarde en la calle Torneo, 18.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Caspa, amor y lujo: retrato fracasado de unas vacaciones en crucero
El ser vivo más alto del mundo crece en un bosque de gigantes
Peticiones en Change.org que te dejan catacrocker
El otro Madrid (Fotokobu)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies