17 de abril 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

El sistema circulatorio como metáfora de la igualdad entre seres humanos

17 de abril 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hace unos años, Jan Kriwol vio un dibujo que reproducía un sistema circulatorio fumando. La imagen le resultó tan atractiva que quiso hacer algo semejante. «Les comenté mi idea a diferentes artistas pero nadie me dio bola». Todo cambió cuando conoció al artista digital Markos Kay. «Él era la única persona que podría hacerlo», explica Kriwol.

«Jan Kriwol me contactó en 2012 para contarme su idea», recuerda Markos Kay. «Me subí a bordo inmediatamente porque su trabajo me parecía fascinante. Además, siempre me gustaron las ilustraciones anatómicas. Desde las anatomías de Vesalius a las de Casserio y, por supuesto, la Anatomía de Gray».

El hecho de elegir el sistema circulatorio y no otro sistema anatómico, como el nervioso, el linfático o muscular, radica en ese primer dibujo que dio inicio al proyecto. «Además, he visto un montón de dibujos sobre músculos pero no había visto nada realista sobre la sangre», explica Kriwol. «Tal vez sea por la dificultad que conlleva. De hecho, en mi opinión solo Markos era capaz de hacerlo».

«Por otra parte la sangre es lo que mantiene vivo nuestro cuerpo», apunta Markos Kay. «Nutre las células, lleva el oxígeno para producir energía y elimina los desechos. Todo el círculo de la vida ocurre en nuestro interior».

Human after all, que es como se titula el proyecto, coloca a ese ser compuesto únicamente de su sistema circulatorio en entornos urbanos de diferentes lugares del mundo. Algunos tan distantes entre sí como Israel, Bélgica, Sudáfrica o Alemania. Sin embargo no fue el hecho de hacer las fotos lo que ha provocado que el proyecto se demorase varios años.

«Lo verdaderamente complicado, lo que ha llevado tiempo ha sido recrear a ese personaje en situaciones cotidianas. Lo importante era que el color de las imágenes y los ángulos de las mismas encajasen bien con las posturas de la figura», explica Kriwol. «Las localizaciones eran lo de menos porque nuestra intención es que los lugares casi no fueran reconocibles».

«El mayor reto fue que el personaje pareciera tener vida, que se integrase correctamente en el entorno. Para ello mapeamos los fondos para tener certeza de que las luces, los reflejos y las sombras eran las correctas. Luego creamos las posturas y todas las venas del sistema circulatorio para que tuvieran un aspecto orgánico. Para esto último tomamos como referencia la plastination, el método inventado por Gunther von Hagens para conservar los tejidos humanos», detalla Kay.

Junto con su aspecto estético, Human after all destaca la fragilidad del ser humano en los escenarios urbanos y pone en foco en lo que unifica a todas las personas.

«Reducir el cuerpo humano a su sistema circulatorio era una forma de simbolizar la fuente de la vida y llamar la atención sobre la fragilidad de la misma», explica Kay. Kriwol continúa: «Con el sistema circulatorio que protagoniza las imágenes intentamos cambiar la noción de frontera entre nuestros cuerpos y nuestro entorno, así como las barreras sociales, raciales o sexuales con las que vivimos».


Hace unos años, Jan Kriwol vio un dibujo que reproducía un sistema circulatorio fumando. La imagen le resultó tan atractiva que quiso hacer algo semejante. «Les comenté mi idea a diferentes artistas pero nadie me dio bola». Todo cambió cuando conoció al artista digital Markos Kay. «Él era la única persona que podría hacerlo», explica Kriwol.

«Jan Kriwol me contactó en 2012 para contarme su idea», recuerda Markos Kay. «Me subí a bordo inmediatamente porque su trabajo me parecía fascinante. Además, siempre me gustaron las ilustraciones anatómicas. Desde las anatomías de Vesalius a las de Casserio y, por supuesto, la Anatomía de Gray».

Publicidad

El hecho de elegir el sistema circulatorio y no otro sistema anatómico, como el nervioso, el linfático o muscular, radica en ese primer dibujo que dio inicio al proyecto. «Además, he visto un montón de dibujos sobre músculos pero no había visto nada realista sobre la sangre», explica Kriwol. «Tal vez sea por la dificultad que conlleva. De hecho, en mi opinión solo Markos era capaz de hacerlo».

«Por otra parte la sangre es lo que mantiene vivo nuestro cuerpo», apunta Markos Kay. «Nutre las células, lleva el oxígeno para producir energía y elimina los desechos. Todo el círculo de la vida ocurre en nuestro interior».

Human after all, que es como se titula el proyecto, coloca a ese ser compuesto únicamente de su sistema circulatorio en entornos urbanos de diferentes lugares del mundo. Algunos tan distantes entre sí como Israel, Bélgica, Sudáfrica o Alemania. Sin embargo no fue el hecho de hacer las fotos lo que ha provocado que el proyecto se demorase varios años.

«Lo verdaderamente complicado, lo que ha llevado tiempo ha sido recrear a ese personaje en situaciones cotidianas. Lo importante era que el color de las imágenes y los ángulos de las mismas encajasen bien con las posturas de la figura», explica Kriwol. «Las localizaciones eran lo de menos porque nuestra intención es que los lugares casi no fueran reconocibles».

«El mayor reto fue que el personaje pareciera tener vida, que se integrase correctamente en el entorno. Para ello mapeamos los fondos para tener certeza de que las luces, los reflejos y las sombras eran las correctas. Luego creamos las posturas y todas las venas del sistema circulatorio para que tuvieran un aspecto orgánico. Para esto último tomamos como referencia la plastination, el método inventado por Gunther von Hagens para conservar los tejidos humanos», detalla Kay.

Junto con su aspecto estético, Human after all destaca la fragilidad del ser humano en los escenarios urbanos y pone en foco en lo que unifica a todas las personas.

«Reducir el cuerpo humano a su sistema circulatorio era una forma de simbolizar la fuente de la vida y llamar la atención sobre la fragilidad de la misma», explica Kay. Kriwol continúa: «Con el sistema circulatorio que protagoniza las imágenes intentamos cambiar la noción de frontera entre nuestros cuerpos y nuestro entorno, así como las barreras sociales, raciales o sexuales con las que vivimos».


Compártelo twitter facebook whatsapp
John Holcroft, el ilustrador superviviente
Cowboys negros, caballos de acero
Los 5 posts más vistos de la semana
LO QUE DICEN LOS ARGENTINOS (y nadie más lo diría)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad