Publicado: 26 de julio 2012 10:40  /   CREATIVIDAD
por
 

El skyline animado de Tokyo

Publicado: 26 de julio 2012 10:40  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Si se sube alto, muy alto, lo que queda abajo es el testimonio en directo de la existencia urbana del ser humano. Tokyo hierve. Por eso, teamLab quiso ilustrar toda esa actividad en un mural digital gigante de 40 metros de ancho.

Si cada persona tiene una historia, una ciudad como Tokyo es el más grande de los compendios narrativos. La vida transcurre en cada rincón del planeta, pero en la capital japonesa lo hace a su manera, conjugando la occidentalización galopante que sufre todo oriente con el temor a abandonar la tradición milenaria envuelta en kimonos, teatro kabuki y respeto al ancestro.

teamLab, que comparte en cierta manera forma de expresión con Ic4design, quiso reflejar el bullicio que vive la urbe y ha creado un mural ilustrado y animado de 120 metros cuadrados, divididos en 13 monitores gigantes. La obra, que está situada en la primera planta del Tokyo Skytree, no tiene un punto central ya que los tipos de arte japonés a los que aluden en el trabajo, rakuchurakugaizu y edozubyoubu, se plantean así, con el mismo grado de importancia en cualquier punto del mural.

Más imágenes en la web de teamLab.

Si se sube alto, muy alto, lo que queda abajo es el testimonio en directo de la existencia urbana del ser humano. Tokyo hierve. Por eso, teamLab quiso ilustrar toda esa actividad en un mural digital gigante de 40 metros de ancho.

Si cada persona tiene una historia, una ciudad como Tokyo es el más grande de los compendios narrativos. La vida transcurre en cada rincón del planeta, pero en la capital japonesa lo hace a su manera, conjugando la occidentalización galopante que sufre todo oriente con el temor a abandonar la tradición milenaria envuelta en kimonos, teatro kabuki y respeto al ancestro.

teamLab, que comparte en cierta manera forma de expresión con Ic4design, quiso reflejar el bullicio que vive la urbe y ha creado un mural ilustrado y animado de 120 metros cuadrados, divididos en 13 monitores gigantes. La obra, que está situada en la primera planta del Tokyo Skytree, no tiene un punto central ya que los tipos de arte japonés a los que aluden en el trabajo, rakuchurakugaizu y edozubyoubu, se plantean así, con el mismo grado de importancia en cualquier punto del mural.

Más imágenes en la web de teamLab.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘¡Socorro!’, grita el planeta, y 48 artistas acuden en su auxilio
Tirar la basura no es tan deleznable: aumenta la creatividad
Dibujos japoneses para vender fuegos artificiales por catálogo
Las fuentes de la creatividad: el desencanto (I)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp