fbpx
8 de mayo 2012    /   CIENCIA
por
 

El spray de Philippe Starck para coger el puntillo sin beber una sola gota de alcohol

8 de mayo 2012    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Fsshh, fsshh…Un par de pulverizaciones de WA|HH Quantum Sensations bastan para conseguir esa sensación de euforia, excitación y cierto mareo que proporciona el alcohol cuando comienza a surtir efecto en nuestro organismo. El spray es un invento conjunto de Philippe Starck y el científico David Edwards.

Hola al vaporizador. Adiós a la petaca… Y, por supuesto, al botellón. “Nos preguntábamos si podríamos conseguir emular las sensaciones agradables que proporcionan los sorbos a una bebida alcohólica pero sin correr el riesgo de embriaguez”, declaró el diseñador durante la presentación del producto, según recoge Daily Mail.

El invento de Starck y Edwards contiene 2 ml de alcohol por envase, lo que supone 0,015 ml por dosis, “mil veces menos que un cocktail”. Otra ventaja: los controles de alcoholemia no serán problemas.

Tampoco las resacas lo serán. “Queremos que la gente disfrute de la experiencia de beber alcohol pero sin sus consecuencias negativas”.

Y a partir de ahí llegan los peros… Porque el efecto de WA|HH Quantum Sensations llega tan rápido como se va. “Pasa casi de inmediato. Es como una emoción”, dicen del spray sus creadores.

También la limitada variedad de sabores puede incluirse dentro de los handicaps porque, de momento, solo hay dos disponibles: Flash, descrita en la web del producto como “una explosión de delicioso vapor”, y Demond, “una intensa pizca de especias picantes”. Pero nada dicen del tipo de alcohol al que pretende ‘imitar’…

Para Edwards, WA|HH Quantum Sensations no es el primer vaporizador comestible que desarrolla. El científico ya ha probado suerte en este campo con productos como AeroShot, un spray con propiedades similares a la de una bebida energétic

Fsshh, fsshh…Un par de pulverizaciones de WA|HH Quantum Sensations bastan para conseguir esa sensación de euforia, excitación y cierto mareo que proporciona el alcohol cuando comienza a surtir efecto en nuestro organismo. El spray es un invento conjunto de Philippe Starck y el científico David Edwards.

Hola al vaporizador. Adiós a la petaca… Y, por supuesto, al botellón. “Nos preguntábamos si podríamos conseguir emular las sensaciones agradables que proporcionan los sorbos a una bebida alcohólica pero sin correr el riesgo de embriaguez”, declaró el diseñador durante la presentación del producto, según recoge Daily Mail.

El invento de Starck y Edwards contiene 2 ml de alcohol por envase, lo que supone 0,015 ml por dosis, “mil veces menos que un cocktail”. Otra ventaja: los controles de alcoholemia no serán problemas.

Tampoco las resacas lo serán. “Queremos que la gente disfrute de la experiencia de beber alcohol pero sin sus consecuencias negativas”.

Y a partir de ahí llegan los peros… Porque el efecto de WA|HH Quantum Sensations llega tan rápido como se va. “Pasa casi de inmediato. Es como una emoción”, dicen del spray sus creadores.

También la limitada variedad de sabores puede incluirse dentro de los handicaps porque, de momento, solo hay dos disponibles: Flash, descrita en la web del producto como “una explosión de delicioso vapor”, y Demond, “una intensa pizca de especias picantes”. Pero nada dicen del tipo de alcohol al que pretende ‘imitar’…

Para Edwards, WA|HH Quantum Sensations no es el primer vaporizador comestible que desarrolla. El científico ya ha probado suerte en este campo con productos como AeroShot, un spray con propiedades similares a la de una bebida energétic

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las frutas y verduras que comemos son más sabrosas (¿pero menos saludables?)
7 lagunas sorprendentes para 7 colores
La comida de insectos se industrializa y tiene mucho futuro por delante
Conectar nuestros cerebros ya no es ciencia ficción
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Y yo pregunto, ¿es necesario el alcohol en sangre para divertirse o estar euforico, o excitado? Yo no he bebido nunca y por eso no lo se, y me lo paso pipa igualmente.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *