fbpx
25 de marzo 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

El universo de juguetes mexicanos

25 de marzo 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


«¿Qué hace un hombre de 65 años de edad cuando tiene más de un millón de juguetes en su colección personal?». En el caso del arquitecto y coleccionista mexicano Roberto Shimizu, la respuesta fue sencilla: abrir un museo.
Shimizu, hijo de una familia japonesa que comerciaba con juguetes en México, lleva desde los años 50 coleccionando estos objetos que ha ido atesorando con el paso de los años en mercadillos y bazares. «Hoy tiene la colección más grande de toda Ámerica Latina, con piezas que abarcan los siglos XIX y XX», explica Alba Mora en la sinopsis del documental que la directora catalana dedica a este rincón de curiosidades en la Ciudad de México.

«Yo guardaba y guardaba y cuando me di cuenta la colección se hizo de una cantidad inmensa de piezas. No sólo me di cuenta que había coleccionado una parte de la historia de México. Me di cuenta que había una responsabilidad. Que había que conservarla y sobre todo transmitirla a las nuevas generaciones», explica Shimizu sobre las razones por la que decidió abrir el museo, situado conscientemente en una colonia humilde de la capital.

En él se pueden apreciar piezas que representan lo mejor de una industria juguetera mexicana y latinoamericana que se extinguió fulminantemente con la invasión de productos de Asia en los años 80.
Reflexiones inspiradoras sobre el coleccionismo
«Me parece que algo así como dos terceras partes de la humanidad colecciona algo. Hay gente que dice que es como un sentimiento de inseguridad, hay otros que lo relacionan con rapiña, pero por supuesto se requiere un ojo. Ver algo en los objetos algo que no vieron los demás. No fue nada más que el señor Elgin que se llevó los mármoles de Grecia al museo británico. El vió algo en ellos que los demás no habían visto».
POEMCO
Tantos años dedicados a recopilar estos objetos ha llevado a Shimizu a inventarse una definición para describir las cualidades que todo buen juguete debe poseer. «Lo llamo POEMCO, y significa COntenido, EMocional, POsitivo».

Visto en: Designaholic


«¿Qué hace un hombre de 65 años de edad cuando tiene más de un millón de juguetes en su colección personal?». En el caso del arquitecto y coleccionista mexicano Roberto Shimizu, la respuesta fue sencilla: abrir un museo.
Shimizu, hijo de una familia japonesa que comerciaba con juguetes en México, lleva desde los años 50 coleccionando estos objetos que ha ido atesorando con el paso de los años en mercadillos y bazares. «Hoy tiene la colección más grande de toda Ámerica Latina, con piezas que abarcan los siglos XIX y XX», explica Alba Mora en la sinopsis del documental que la directora catalana dedica a este rincón de curiosidades en la Ciudad de México.

«Yo guardaba y guardaba y cuando me di cuenta la colección se hizo de una cantidad inmensa de piezas. No sólo me di cuenta que había coleccionado una parte de la historia de México. Me di cuenta que había una responsabilidad. Que había que conservarla y sobre todo transmitirla a las nuevas generaciones», explica Shimizu sobre las razones por la que decidió abrir el museo, situado conscientemente en una colonia humilde de la capital.

En él se pueden apreciar piezas que representan lo mejor de una industria juguetera mexicana y latinoamericana que se extinguió fulminantemente con la invasión de productos de Asia en los años 80.
Reflexiones inspiradoras sobre el coleccionismo
«Me parece que algo así como dos terceras partes de la humanidad colecciona algo. Hay gente que dice que es como un sentimiento de inseguridad, hay otros que lo relacionan con rapiña, pero por supuesto se requiere un ojo. Ver algo en los objetos algo que no vieron los demás. No fue nada más que el señor Elgin que se llevó los mármoles de Grecia al museo británico. El vió algo en ellos que los demás no habían visto».
POEMCO
Tantos años dedicados a recopilar estos objetos ha llevado a Shimizu a inventarse una definición para describir las cualidades que todo buen juguete debe poseer. «Lo llamo POEMCO, y significa COntenido, EMocional, POsitivo».

Visto en: Designaholic

Compártelo twitter facebook whatsapp
La cotidianidad de papel de Charlotte Sagory
Cabras cortacésped de alquiler
Luigi Russolo, el inventor de la música noise
Corrupt Script: la tipografía basada en Bárcenas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *