fbpx
12 de abril 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El universo subacuático de Enric Adrian Gener

12 de abril 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


“Cuando te sumerges y haces fotos en el agua, las reglas cambian por completo. Todo lo que se aplica en el mundo terrestre ya no vale. El encuadre cambia, las luces, los colores”. Enric Adrian Gener sabe de lo que habla. Se ha pasado los últimos 3 años viviendo en lugares como El Hierro (donde pasó seis meses) con el propósito de bucear y hacer fotos.
Este menorquín apenas recibe ingresos de la fotografía subactuática pero lo utiliza como gancho para poder seguir buceando. “Básicamente hago un trueque. Ayudo a centros de buceo a mejorar su imagen. Les hago fotos y vídeos. A cambio me permiten hacer scuba de manera gratuita. Es una actividad cara. El material está sometido a mucho desgaste. De esta forma puedo practicarlo mucho más de lo que podría si tuviera que pagarlo de mi bolsillo”.
Gener forma parte de una nueva generación de trabajadores creativos que ofrecen su servicio independientemente de donde viven. “Estaba trabajando en una agencia de publicidad en Madrid y me harté. Así que sigo haciendo programación y motion graphics pero desde donde yo quiero. Ahora mismo, por ejemplo, estoy en Fuerteventura aunque el buceo no es tan bueno aquí como puede ser en El Hierro”.
A diferencia de la mayor parte de la fotografía que se realiza debajo del agua, Gener dice estar más interesado en las personas que los paisajes. Realiza sus trabajos con una Canon 5D envuelta en una carcasa de aluminio con un foco especial. “Es un terreno muy interesante porque cambia completamente según el nivel de profundidad donde te encuentras. A partir de 10 metros no tienes rojos, luego pierdes amarillos y a partir de 50 metros ya no tiene claros.  Me gustan los dos extremos. Cuando bajo por debajo de los 50 metros me gustan las fotos angulares casi en blanco y negro».
Sobre si ve factible dedicarse a ello a tiempo completo, Gener lo ve complicado. «No me lo tomo como un trabajo. No hay mercado y solo interesa a cuatro revistas. En España creo que hay 4 ó5 personas que viven de esto pero me conformo con hacer estas fotos y trabajos que me permitan bucear todo lo que quiero».











“Cuando te sumerges y haces fotos en el agua, las reglas cambian por completo. Todo lo que se aplica en el mundo terrestre ya no vale. El encuadre cambia, las luces, los colores”. Enric Adrian Gener sabe de lo que habla. Se ha pasado los últimos 3 años viviendo en lugares como El Hierro (donde pasó seis meses) con el propósito de bucear y hacer fotos.
Este menorquín apenas recibe ingresos de la fotografía subactuática pero lo utiliza como gancho para poder seguir buceando. “Básicamente hago un trueque. Ayudo a centros de buceo a mejorar su imagen. Les hago fotos y vídeos. A cambio me permiten hacer scuba de manera gratuita. Es una actividad cara. El material está sometido a mucho desgaste. De esta forma puedo practicarlo mucho más de lo que podría si tuviera que pagarlo de mi bolsillo”.
Gener forma parte de una nueva generación de trabajadores creativos que ofrecen su servicio independientemente de donde viven. “Estaba trabajando en una agencia de publicidad en Madrid y me harté. Así que sigo haciendo programación y motion graphics pero desde donde yo quiero. Ahora mismo, por ejemplo, estoy en Fuerteventura aunque el buceo no es tan bueno aquí como puede ser en El Hierro”.
A diferencia de la mayor parte de la fotografía que se realiza debajo del agua, Gener dice estar más interesado en las personas que los paisajes. Realiza sus trabajos con una Canon 5D envuelta en una carcasa de aluminio con un foco especial. “Es un terreno muy interesante porque cambia completamente según el nivel de profundidad donde te encuentras. A partir de 10 metros no tienes rojos, luego pierdes amarillos y a partir de 50 metros ya no tiene claros.  Me gustan los dos extremos. Cuando bajo por debajo de los 50 metros me gustan las fotos angulares casi en blanco y negro».
Sobre si ve factible dedicarse a ello a tiempo completo, Gener lo ve complicado. «No me lo tomo como un trabajo. No hay mercado y solo interesa a cuatro revistas. En España creo que hay 4 ó5 personas que viven de esto pero me conformo con hacer estas fotos y trabajos que me permitan bucear todo lo que quiero».










Compártelo twitter facebook whatsapp
Ya nadie se acuerda de estos escritores que vendían más que nadie hace solo un siglo
Los cinco sentidos de un robot
Una vía ciclista 'patrocinada' para recuperar espacios verdes en Bangkok
La empresa donde es casi obligatorio ir en bici
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *