13 de diciembre 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El vídeo mató a la estrella de la radio ¿O no?

13 de diciembre 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Lagartija Nick en Senzari

Las tecnologías evolucionan de manera exponencial conforme transcurre el tiempo. Lo que avanza de forma más pausada son los gustos de las personas que hacen uso de esta tecnología. Con todo lo que hemos visto cambiar al mundo con internet, hay emprendedores que piensan que la gente sigue apegada a la música enlatada en radio, aunque sea codificada en bits. Este es el caso de Senzari, una start-up que sugiere música tomando como referencia la actividad en Facebook.

Senzari nació hace un año en Silicon Valley con el convencimiento de sus fundadores de que la parcela que ocuparían está al margen de la que que invadió Spotify. De hecho, es Pandora el espejo en el que se miran vagamente. “Existe un mayor engagement en la radios que en Spotify. La gente, en su mayoría no sabe que escuchar. Queremos aprovechar la actitud de “lléname el iPod de música” para captar a nuestro público”, explicó Demian Bellumio, CEO de Senzari, en la presentación de la aplicación en España.

La baza que quiere jugar Senzari es la de ofrecer nueva música al usuario basando los algoritmos de elección de canciones en una profunda integración con Facebook. Senzari será capaz de leer los ‘likes’ del usuario y sus contactos en la red social y generar recomendaciones contextuales teniendo en cuenta también la hora o la localización geográfica. “No hemos querido hacer un producto muy complicado. Hemos querido crear una experiencia diferente en la que, por ejemplo, se podría generar una lista basada en los gustos de varios usuarios localizados en un mismo lugar”, dijo Bellumio. La app integra también el chat de Facebook en la parte derecha de su interfaz.

Senzari no cuenta con la limitación geográfica de Pandora. Está presente en Brasil, Estados Unidos y se expande ahora a España, Latinoamérica y Australia. La aplicación, cuya interfaz es accesible de momento sólo a través de web, cuenta con 10 millones de canciones cuyos derechos se han gestionado directamente con las entidades de gestión de los diferentes países.

El modelo de negocio de Senzari se basa en la inclusión selectiva de publicidad en su versión gratuita. “Queremos seleccionar a las marcas y que esa selección sea también contextual, dependiendo de qué estés escuchando”, señaló el CEO de Senzari. La startup está trabajando en una versión premium sin publicidad aunque, de momento, están trabajando en varios posibles modelos.

Si quieres probar Senzari durante 48 horas, ya que la aplicación se encuentra aún en fase beta, puedes hacerlo accediendo a través de este enlace.

Este post se publicó simultáneamente en The App Date, el evento mensual en torno al mundo de las apps del que Yorokobu es media partner.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Lagartija Nick en Senzari

Las tecnologías evolucionan de manera exponencial conforme transcurre el tiempo. Lo que avanza de forma más pausada son los gustos de las personas que hacen uso de esta tecnología. Con todo lo que hemos visto cambiar al mundo con internet, hay emprendedores que piensan que la gente sigue apegada a la música enlatada en radio, aunque sea codificada en bits. Este es el caso de Senzari, una start-up que sugiere música tomando como referencia la actividad en Facebook.

Senzari nació hace un año en Silicon Valley con el convencimiento de sus fundadores de que la parcela que ocuparían está al margen de la que que invadió Spotify. De hecho, es Pandora el espejo en el que se miran vagamente. “Existe un mayor engagement en la radios que en Spotify. La gente, en su mayoría no sabe que escuchar. Queremos aprovechar la actitud de “lléname el iPod de música” para captar a nuestro público”, explicó Demian Bellumio, CEO de Senzari, en la presentación de la aplicación en España.

La baza que quiere jugar Senzari es la de ofrecer nueva música al usuario basando los algoritmos de elección de canciones en una profunda integración con Facebook. Senzari será capaz de leer los ‘likes’ del usuario y sus contactos en la red social y generar recomendaciones contextuales teniendo en cuenta también la hora o la localización geográfica. “No hemos querido hacer un producto muy complicado. Hemos querido crear una experiencia diferente en la que, por ejemplo, se podría generar una lista basada en los gustos de varios usuarios localizados en un mismo lugar”, dijo Bellumio. La app integra también el chat de Facebook en la parte derecha de su interfaz.

Senzari no cuenta con la limitación geográfica de Pandora. Está presente en Brasil, Estados Unidos y se expande ahora a España, Latinoamérica y Australia. La aplicación, cuya interfaz es accesible de momento sólo a través de web, cuenta con 10 millones de canciones cuyos derechos se han gestionado directamente con las entidades de gestión de los diferentes países.

El modelo de negocio de Senzari se basa en la inclusión selectiva de publicidad en su versión gratuita. “Queremos seleccionar a las marcas y que esa selección sea también contextual, dependiendo de qué estés escuchando”, señaló el CEO de Senzari. La startup está trabajando en una versión premium sin publicidad aunque, de momento, están trabajando en varios posibles modelos.

Si quieres probar Senzari durante 48 horas, ya que la aplicación se encuentra aún en fase beta, puedes hacerlo accediendo a través de este enlace.

Este post se publicó simultáneamente en The App Date, el evento mensual en torno al mundo de las apps del que Yorokobu es media partner.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Paco Roca dibuja la historia de los «piratas» del siglo XXI que expoliaron el tesoro de La Merced
Borrando la última frontera: la maldición bíblica de los idiomas
La cultura de la bici en Holanda empieza con los niños
¿Cuánto cuesta perpetuar estereotipos en Namibia?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp