27 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El Videoclip ha muerto. Viva el docuclip musical

27 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Las ventanas encargadas de difundir los videoclips musicales han acabado con el formato. Se puede decir que prácticamente ha muerto. Suena a tópico pero lo de reinventarse o morir tenía más sentido que nunca en este sector. Y eso es lo que ha hecho Holland Films. Su reinvención se llama docuclip musical.

“Nos encanta la música, nos encanta hacer cosas con ella, nos encantan los vídeos que sin ínfulas de autor consiguen ponerse al servicio de una canción y entretener sin pedantería, nos encanta pensar que la pose rock and roll y su impostura rebelde es todavía posible”, dice joseluiscañadasoler, uno de los componentes de Holland Films. Por eso han declarado la muerte del videoclip y se han inventado el docuclip musical, “diseñado solo para destino web, sin límites, ni censura, tan canalla e irreverente como tiene que ser un producto musical independiente”.

Resulta fácil imaginar que la palabra viene de la unión de otras dos: documental y videoclip musical. En definitiva, el docuclip cuenta una historia (hasta ahí nada nuevo), pero ésta no se inicia con el comienzo de la canción y acaba con la misma, sino que varias historias transcurren por la cinta interrumpiéndose una a la otra y utilizando multitud de recursos.

El mejor ejemplo de docuclipmusical es el trabajo que han realizado para promocionar el tema ‘Ministro español’, del grupo de rock Macho. En este, además de promocionar la canción se deja constancia de la nefasta situación por la que atraviesa la industria musical. Eso sí, sin perder el humor. “Es una forma fresca y divertida de denunciar la situación”.

Macho empieza a tocar. Pero de repente se corta la canción. Desde ese momento, imágenes de grupos como Depeche Mode, New York Dolls o Nick Cave se alternan con secuencias del súper éxito porno de los noventa Supervixens, de Russ Meyer, o los planos reales de la reunión de preproducción que mantienen productora, grupo y discográfica, grabados con cámara oculta.

Tal y como deja claro el docuclip, ninguna de las propuestas de la productora convenció a Macho y a su discográfica, que querían algo diferente y por un precio de 500 euros. Pero cuando la banda y el sello descubrieron que habían sido grabados con una cámara oculta y que esas grabaciones formaban parte de este docuclip musical, tuvieron que rendirse y terminaron felicitando a Holland Film por el trabajo. “Es un vídeo denuncia en tono documental que no deja de cumplir con su doble objetivo: que promocione un tema y que encante a los mismos denunciados”.

Según sus responsables (joséluiscañadasoler y ferrán calvó… “tal cual, todo junto, sin mayúsculas. No hay nada más anónimo que el nombre propio”, dicen) Holland Film es una pequeña productora especializada en sacar partido creativo a los escasísimos medios con los que dice contar la industria, musical en este caso.

Los dos llevaban años realizando videoclips (Los Planetas, Macaco, Sidonie, Love of Lesbian…) pero decidieron embarcarse en el proyecto Holland Films cuando detectaron que tanto discográficas como las ventanas de difusión habían ido domesticando hasta lo ridículo este formato.

“Somos especialistas en sacar punta a cualquier situación, por precaria que sea, conseguir divertirnos y divertir, y nos da lo mismo si nuestro cliente es un banco, un laboratorio, una multinacional japonesa o una gran superficie, al final siempre conseguimos hacer el gamberro y que nos paguen (poco) por ello”, aseguran.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Las ventanas encargadas de difundir los videoclips musicales han acabado con el formato. Se puede decir que prácticamente ha muerto. Suena a tópico pero lo de reinventarse o morir tenía más sentido que nunca en este sector. Y eso es lo que ha hecho Holland Films. Su reinvención se llama docuclip musical.

“Nos encanta la música, nos encanta hacer cosas con ella, nos encantan los vídeos que sin ínfulas de autor consiguen ponerse al servicio de una canción y entretener sin pedantería, nos encanta pensar que la pose rock and roll y su impostura rebelde es todavía posible”, dice joseluiscañadasoler, uno de los componentes de Holland Films. Por eso han declarado la muerte del videoclip y se han inventado el docuclip musical, “diseñado solo para destino web, sin límites, ni censura, tan canalla e irreverente como tiene que ser un producto musical independiente”.

Resulta fácil imaginar que la palabra viene de la unión de otras dos: documental y videoclip musical. En definitiva, el docuclip cuenta una historia (hasta ahí nada nuevo), pero ésta no se inicia con el comienzo de la canción y acaba con la misma, sino que varias historias transcurren por la cinta interrumpiéndose una a la otra y utilizando multitud de recursos.

El mejor ejemplo de docuclipmusical es el trabajo que han realizado para promocionar el tema ‘Ministro español’, del grupo de rock Macho. En este, además de promocionar la canción se deja constancia de la nefasta situación por la que atraviesa la industria musical. Eso sí, sin perder el humor. “Es una forma fresca y divertida de denunciar la situación”.

Macho empieza a tocar. Pero de repente se corta la canción. Desde ese momento, imágenes de grupos como Depeche Mode, New York Dolls o Nick Cave se alternan con secuencias del súper éxito porno de los noventa Supervixens, de Russ Meyer, o los planos reales de la reunión de preproducción que mantienen productora, grupo y discográfica, grabados con cámara oculta.

Tal y como deja claro el docuclip, ninguna de las propuestas de la productora convenció a Macho y a su discográfica, que querían algo diferente y por un precio de 500 euros. Pero cuando la banda y el sello descubrieron que habían sido grabados con una cámara oculta y que esas grabaciones formaban parte de este docuclip musical, tuvieron que rendirse y terminaron felicitando a Holland Film por el trabajo. “Es un vídeo denuncia en tono documental que no deja de cumplir con su doble objetivo: que promocione un tema y que encante a los mismos denunciados”.

Según sus responsables (joséluiscañadasoler y ferrán calvó… “tal cual, todo junto, sin mayúsculas. No hay nada más anónimo que el nombre propio”, dicen) Holland Film es una pequeña productora especializada en sacar partido creativo a los escasísimos medios con los que dice contar la industria, musical en este caso.

Los dos llevaban años realizando videoclips (Los Planetas, Macaco, Sidonie, Love of Lesbian…) pero decidieron embarcarse en el proyecto Holland Films cuando detectaron que tanto discográficas como las ventanas de difusión habían ido domesticando hasta lo ridículo este formato.

“Somos especialistas en sacar punta a cualquier situación, por precaria que sea, conseguir divertirnos y divertir, y nos da lo mismo si nuestro cliente es un banco, un laboratorio, una multinacional japonesa o una gran superficie, al final siempre conseguimos hacer el gamberro y que nos paguen (poco) por ello”, aseguran.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Geek sí, friki no
La moda del surf en Fukushima
El móvil mató a la consola portátil: el fabuloso fracaso de la PS Vita
El auge de la salsa ‘queer’ (y del liderazgo fluido)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad