fbpx
27 de julio 2015    /   CINE/TV
por
 

«En Brasil solo son capaces de resolver el 3% de los casos de homicidio»

27 de julio 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Sus dos películas Tropa de Elite y Tropa de Elite 2 dieron la vuelta a mundo y cosecharon millones de fans en los cincos continentes. José Padillha ganó un Oso de Oro en Berlín en 2008. Río de Janeiro ha sido la ciudad que más lo ha inspirado. Sin embargo, el director ha perdido su paciencia. Se va de la ciudad que lo encumbró.
_DSC9757
Sus dos largometrajes más reconocidos relatan de forma descarnada el día a día y las desviaciones del BOPE, el cuerpo de asalto de la Policía Militar, que actúa en las favelas de Río de Janeiro como si de una zona de guerra de tratara.
Tanta expectativa creó el rodaje de Tropa de Elite en 2007 que el filme fue pirateado dos meses antes del estreno y 11 millones de personas acabaron viendo el DVD pirata en sus casas.

Ahora Padilha se ha convertido en noticia tras anunciar su decisión de dejar Río de Janeiro para establecerse en Los Ángeles. Pero el traslado no se debe por motivos profesionales.
_DSC9711
Padilha se va de la cidade cada vez menos maravillosa porque ha sido víctima de un intento de secuestro en su propia productora. Se va porque no se siente seguro en una ciudad que en 2014 registró 158.078 asaltos.
_DSC2496
Se va porque «Brasil ha perdido la sensibilidad. Las personas apuñalan para robar una bicicleta. Es un absurdo». Padilha se refiere al asesinato de un médico ciclista en la laguna de Río de Janeiro, fatalmente acuchillado el pasado mes de mayo.
_DSC9288
«Imagina si en el Central Park de Nueva York apuñalasen a las personas para robarles la bicicleta. ¿Sabes lo que acontecería? El Central Park cerraría y habría por lo menos 500 policías en la zona. Eso porque la gente en Nueva York consigue ver el absurdo. Nosotros ya no somos capaces», asegura Padilha en una entrevista con la prensa local.
https://www.youtube.com/watch?v=nMt-ZnGhWkk
Se va, además, porque no confía en la policía de la ciudad más turística de Brasil. Según el director, «son capaces de resolver tan solo el 3% de los casos de homicidios».
Sus declaraciones han desatado una fuerte polémica en el país. Algunos le critican porque no denunció el supuesto secuestro. Otros, incluso algunos policías, le dan la razón y reconocen que las denuncias suelen caer en saco roto.
_DSC7170
No ha sido fácil tomar la decisión de dejar la ciudad que ha inspirado muchas películas, entre ellas el documental Bus 174, basado en el secuestro de un autobús ocurrido en Río de Janeiro en 2000, que acabó con una trágica matanza.
Padilha relata que, tras el intento de secuestro, contrató a un guardaespaldas privado. «Pero llegó un momento en que no valía la pena. No quería vivir de esta forma en Brasil, circulando con guardias de seguridad. Me quedé dos semanas en esta situación y resolví salir del país. Recibí una invitación para rodar Robocop y acepté», cuenta el director.
_DSC3218 (60x40)
En la entrevista, Padilha insinúa que el secuestro fallido podría haber sido una venganza de algún policía. En Tropa de Elite 2, el director describía las tramas de corrupción de este cuerpo de elite y sus chanchullos en las favelas cariocas. El guion estaba basado en hechos reales y los protagonistas recordaban a algunos agentes corruptos que operan en la ciudad.

Tras el estreno, 14 policías le denunciaron al director y pidieron una indemnización. «Perdieron y se quedaron irritados. Se creó una cierta desconfianza. Ahora yo pregunto: ¿fue un intento de secuestro? ¿Un intento de venganza? Es difícil decirlo», reflexiona Padilha.
_DSC7006
«Estamos viviendo en una barbarie y no nos damos cuenta de ello», asevera. Para este director, el proyecto de pacificación de las favelas de Río de Janeiro no puede funcionar sin una reforma profunda de la Policía. «Hay que ocupar los batallones y pacificar a la Policía», concluye.
Fotos: Valeria Saccone

Sus dos películas Tropa de Elite y Tropa de Elite 2 dieron la vuelta a mundo y cosecharon millones de fans en los cincos continentes. José Padillha ganó un Oso de Oro en Berlín en 2008. Río de Janeiro ha sido la ciudad que más lo ha inspirado. Sin embargo, el director ha perdido su paciencia. Se va de la ciudad que lo encumbró.
_DSC9757
Sus dos largometrajes más reconocidos relatan de forma descarnada el día a día y las desviaciones del BOPE, el cuerpo de asalto de la Policía Militar, que actúa en las favelas de Río de Janeiro como si de una zona de guerra de tratara.
Tanta expectativa creó el rodaje de Tropa de Elite en 2007 que el filme fue pirateado dos meses antes del estreno y 11 millones de personas acabaron viendo el DVD pirata en sus casas.

Ahora Padilha se ha convertido en noticia tras anunciar su decisión de dejar Río de Janeiro para establecerse en Los Ángeles. Pero el traslado no se debe por motivos profesionales.
_DSC9711
Padilha se va de la cidade cada vez menos maravillosa porque ha sido víctima de un intento de secuestro en su propia productora. Se va porque no se siente seguro en una ciudad que en 2014 registró 158.078 asaltos.
_DSC2496
Se va porque «Brasil ha perdido la sensibilidad. Las personas apuñalan para robar una bicicleta. Es un absurdo». Padilha se refiere al asesinato de un médico ciclista en la laguna de Río de Janeiro, fatalmente acuchillado el pasado mes de mayo.
_DSC9288
«Imagina si en el Central Park de Nueva York apuñalasen a las personas para robarles la bicicleta. ¿Sabes lo que acontecería? El Central Park cerraría y habría por lo menos 500 policías en la zona. Eso porque la gente en Nueva York consigue ver el absurdo. Nosotros ya no somos capaces», asegura Padilha en una entrevista con la prensa local.
https://www.youtube.com/watch?v=nMt-ZnGhWkk
Se va, además, porque no confía en la policía de la ciudad más turística de Brasil. Según el director, «son capaces de resolver tan solo el 3% de los casos de homicidios».
Sus declaraciones han desatado una fuerte polémica en el país. Algunos le critican porque no denunció el supuesto secuestro. Otros, incluso algunos policías, le dan la razón y reconocen que las denuncias suelen caer en saco roto.
_DSC7170
No ha sido fácil tomar la decisión de dejar la ciudad que ha inspirado muchas películas, entre ellas el documental Bus 174, basado en el secuestro de un autobús ocurrido en Río de Janeiro en 2000, que acabó con una trágica matanza.
Padilha relata que, tras el intento de secuestro, contrató a un guardaespaldas privado. «Pero llegó un momento en que no valía la pena. No quería vivir de esta forma en Brasil, circulando con guardias de seguridad. Me quedé dos semanas en esta situación y resolví salir del país. Recibí una invitación para rodar Robocop y acepté», cuenta el director.
_DSC3218 (60x40)
En la entrevista, Padilha insinúa que el secuestro fallido podría haber sido una venganza de algún policía. En Tropa de Elite 2, el director describía las tramas de corrupción de este cuerpo de elite y sus chanchullos en las favelas cariocas. El guion estaba basado en hechos reales y los protagonistas recordaban a algunos agentes corruptos que operan en la ciudad.

Tras el estreno, 14 policías le denunciaron al director y pidieron una indemnización. «Perdieron y se quedaron irritados. Se creó una cierta desconfianza. Ahora yo pregunto: ¿fue un intento de secuestro? ¿Un intento de venganza? Es difícil decirlo», reflexiona Padilha.
_DSC7006
«Estamos viviendo en una barbarie y no nos damos cuenta de ello», asevera. Para este director, el proyecto de pacificación de las favelas de Río de Janeiro no puede funcionar sin una reforma profunda de la Policía. «Hay que ocupar los batallones y pacificar a la Policía», concluye.
Fotos: Valeria Saccone

Compártelo twitter facebook whatsapp
La culpa del loco ‘prime time’ español la tiene la política
Este tipo te enseña Nueva York en dos minutos de GIF
Dave McKean: «Los cómics de superhéroes infantilizan la cultura»
Un film hecho de la colaboración de twitteros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *