25 de agosto 2011    /   CINE/TV
por
 

En busca de la cinta perdida

25 de agosto 2011    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Si Indiana Jones desarrollase sus aventuras en 2011, probablemente se habría ahorrado ir a donde Machín perdió las maracas a buscar el arca perdida, el templo maldito o a los cruzados que custodiaban el santo grial. Habría cogido su portátil, se habría sentado tranquilamente en su jardín y habría organizado grupos de trabajo a través de Internet para indagar, investigar y localizar los tesoros arqueológicos.
Algo similar han hecho en la Deustche Kinemathek’s (la Cinemateca Alemana) para buscar, catalogar y, si es posible, dar con el paradero de cientos de cintas perdidas a lo largo de la historia del cine. Lost Films es un proyecto abierto a todos los usuarios que, como explica Oliver Henley, uno de sus impulsores, “aprovecha las ventajas de la web 2.0 para aumentar el catálogo de películas desaparecidas”.
Cualquiera puede acceder a Lost Films, que adopta el formato de wiki, y añadir las películas cuyo paradero considera confuso o desconocido además de aquellas que no están identificadas. El crowdsourcing salta aquí al escenario para poder poner nombre a las imágenes huérfanas de denominación. “El archivo del que disponemos ahora en el sitio web cuenta con más de 3.500 referencias que se consideran perdidas”, explica Henley. Sin emabrgo, ¿quién dice que con un poco de trabajo colaborativo distribuido y otro poco de inteligencia colectiva no van a aparecer algunos tesoros que se pensaban perdidos para siempre?
Para participar de este experimento de arqueología cinematográfica, lo único que hay que hacer es entrar a Lost-Films.eu y comenzar a bucear.

Este texto fue publicado en la edición de papel de Yorokobu correspondiente a julio de 2011.


Si Indiana Jones desarrollase sus aventuras en 2011, probablemente se habría ahorrado ir a donde Machín perdió las maracas a buscar el arca perdida, el templo maldito o a los cruzados que custodiaban el santo grial. Habría cogido su portátil, se habría sentado tranquilamente en su jardín y habría organizado grupos de trabajo a través de Internet para indagar, investigar y localizar los tesoros arqueológicos.
Algo similar han hecho en la Deustche Kinemathek’s (la Cinemateca Alemana) para buscar, catalogar y, si es posible, dar con el paradero de cientos de cintas perdidas a lo largo de la historia del cine. Lost Films es un proyecto abierto a todos los usuarios que, como explica Oliver Henley, uno de sus impulsores, “aprovecha las ventajas de la web 2.0 para aumentar el catálogo de películas desaparecidas”.
Cualquiera puede acceder a Lost Films, que adopta el formato de wiki, y añadir las películas cuyo paradero considera confuso o desconocido además de aquellas que no están identificadas. El crowdsourcing salta aquí al escenario para poder poner nombre a las imágenes huérfanas de denominación. “El archivo del que disponemos ahora en el sitio web cuenta con más de 3.500 referencias que se consideran perdidas”, explica Henley. Sin emabrgo, ¿quién dice que con un poco de trabajo colaborativo distribuido y otro poco de inteligencia colectiva no van a aparecer algunos tesoros que se pensaban perdidos para siempre?
Para participar de este experimento de arqueología cinematográfica, lo único que hay que hacer es entrar a Lost-Films.eu y comenzar a bucear.

Este texto fue publicado en la edición de papel de Yorokobu correspondiente a julio de 2011.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El arte de repartir hostias a diestro y siniestro (en el cine)
De esto que acaba el verano y quieres morir: Los vídeos del viernes
La creatividad por David Lynch
La Inglaterra kitsch de Martin Parr, en las cortinillas de la BBC
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies