fbpx
9 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

En el espacio también hay tótems

9 de febrero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Era evidente que unas uñas arañaban el cristal. Lo que no sabíamos era si lo hacía una rata que se había escapado del laboratorio o era una criatura indescifrable como estas que pinta Óscar Llorens.
El ilustrador empezó a dibujarlas bajo el recuerdo de un viaje a Japón. En ese país había visto que muchas cosas están compuestas por miles de pequeñas piezas perfectamente ordenadas. Es una composición del mundo que le fascina y que convertida en dibujo supone un «estilo abigarrado» donde aparecen «máquinas barrocas, llenas de elementos, pero que mantienen unas proporciones perfectas que hacen que todo funcione perfectamente».
t9
El ilustrador empezó a dibujar retomando esos recuerdos y dejó que surgiera lo que surgiera sin buscar ningún significado concreto. Así fueron apareciendo los tótems espaciales. Estas criaturas en las que Llorens mezcla «el trabajo vectorial con las texturas y el volumen con la iluminación de Photoshop».
El cristal, al fondo, no deja de sonar. Alguien debería mirar si se escapó la rata.
t2
t3
t4
t5
t6
t7
t8
t1
t10
t11
t12

Era evidente que unas uñas arañaban el cristal. Lo que no sabíamos era si lo hacía una rata que se había escapado del laboratorio o era una criatura indescifrable como estas que pinta Óscar Llorens.
El ilustrador empezó a dibujarlas bajo el recuerdo de un viaje a Japón. En ese país había visto que muchas cosas están compuestas por miles de pequeñas piezas perfectamente ordenadas. Es una composición del mundo que le fascina y que convertida en dibujo supone un «estilo abigarrado» donde aparecen «máquinas barrocas, llenas de elementos, pero que mantienen unas proporciones perfectas que hacen que todo funcione perfectamente».
t9
El ilustrador empezó a dibujar retomando esos recuerdos y dejó que surgiera lo que surgiera sin buscar ningún significado concreto. Así fueron apareciendo los tótems espaciales. Estas criaturas en las que Llorens mezcla «el trabajo vectorial con las texturas y el volumen con la iluminación de Photoshop».
El cristal, al fondo, no deja de sonar. Alguien debería mirar si se escapó la rata.
t2
t3
t4
t5
t6
t7
t8
t1
t10
t11
t12

Compártelo twitter facebook whatsapp
El sereno vuelve a Madrid (esta vez sin chuzo y con iPad)
De infiltrarse en el mundo ‘celebrity’ de Manhattan a embadurnarse de comida en Instagram
Los dibujos "ácidos e inquietos" de Rocío Cañero
La nueva artesanía del papel
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies