8 de julio 2010    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: Caperucita blanca

8 de julio 2010    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

caperucita3

Caperucita es una niña y tiene una capa roja y por eso se llama caperucita roja. Va a casa de su abuela cruzando un bosque. Un lobo se la quiere comer. La niña llega a la casa de la abuela.

El lobo se ha comido a la abuela y está disfrazado. La niña le pregunta cosas y el lobo le miente y después se la intenta comer. Un cazador oye gritos entra, mata al lobo y saca a la abuela de la tripa del lobo. Punto final.

Así serán los cuentos de marca blanca.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

caperucita3

Caperucita es una niña y tiene una capa roja y por eso se llama caperucita roja. Va a casa de su abuela cruzando un bosque. Un lobo se la quiere comer. La niña llega a la casa de la abuela.

El lobo se ha comido a la abuela y está disfrazado. La niña le pregunta cosas y el lobo le miente y después se la intenta comer. Un cazador oye gritos entra, mata al lobo y saca a la abuela de la tripa del lobo. Punto final.

Así serán los cuentos de marca blanca.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Uberizar’: tan poderosas son las multinacionales que se convierten en verbos
Nadie cambiará mi mundo
La utilidad de ser negativo y sufrir antes de tiempo
La «guerra lingüística» contra el coronavirus
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
  • Chorradón!! pa eso haz una crónica del partido de ayer que será más interesante seguro.

    La discusión sobre las marcas blancas está supermanida, es como hablar del problema de la piratería. Y si encima no vas a decir nada… pos vale!

    Suerte con el siguiente post.

  • «¿Es tan malo el lobo como para ir y comprar dos docenas de huevos y aclararse la voz e imitar a la abuela? ¿Lleva el lobo un disfraz y gafas de cerca de las de hacer ganchillo para confundir a caperucita? ¿Ha dado el lobo clases de interpretación para ganar un oscar en el papel de «la abuelita»?,

    No, es un simple Lobo. Lobo Discount, sólo en Carrefour.

    😉

  • ¿cómo termina el cuento?
    ¿lo de las piedras en la tripa?
    ¿lo del río?
    .
    .
    .
    ah!, que al final de muere como en TODOS los cuentos de marca blanca, ¿o negra?

  • El niño, sorprendido, pregunta:
    -¿Eso es todo?-
    Y su padre/madre le responde:
    -La versión completa del cuento te costará el 25% de tu paga semanal-
    El niño se da la vuelta, suspira, cierra los ojos y se duerme mientras cuenta las semanas que le quedan para comprarse su videojuego del momento:
    -Buenas noches, papá/mamá…-

  • ¿Y qué pasa con la cesta que balanceaba en su caminar por el bosque? Ahí es donde está todo lo gordo de este asunto. ¿Sería la abuela una mujer de gustos a lo Ferrero Roché? ¿O una anciana de mermelada Auchán?

  • En este caso no es un cuento blanco sino una falsificacion cutre, se deberia haber llamado Caperucita Blanca, y llevaria una bolsa en vez de una cesta, en vez de a su abuelita iria a visitar a un familiar enfermo y en vez de un lobo habria un especulador inmobiliario o un gran empresario asesino, y en vez de un valereso leñador seria un activista antiglobalizaciopn.

  • hola enrique me encanta esa imagen de la caperucha roja de quien es?!!!, no me la podrias regalar con resolucionnnnnnnnn por faaaaaaaaaaaaa podria serrrr?!!!!!…………….

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies