fbpx
15 de febrero 2012    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: Cosas que no tienen nombre

15 de febrero 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

“Las cosas eran tan nuevas que aún no tenían nombre”, decía García Márquez en Cien años de soledad. Supongo que daba a entender que todas las cosas acaban teniendo nombre al poco de existir… No pienso desdecir a un Premio Nobel, así que dejémoslo en que quizás no siempre es así. 

Hay muchísimas cosas que no son nada nuevas pero no tienen un nombre concreto y único. Por ejemplo, ¿cómo se llama a una cosa sin nombre? ¿anónima? Quizás, sí, pero anónimo lo usamos más para otra cosa…

Seguro que conoces ese juego de niños que era una especie de pajarito/pirámide hecho de papel doblado en que se meten los dedos por debajo y mueves y abres con los pulgares e índices. Igual se te ocurre un nombre, pero a todo el que he preguntado no ha sido capaz…. Ni para ese, ni para ese otro con un cordel entre los dedos en el que intercambias figuras con un amigo con un movimiento de dentro a fuera.

¿Cómo se llama esa sensación tan gustosa de quedarse como bizco mirando fijo a algo sin mirarlo realmente?… como si los ojos se hubieran quedado bloqueados mirando y en realidad no miras ni enfocas. ¿Un flus? Parece poco académico…

¿Cómo se llama ese estadio que ni es risa ni dolor que te da cuando te das en el hueso de la risa? ¿Cómo se llama eso que pasa cuando se te duerme un pie? ¿Picor? No. ¿Dolor? Tampoco. Y todo el mundo conoce esa sensación.

¿Qué palabra usas para describir el sabor del wasabi? ¿Salado? ¿Picante? No llegan o no son completas. ¿Y el jengibre? ¿Qué color es el del champán cuando no es champán? Y no vale decir que champán es un color, porque champán es una bebida y punto.

En realidad seguro que todos estos ejemplos tendrán su palabra, y muchos se encargarán de aclarárnoslo. Pero donde quiero llegar es a esa sensación que tienes cuando rebuscas entre todas las palabras que conoces para intentar describir lo que sientes la primera vez que ves el mar. No encuentras ninguna que sirva y te empeñas una y otra vez en describirlo.

Esos matices, esos territorios, son los que uno necesita cuando habla de publicidad y marcas. Resulta tan impreciso trasladar a veces los conceptos a palabras que es frustrante…Y el caso es que algunos solo entienden las palabras.

El recurso más habitual es un ejercicio de abstracción para sacar las cosas de contexto y mezclarlas con otras para intentar crear imágenes y evocar… como hacen los buenos creativos. Y como hacía mi padre, que era un genio combinando conceptos. Él describía la gaseosa como agua con agujeros con gusto a pie dormido. Y yo, su querido hijo, añado que el pie dormido es como si tuvieras gaseosa en la pierna en lugar de sangre. Pero claro, todo eso no es una palabra, Don Gabriel.

Y ahora propongo un ejercicio sencillo: elige una marca que te guste e intenta resumirla en una sola palabra que la describa, porque muchas veces eso es lo que se pide. Ardua tarea la de explicar la idea de marca.

“Las cosas eran tan nuevas que aún no tenían nombre”, decía García Márquez en Cien años de soledad. Supongo que daba a entender que todas las cosas acaban teniendo nombre al poco de existir… No pienso desdecir a un Premio Nobel, así que dejémoslo en que quizás no siempre es así. 

Hay muchísimas cosas que no son nada nuevas pero no tienen un nombre concreto y único. Por ejemplo, ¿cómo se llama a una cosa sin nombre? ¿anónima? Quizás, sí, pero anónimo lo usamos más para otra cosa…

Seguro que conoces ese juego de niños que era una especie de pajarito/pirámide hecho de papel doblado en que se meten los dedos por debajo y mueves y abres con los pulgares e índices. Igual se te ocurre un nombre, pero a todo el que he preguntado no ha sido capaz…. Ni para ese, ni para ese otro con un cordel entre los dedos en el que intercambias figuras con un amigo con un movimiento de dentro a fuera.

¿Cómo se llama esa sensación tan gustosa de quedarse como bizco mirando fijo a algo sin mirarlo realmente?… como si los ojos se hubieran quedado bloqueados mirando y en realidad no miras ni enfocas. ¿Un flus? Parece poco académico…

¿Cómo se llama ese estadio que ni es risa ni dolor que te da cuando te das en el hueso de la risa? ¿Cómo se llama eso que pasa cuando se te duerme un pie? ¿Picor? No. ¿Dolor? Tampoco. Y todo el mundo conoce esa sensación.

¿Qué palabra usas para describir el sabor del wasabi? ¿Salado? ¿Picante? No llegan o no son completas. ¿Y el jengibre? ¿Qué color es el del champán cuando no es champán? Y no vale decir que champán es un color, porque champán es una bebida y punto.

En realidad seguro que todos estos ejemplos tendrán su palabra, y muchos se encargarán de aclarárnoslo. Pero donde quiero llegar es a esa sensación que tienes cuando rebuscas entre todas las palabras que conoces para intentar describir lo que sientes la primera vez que ves el mar. No encuentras ninguna que sirva y te empeñas una y otra vez en describirlo.

Esos matices, esos territorios, son los que uno necesita cuando habla de publicidad y marcas. Resulta tan impreciso trasladar a veces los conceptos a palabras que es frustrante…Y el caso es que algunos solo entienden las palabras.

El recurso más habitual es un ejercicio de abstracción para sacar las cosas de contexto y mezclarlas con otras para intentar crear imágenes y evocar… como hacen los buenos creativos. Y como hacía mi padre, que era un genio combinando conceptos. Él describía la gaseosa como agua con agujeros con gusto a pie dormido. Y yo, su querido hijo, añado que el pie dormido es como si tuvieras gaseosa en la pierna en lugar de sangre. Pero claro, todo eso no es una palabra, Don Gabriel.

Y ahora propongo un ejercicio sencillo: elige una marca que te guste e intenta resumirla en una sola palabra que la describa, porque muchas veces eso es lo que se pide. Ardua tarea la de explicar la idea de marca.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Goethe contra Newton: la búsqueda del color en la oscuridad
En el Ojo Ajeno: Los Pérez y el realismo mágico
En Rubí, la revolución energética empieza en el cole
Cuando Tolkien y 'El hobbit' son asignaturas universitarias
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Precioso post. Yo lo llamaba «PIO PIO» pero no viene en el diccionario ni en wikipedia, así que vas a tener razón… Respecto a la marca, se me ocurre Yorokobu = Felicidad, pero tal vez no esté siendo objetiva.

    • Ya tenemos dos nombres Pio Pio, comecocos…. y yo os delanto otros mas que me han soplado…matapiojos: y hasta en inglés: cootie catcher.

  • Muy buena reflexión, plenamente compartida.
    El juego sencillo es un truco, no se puede decribir una marca con una palabra, a no ser que sea la propia marca, pero para eso tiene que haberse hecho universal y la sola palabra ya dice ( o debería decir) todo lo que representa.
    Un mal ejemplo: la marca «kleenex» se ha convertido en el sustantivo de los pañuelos de celulosa, los clinex
    Un buen ejemplo: «volvo», la palabra define toda la historia, valores, filosofía, usuario incluso vienen a la cabeza algunos modelos de coche pasados y presentes. (visión particular)
    Me temo que para que esto pase hace falta mucho, mucho, mucho trabajo de mucha gente muy lista que es capaz de elevar una palabra hasta ahí (y que, por supuesto, lo que quiera que defina esté a la altura de la gente que ha conseguido «iluminar»el nombre 😉
    …de todas maneras si buscas en un diccionario cualquier parabra universal de estas que lleva consigo un universo, el significado siempre será decepcionante.

  • Me ha encantado. Sobre todo «el flus».

    En cuanto a la palabra que define una marca, pienso en una y me sale poner cara como entre sonriendo y apretando,…. pero no me sale la palabra. Es como «mmmm»

    • Posted on December 23, 2012 at 10:28 amI have got 1 remiecmndatoon for your site. It looks like right now there are a handful of cascading stylesheet problems when opening a selection of web pages within google chrome as well as internet explorer. It is operating okay in internet explorer. Possibly you can double check that.

  • La sensación del daño en el hueso de la risa mi abuela lo llama música: ¿te ha hecho música -el codo? o el daño de la música.

    La sensación de felicidad cuando te rascan la espalda cuando eres pequeño y empiezas a moverte para un lado y para otro, buscando el placer y maximizando el pequeño masaje, con mi hermana lo llamámabos: hacer la croqueta.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *