10 de mayo 2012    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: el CEO es feo

10 de mayo 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Haciendo una lista rápida de CEOS universales, me salen Steve Jobs, Bill Gates, Zuckerberg, Larry Page, Luca di Montezemolo… tendrán muchas virtudes, pero guapos, guapos, no son. Y me voy de España para no ofender a nadie, pero que cada uno haga su álbum de CEOS.

En las grandes empresas de la nueva economía parece que siempre hay un visionario detrás. Alguien creativo, insultantemente joven, con una idea, una pasión y unas certezas a prueba de OPAS. En las empresas de la economía de toda la vida, la figura del presidente parece más bien parte de un entramado, de una trayectoria impecable y tienen edad de hablarles de Vd. Pero en ambos mundos algo parece coincidir siempre: El tipo suele ser feo.

El caso es que sigo haciendo un repaso rápido a la pasarela del Ibex y nada. Lo que me lleva inexorablemente a la conclusión de que si eres lo que oficialmente se llama un tío guapo, no llegarás a CEO. Porque serás crucificado tarde o temprano. Todos tus postulados irán cargados de ese descrédito que generan los guapos. Ese descuento obligatorio que le aplicamos a todo cuanto dicen o hacen. ¿Y si Cesar Alierta fuera como George Clooney, sería igualmente respetado o MarioCondeado?

Lo que no me cabe ninguna duda es que los CEOS son parte de su marca. Y cada día más. Hoy en día tan importante es lo que se vende como quién lo vende.  ¿Cuánto representan ellos a la marca y viceversa?

En muchos casos no se ven las líneas que separan a la organización empresarial de sus marcas. Sufren una simbiosis evidente.  Incluso hay veces que se lleva al extremo y existen Presidentes que han decidido ser ellos mismos la marca.

Alain Afflelou, por ejemplo, ese señor francés tan simpáticamente simpático, nos regala que retira toda su publicidad en Canal Plus Francia tras el episodio de los guiñoles. Yo me siento oportunistamente conmovido.

O el Presidente de Ryanair que se mofa ante la prensa de los despedidos por el cierre de Spanair. Al fin y al cabo es el presidente de la empresa que usa ilegítimamente la imagen de Reyes y Presidentes del Gobierno en su publicidad. ¿Eso aumenta las ventas o el ego?

Aunque estos sean ejemplos extremos, ¿Hasta donde es recomendable o inevitable que un presidente sea parte de una decisión de compra? ¿Podría Nike tener un presidente gordo? ¿Que será de Apple sin Jobs? ¿Que será de Donald Trump Industries, cuando a su Presidente se le caiga ese pelo imposible? ¿Pensarás lo mismo de Hilton si lo hereda la Chihuahua de Paris?

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Haciendo una lista rápida de CEOS universales, me salen Steve Jobs, Bill Gates, Zuckerberg, Larry Page, Luca di Montezemolo… tendrán muchas virtudes, pero guapos, guapos, no son. Y me voy de España para no ofender a nadie, pero que cada uno haga su álbum de CEOS.

En las grandes empresas de la nueva economía parece que siempre hay un visionario detrás. Alguien creativo, insultantemente joven, con una idea, una pasión y unas certezas a prueba de OPAS. En las empresas de la economía de toda la vida, la figura del presidente parece más bien parte de un entramado, de una trayectoria impecable y tienen edad de hablarles de Vd. Pero en ambos mundos algo parece coincidir siempre: El tipo suele ser feo.

El caso es que sigo haciendo un repaso rápido a la pasarela del Ibex y nada. Lo que me lleva inexorablemente a la conclusión de que si eres lo que oficialmente se llama un tío guapo, no llegarás a CEO. Porque serás crucificado tarde o temprano. Todos tus postulados irán cargados de ese descrédito que generan los guapos. Ese descuento obligatorio que le aplicamos a todo cuanto dicen o hacen. ¿Y si Cesar Alierta fuera como George Clooney, sería igualmente respetado o MarioCondeado?

Lo que no me cabe ninguna duda es que los CEOS son parte de su marca. Y cada día más. Hoy en día tan importante es lo que se vende como quién lo vende.  ¿Cuánto representan ellos a la marca y viceversa?

En muchos casos no se ven las líneas que separan a la organización empresarial de sus marcas. Sufren una simbiosis evidente.  Incluso hay veces que se lleva al extremo y existen Presidentes que han decidido ser ellos mismos la marca.

Alain Afflelou, por ejemplo, ese señor francés tan simpáticamente simpático, nos regala que retira toda su publicidad en Canal Plus Francia tras el episodio de los guiñoles. Yo me siento oportunistamente conmovido.

O el Presidente de Ryanair que se mofa ante la prensa de los despedidos por el cierre de Spanair. Al fin y al cabo es el presidente de la empresa que usa ilegítimamente la imagen de Reyes y Presidentes del Gobierno en su publicidad. ¿Eso aumenta las ventas o el ego?

Aunque estos sean ejemplos extremos, ¿Hasta donde es recomendable o inevitable que un presidente sea parte de una decisión de compra? ¿Podría Nike tener un presidente gordo? ¿Que será de Apple sin Jobs? ¿Que será de Donald Trump Industries, cuando a su Presidente se le caiga ese pelo imposible? ¿Pensarás lo mismo de Hilton si lo hereda la Chihuahua de Paris?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Paralelismos bélicos: la crisis del coronavirus y la Guerra Civil
Mejor si es guapa
Emoción artificial: ¿La fórmula definitiva para cambiar el mundo?
¿Por qué en España se come tan tarde?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Creo que el tema que introduces en la segunda parte del artículo -relación CEO/marca- es suficientemente interesante como para banalizar el título y la primera parte del artículo con una gilipollez. Con perdón.

    Dudo entre si era un recurso para llamar la atención o una introducción gratuita.

    PD: ¿Conoces a Pete Cashmore, CEO de Mashable? O incluso Richard Branson, CEO de Virgin. Ambos entrarían en tu etiqueta de “guapos”. Y hablo de etiquetas porque la belleza es relativa. Siempre relativa.

    • Siempre tiene que llegar un cascarabias y estropearlo para todos. Los artículos de Tellechea siempre se acercan a cosas serias de forma informal y con un tono jocoso. Es una columna semanal donde el humor es una parte importante…eres un amargado colega.

    • Hola, gracias por el comentario. No problem, soy bastante propenso a la gilipollez.

      Me alegra que te haya parecido interesante el binomio marca/presidente…de hecho esa era mi intención. No pretendo darle mayor valor estadístico o periodístico, solo dejarlo como un punto de partida para que cada cual haga su reflexión.

      Habrá que empezara a pensar que el Presidente es el segundo logo de la empresa.

      P.D: Si, pensé en “Sir” Richard Bransosn y ¿sabes qué? me pareció que tiene un punto a Parada… o viceversa.

      • Hola Enrique,

        Leyendo el comentario de Mike debo pedir disculpas. Desconocía que tu especialidad es el binomio humor-seriedad.

        Saludos.

  • David Karp, fundador y CEO de tumblr es un chico joven y aseao. Parte de los usarios de tumblr lo llaman su “hot daddy” y consideran su regla número uno rebloguear sus fotos cada vez que aparezcan en su dashboard.

    Resulta un caso curioso de relación entre marca/CEO.

    Un saludo.

  • Esto ya lo explicó muy bien Emilio Duró, son feos porque los guapos no tienen tiempo, salvo contadas excepciones, de prepararse bien, están demasiado ocupados con la vida social que conlleva el ser guapo. ¿Habéis visto alguna vez alguna eminencia en investigació guap@?

  • Vaya, ¿alguien duda de que ser CEO te hace más feo? ¿O de que por lo general si eres feo llegas a CEO y si no no llegas? YO NO.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad