28 de octubre 2010    /   DIGITAL
por
 

En el Ojo Ajeno: Los mitos van cayendo uno tras otro

28 de octubre 2010    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Qué está pasando? En los últimos meses están pasando cosas que no se explican si no es porque o estamos todos locos o es que ya no hay oro que reluzca.Hace poco, Zara cometía el primer error conocido de su historia al lanzar una web que según Google no existía. Pero es que éstos, los dueños de street view, mientras confirmaban con imágenes que efectivamente el Pisuerga pasa por Valladolid, se fueron quedando, como sin querer, con datos y contraseñas de redes. Y no mucho antes, Facebook reconocía que, bueno, sí, que habían desvelado datos confidenciales de usuarios a través de unas aplicaciones.

Entretanto, el iPhone nuevo, ese prototipo olvidado en un bar, resulta que tiene una antena como la de un radiocasete. Y mientras, va uno por la calle preocupado cada vez que ve un Toyota porque resulta que ruedan por ahí 1, 66 millones de coches con problemas de frenos, total una nimiedad.

Y ya no hablo de defectos de fabricación, sino de una sensación de desilusión. Volvo ya no es sueca, resulta que ahora es china. La ecologísima BP monta el carajal del siglo. Burger King se vende. Aston Martin vende un Toyota IQ disfrazado. Las Pringles no son patatas.

Pero la cosa no va sólo de multinacionales. Este permanente desengaño, parecido al secreto de Melchor, Gaspar y Baltasar, puede ir declinando a montones de cosas.

Los Black Eyes Peas reconocen haber plagiado una canción. Descubrimos que Agassi en los 80 no era el hermano de Leif Garret (hoy en la cárcel) sino que usaba pelucón, ¿se lo grapaba al cuero cabelludo para que aguantara? La niña de ¡Sorpresa, Sorpresa! descubre que Ricky Martin es homosexual. La mega favorita selección española en el Mundial de Basket falla a la de tres. Jesús Neira pasa de héroe a villano con 0.85 ml. Y Fran, ese camarero sencillo, marido de la ex de un torero convertida en estrella mediática, es un juergas.

Todo este chorreo de cosas aparentemente inconexas, pero alineadas con toda la intención, me sirven para construir una pequeña reflexión.

Los mitos van cayendo uno tras otro. Grandes, pequeños, empresas, personas, personajes o símbolos… Ya ninguna referencia es para siempre. Y es que está todo el mundo muy nervioso y muy tensionado. Las marcas por el corto plazo, los famosillos por el qué dirán, los proyectos por los plazos, y el mundo por las expectativas.

Con tanto empeño por subir cualquier listón, aquí ya nadie piensa a largo plazo, ni en la consistencia y la coherencia de las cosas. Y pasa lo que pasa. Se dejan las verdades a medias, se elige el material barato, el camino más corto y se cruzan los dedos.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¿Qué está pasando? En los últimos meses están pasando cosas que no se explican si no es porque o estamos todos locos o es que ya no hay oro que reluzca.Hace poco, Zara cometía el primer error conocido de su historia al lanzar una web que según Google no existía. Pero es que éstos, los dueños de street view, mientras confirmaban con imágenes que efectivamente el Pisuerga pasa por Valladolid, se fueron quedando, como sin querer, con datos y contraseñas de redes. Y no mucho antes, Facebook reconocía que, bueno, sí, que habían desvelado datos confidenciales de usuarios a través de unas aplicaciones.

Entretanto, el iPhone nuevo, ese prototipo olvidado en un bar, resulta que tiene una antena como la de un radiocasete. Y mientras, va uno por la calle preocupado cada vez que ve un Toyota porque resulta que ruedan por ahí 1, 66 millones de coches con problemas de frenos, total una nimiedad.

Y ya no hablo de defectos de fabricación, sino de una sensación de desilusión. Volvo ya no es sueca, resulta que ahora es china. La ecologísima BP monta el carajal del siglo. Burger King se vende. Aston Martin vende un Toyota IQ disfrazado. Las Pringles no son patatas.

Pero la cosa no va sólo de multinacionales. Este permanente desengaño, parecido al secreto de Melchor, Gaspar y Baltasar, puede ir declinando a montones de cosas.

Los Black Eyes Peas reconocen haber plagiado una canción. Descubrimos que Agassi en los 80 no era el hermano de Leif Garret (hoy en la cárcel) sino que usaba pelucón, ¿se lo grapaba al cuero cabelludo para que aguantara? La niña de ¡Sorpresa, Sorpresa! descubre que Ricky Martin es homosexual. La mega favorita selección española en el Mundial de Basket falla a la de tres. Jesús Neira pasa de héroe a villano con 0.85 ml. Y Fran, ese camarero sencillo, marido de la ex de un torero convertida en estrella mediática, es un juergas.

Todo este chorreo de cosas aparentemente inconexas, pero alineadas con toda la intención, me sirven para construir una pequeña reflexión.

Los mitos van cayendo uno tras otro. Grandes, pequeños, empresas, personas, personajes o símbolos… Ya ninguna referencia es para siempre. Y es que está todo el mundo muy nervioso y muy tensionado. Las marcas por el corto plazo, los famosillos por el qué dirán, los proyectos por los plazos, y el mundo por las expectativas.

Con tanto empeño por subir cualquier listón, aquí ya nadie piensa a largo plazo, ni en la consistencia y la coherencia de las cosas. Y pasa lo que pasa. Se dejan las verdades a medias, se elige el material barato, el camino más corto y se cruzan los dedos.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los mejores entre los 170.000 virus informáticos
Píxeles y musas: así funciona la creatividad en los videojuegos
Google edita una revista de negocios de edición limitada en Reino Unido
Game over: la trampa de los videojuegos gratuitos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 17
  • … y es que el mundo ya no es lo que era !

    Nota: Hoy no me he reído… el artículo me ha dejado pensativo y preocupado por la decadencia de occidente, y de oriente, y del el norte y del el sur… ya está!… ha vuelto a pasar!…me he perdido en mis mismas reflexiones!.

  • Las embotelladoras nos venden que es mejor comprar un envase de agua por persona, por eso de tener que compartir el agua. El tema real es que se puede usar el envase de agua mineral, para llenarlo de agua del grifo, y compartir este sin que nadie tenga que llevar engorrosos vasos. Usando una simple Boquilla Personal, que son de uso individual para cada persona, que evitan tener que poner los labios donde otra persona los ha puesto(que es lo que no queremos), y que te permite beber de forma higiénica. Es necesario compartir el agua de una botella, y cuando se acabe, llenarla en una fuente(no comprar mas agua mineral),tenemos que esforzarnos en beber del grifo usando Boquillas Personales, un invento que va a cambiar la forma de beber y va a permitir compartir sin derrochar, sin gastar, y sin tener que reciclar.
    Únete a la gente con clase, utiliza Boquillas Personales, comparte tu agua del grifo, y pasa de comprar y de generar residuos plásticos.

  • Vaya afoto de la maricona que vive en la carcel. Menudo pedo se acaba de tirar!… rollo cohete de la Nasa.
    …Lo siento ha sido un impulso irrefrenable…

  • ¡Me ha encantado el post! ¡Enhorabuena Enrique!
    Imagino que estas desmificaciones servirán para que las empresas aprendan la lección y enmienden sus errores… O eso espero.

    Un saludo,

  • ¡Gran texto y gran reflexión! Esperemos que no caiga en saco roto, como la mayoría de grandes reflexiones y quién tenga que actuar actúe ya (la SGAE no hace falta). Me parece nefasto que el plan actual sea la ley del mínimo esfuerzo, el vivir en la apariencia y el figurar. Antes, en los pueblos habían el rico / la rica y el guapo /la guapa que lo eran más de boquillas que de verdad. ¡Qué cutres somos que en la aldea global estamos montando los mismos estereotipos! O, peor aúnm que nos los estén montando y nosotros, como diría mi abuela, comulgando con ruedas de molino.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies