5 de julio 2012    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: La indigna tarea de limpiar el buzón de correo

5 de julio 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dar de Baja. Normalmente ese botón debería ser suficiente para acabar una historia con algún anunciante. Pero no. La cosa no es tan fácil. (Aunque parezca cómico, todos los ejemplos que doy aquí son reales).

El martes pasado decidí empezar la indigna tarea de limpiar mi buzón de correo personal. Borrarme de todas aquellas cosas que no había pedido y que no me interesaban. Sin ni siquiera indignarme por saber de dónde habían sacado mis datos. Y no hablo de spam, apuestas, viagras o envíos de carriers mayoristas… Gmail se cepilla todos esos sin que se lo pida. Me refiero a envíos personalizados, identificables y a mi nombre.

El detonante de mi reacción fue Amazon, que me ofrecía por tercera vez el blu ray que me había comprado dos semanas antes.

Aquello me hizo pensar. Y me hizo recordar la oleada de mails de la Fundación Titanic invitándome a participar en la subasta de tenedores y vasos auténticos recuperados. También me recordó que MINI lleva tres años intentando que me compre el coche que me compré hace tres años.

El caso es que seguí adelante con mi idea y fui a darme de baja de Amazon. Al hacerlo, paradójicamente me llegó un mail para decirme que no recibiría más información relativa a una lista de 21 categorías de productos. ¿Eso qué significa? ¿Que de otras me seguirán llegando? Empecé a teclear ofuscado: “Oigan que me dejen en paz, así, en genérico, sin matices”. Pero dio error, no se puede contestar al mail, sino volver a modificar mis preferencias de mail…. Y eso a su vez generaría otro mail…

Más inquietante es que últimamente me lleguen notas de prensa sin ser ni siquiera periodista. En plena lucha con Amazon, me llegó un mensaje inquietante. Una nota de prensa: “El Museo de Cerámica propone una visita por ‘Un jardín singular’ a través de la codiciada y escasa cerámica de Iznik.

Aun envuelto en el halo de misterio de Iznik, Elena Fix de Ibiza me mandaba otra nota de prensa: Damien Hirst diseña cuatro marcas para Dj Antz. Y por la derecha y sin previo aviso, Grand Meliá Hoteles me informa que Le Pool es un club de piscina para adultos…. Discovery Max echa toda la carne en el asador y Franck Basuback de la Oficina de Turismo Alemana me informa del programa de 5 días de Arte en Colonia. Y el colofón lo pone la apasionante nota de prensa referente a la «Charla de artistas» que La Caja Blanca y El Círculo de Bellas Artes de Mallorca organizan.

Me estaban asediando, pero aun así me puse manos a la obra: Dar de baja todos, y cada uno de ellos con un proceso distinto. 40 minutos más tarde mi nivel de éxito era nulo y hoy vuelven a la carga.

En fin, más allá del asedio inútil e improductivo, lo que me molesta es contribuir a algún dato estadístico que diga que he leído la información. Y peor aún, que alguien dé por buena su estrategia de email marketing o comunicación gracias a mí.

Un dato de esperanza: dado que linkedin también se ha convertido en zona de guerra y bombardeo, me emocionó recibir un mensaje de una persona que, de forma educada, me pedía consentimiento para enviarme algo. Pienso invitarle a comer.

Dar de Baja. Normalmente ese botón debería ser suficiente para acabar una historia con algún anunciante. Pero no. La cosa no es tan fácil. (Aunque parezca cómico, todos los ejemplos que doy aquí son reales).

El martes pasado decidí empezar la indigna tarea de limpiar mi buzón de correo personal. Borrarme de todas aquellas cosas que no había pedido y que no me interesaban. Sin ni siquiera indignarme por saber de dónde habían sacado mis datos. Y no hablo de spam, apuestas, viagras o envíos de carriers mayoristas… Gmail se cepilla todos esos sin que se lo pida. Me refiero a envíos personalizados, identificables y a mi nombre.

El detonante de mi reacción fue Amazon, que me ofrecía por tercera vez el blu ray que me había comprado dos semanas antes.

Aquello me hizo pensar. Y me hizo recordar la oleada de mails de la Fundación Titanic invitándome a participar en la subasta de tenedores y vasos auténticos recuperados. También me recordó que MINI lleva tres años intentando que me compre el coche que me compré hace tres años.

El caso es que seguí adelante con mi idea y fui a darme de baja de Amazon. Al hacerlo, paradójicamente me llegó un mail para decirme que no recibiría más información relativa a una lista de 21 categorías de productos. ¿Eso qué significa? ¿Que de otras me seguirán llegando? Empecé a teclear ofuscado: “Oigan que me dejen en paz, así, en genérico, sin matices”. Pero dio error, no se puede contestar al mail, sino volver a modificar mis preferencias de mail…. Y eso a su vez generaría otro mail…

Más inquietante es que últimamente me lleguen notas de prensa sin ser ni siquiera periodista. En plena lucha con Amazon, me llegó un mensaje inquietante. Una nota de prensa: “El Museo de Cerámica propone una visita por ‘Un jardín singular’ a través de la codiciada y escasa cerámica de Iznik.

Aun envuelto en el halo de misterio de Iznik, Elena Fix de Ibiza me mandaba otra nota de prensa: Damien Hirst diseña cuatro marcas para Dj Antz. Y por la derecha y sin previo aviso, Grand Meliá Hoteles me informa que Le Pool es un club de piscina para adultos…. Discovery Max echa toda la carne en el asador y Franck Basuback de la Oficina de Turismo Alemana me informa del programa de 5 días de Arte en Colonia. Y el colofón lo pone la apasionante nota de prensa referente a la «Charla de artistas» que La Caja Blanca y El Círculo de Bellas Artes de Mallorca organizan.

Me estaban asediando, pero aun así me puse manos a la obra: Dar de baja todos, y cada uno de ellos con un proceso distinto. 40 minutos más tarde mi nivel de éxito era nulo y hoy vuelven a la carga.

En fin, más allá del asedio inútil e improductivo, lo que me molesta es contribuir a algún dato estadístico que diga que he leído la información. Y peor aún, que alguien dé por buena su estrategia de email marketing o comunicación gracias a mí.

Un dato de esperanza: dado que linkedin también se ha convertido en zona de guerra y bombardeo, me emocionó recibir un mensaje de una persona que, de forma educada, me pedía consentimiento para enviarme algo. Pienso invitarle a comer.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Debe ser el trabajo una fuente de arte y felicidad?
El filólogo que no le da importancia a escribir bien
La moda pone en entredicho que los derechos de autor favorezcan el desarrollo de una industria
Carreras, regates, codazos: Crónica de una búsqueda de piso en Barcelona
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • La mejor forma para dejar de recibir esos emails es marcarlos todos y cada uno de e llos como spam. Y ademas lo puedes hacer con tu cuenta de hotmail tambien! 😉 es una solucion muy radical, pero es la unica que funciona!

  • Veo que usas Gmail. Cuando solicitar la baja de forma educada falla yo los filtro para que vayan directamente a la papelera. Gmail tiene esa opción y es mejor que marcarlos como Spam, porque esto a veces no funciona.

  • Nosotros tenemos el problema inverso.
    Semanalmente mandamos el boletin y la misma persona se da de baja, con una cuenta de gmail que no figura en nuestra base de datos.
    Probablemente se dio de alta con una cuenta distinta que reenvía a la de gmail. Siempre le mando un email indicando este hecho pero no responde 🙁

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad