25 de febrero 2010    /   IDEAS
por
 

En el ojo ajeno: “Lo único constante ahora es el cambio”

25 de febrero 2010    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

ojomagico

Aviso al lector: Hoy la cosa viene un poco metafísica (Es un ladrillo…).
Estoy en el entorno de los 40… (error muestral +/- 5%) y rondando las teorías del marketing desde los 90. En el ámbito empresarial he vivido la eclosión de la ‘Gestión del Conocimiento’ en las grandes corporaciones. Luego el eufemismo  de la ‘Reputación Corporativa’. La cosa hoy ya ha derivado hacia la RSC. Ahora le quieren quitar la S porque tiñe demasiado la cuestión. Y ahora las empresas están todas en modo ‘Innovación’.

En apenas 20 años, hemos pasado del nacimiento a la dependencia de Internet, la fotografía digital y hemos alucinado con los libros del Ojo Mágico. Ahora estamos a vueltas con el cine 3D, las redes sociales, las movilizaciones por SMS, los blogs y la democratización de la opinión publicada… y, que yo sepa, las empresas no están preparadas para cada cosa de antemano.

Visto lo visto, yo no hablaría de innovación. No en el sentido en el que muchas empresas, no sé si por pose o por necesidad, llaman a los 4 proyectos de escaso presupuesto con los que básicamente intentan no quedarse atrás. O sea, llaman “innovación” a dar respuesta a algo ya existente. ¿Cuántas de las empresas que hablan de innovación se refieren únicamente a tener un blog y a “interactuar” torpemente con las redes sociales porque es lo que toca? ¿Cuántas empresas se dedican a rebuscar ahora en su fondo de armario algo que suene innovador para ponerle el lazo? Un poco de RSC, un poco de tecnología, un poco de escucha activa, un poco de redes sociales y ya somos innovadores.

La innovación, la de toda la vida (qué paradoja), se llama I+D+i. Punto. Este blog publicó hace poco que nos gastamos más en fichajes de fútbol. Llamar innovación a un batiburrillo de cosas para darle más rango es hacerse trampas al solitario. La “innovación” como algo trascendente y cool, me agota. La verdadera actitud innovadora de una empresa no debería pasar por ese aro. Si de verdad es una actitud empresarial, la organización se articulará sola hacia esa actitud, como lo hace cuando quiere ser eficiente, o solidaria, o conservadora, o transgresora…

Ayer comí con mi amigo Carlos Carrión y me ayudó a pensar en todo esto. Me hizo reflexionar sobre la innovación y ver que sólo se entiende la innovación empresarial como una forma para crear nuevos productos o canales de distribución. Y ésa es sólo la fase final, el resultado. Nadie se plantea algo nuevo esperando llegar a un final concreto.

Me habló de Understanding Lab. Para ellos, la innovación no es un proceso para parir productos y servicios, sino una forma de pensamiento que dé sentido a las cosas para no convertir a las empresas en churreras que viven a rebufo de las tendencias de apariencia moderna. Empresas metidas en permanentes procesos de cambio que nadie sabe muy bien explicar, ni cuándo empezaron, ni dónde terminan (si es que alguna vez lo hacen).

Dado que hoy ya todo es inestable, temporal, relativo y en permanente proceso de cambio y complicación, lo único que permanece es el consumidor, y aunque cambian sus hábitos, sus conductas, sus opiniones, han de ser el centro de ese proceso de innovación.

Viendo la presentación de Understanding Lab, me planteo que quizás sí haya quien ve mas allá. Simplemente porque plantean cómo encontrar algún sentido a la innovación permanente, rebuscando en la naturaleza humana para determinar los drivers de conducta y quizás así discernir entre la evolución y la innovación.

La evolución es la sucesión de pasos alineados, y si uno es errado, el siguiente lo será más. Un sótano se incendia, el extintor estaba en el sótano, se quema el álbum de fotos familiar.  El pensamiento evolutivo llevaría a poner más extintores, fuera del sótano. El pensamiento innovador inventa la fotografía digital.

Su propuesta consiste en ayudar a las organizaciones a gestionar nuevas ideas en entornos complejos, a conjugar el pensamiento creativo, el diseño, la gestión sabiendo que la herramienta que debe hacer que ocurra es un cerebro humano y que sean así organizaciones humanas y no de procesos.

Leyendo su presentación me parece que dan respuestas a preguntas que ni sabía formular.  Tapan lagunas que descubres que tenías en el momento en que te dan las respuestas. Complicado de explicar.

El SenseMaking del que hablan, me parece imprescindible. Me tranquiliza pensar que haya personas cuestionándose el paso siguiente al paso siguiente, porque eso quiere decir que lo que nos rodea no es todo lo que hay… siguen pasando cosas y el pensamiento avanza a un ritmo distinto y superior a la inercia. Menos mal, porque cada vez que oigo hablar de innovación me parece una palabra más antigua. Y sobre todo, en el entorno empresarial.

En definitiva, con el respeto y admiración a todo lo que me viene grande, me encantaría ir a una de sus reuniones para disfrutar del vértigo de sentirme estúpido. Y que me cuenten el método para pensar más lejos.

ojomagico

Aviso al lector: Hoy la cosa viene un poco metafísica (Es un ladrillo…).
Estoy en el entorno de los 40… (error muestral +/- 5%) y rondando las teorías del marketing desde los 90. En el ámbito empresarial he vivido la eclosión de la ‘Gestión del Conocimiento’ en las grandes corporaciones. Luego el eufemismo  de la ‘Reputación Corporativa’. La cosa hoy ya ha derivado hacia la RSC. Ahora le quieren quitar la S porque tiñe demasiado la cuestión. Y ahora las empresas están todas en modo ‘Innovación’.

En apenas 20 años, hemos pasado del nacimiento a la dependencia de Internet, la fotografía digital y hemos alucinado con los libros del Ojo Mágico. Ahora estamos a vueltas con el cine 3D, las redes sociales, las movilizaciones por SMS, los blogs y la democratización de la opinión publicada… y, que yo sepa, las empresas no están preparadas para cada cosa de antemano.

Visto lo visto, yo no hablaría de innovación. No en el sentido en el que muchas empresas, no sé si por pose o por necesidad, llaman a los 4 proyectos de escaso presupuesto con los que básicamente intentan no quedarse atrás. O sea, llaman “innovación” a dar respuesta a algo ya existente. ¿Cuántas de las empresas que hablan de innovación se refieren únicamente a tener un blog y a “interactuar” torpemente con las redes sociales porque es lo que toca? ¿Cuántas empresas se dedican a rebuscar ahora en su fondo de armario algo que suene innovador para ponerle el lazo? Un poco de RSC, un poco de tecnología, un poco de escucha activa, un poco de redes sociales y ya somos innovadores.

La innovación, la de toda la vida (qué paradoja), se llama I+D+i. Punto. Este blog publicó hace poco que nos gastamos más en fichajes de fútbol. Llamar innovación a un batiburrillo de cosas para darle más rango es hacerse trampas al solitario. La “innovación” como algo trascendente y cool, me agota. La verdadera actitud innovadora de una empresa no debería pasar por ese aro. Si de verdad es una actitud empresarial, la organización se articulará sola hacia esa actitud, como lo hace cuando quiere ser eficiente, o solidaria, o conservadora, o transgresora…

Ayer comí con mi amigo Carlos Carrión y me ayudó a pensar en todo esto. Me hizo reflexionar sobre la innovación y ver que sólo se entiende la innovación empresarial como una forma para crear nuevos productos o canales de distribución. Y ésa es sólo la fase final, el resultado. Nadie se plantea algo nuevo esperando llegar a un final concreto.

Me habló de Understanding Lab. Para ellos, la innovación no es un proceso para parir productos y servicios, sino una forma de pensamiento que dé sentido a las cosas para no convertir a las empresas en churreras que viven a rebufo de las tendencias de apariencia moderna. Empresas metidas en permanentes procesos de cambio que nadie sabe muy bien explicar, ni cuándo empezaron, ni dónde terminan (si es que alguna vez lo hacen).

Dado que hoy ya todo es inestable, temporal, relativo y en permanente proceso de cambio y complicación, lo único que permanece es el consumidor, y aunque cambian sus hábitos, sus conductas, sus opiniones, han de ser el centro de ese proceso de innovación.

Viendo la presentación de Understanding Lab, me planteo que quizás sí haya quien ve mas allá. Simplemente porque plantean cómo encontrar algún sentido a la innovación permanente, rebuscando en la naturaleza humana para determinar los drivers de conducta y quizás así discernir entre la evolución y la innovación.

La evolución es la sucesión de pasos alineados, y si uno es errado, el siguiente lo será más. Un sótano se incendia, el extintor estaba en el sótano, se quema el álbum de fotos familiar.  El pensamiento evolutivo llevaría a poner más extintores, fuera del sótano. El pensamiento innovador inventa la fotografía digital.

Su propuesta consiste en ayudar a las organizaciones a gestionar nuevas ideas en entornos complejos, a conjugar el pensamiento creativo, el diseño, la gestión sabiendo que la herramienta que debe hacer que ocurra es un cerebro humano y que sean así organizaciones humanas y no de procesos.

Leyendo su presentación me parece que dan respuestas a preguntas que ni sabía formular.  Tapan lagunas que descubres que tenías en el momento en que te dan las respuestas. Complicado de explicar.

El SenseMaking del que hablan, me parece imprescindible. Me tranquiliza pensar que haya personas cuestionándose el paso siguiente al paso siguiente, porque eso quiere decir que lo que nos rodea no es todo lo que hay… siguen pasando cosas y el pensamiento avanza a un ritmo distinto y superior a la inercia. Menos mal, porque cada vez que oigo hablar de innovación me parece una palabra más antigua. Y sobre todo, en el entorno empresarial.

En definitiva, con el respeto y admiración a todo lo que me viene grande, me encantaría ir a una de sus reuniones para disfrutar del vértigo de sentirme estúpido. Y que me cuenten el método para pensar más lejos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El club de las tecnologías obsoletas
Borrell: el nuevo viejo ‘hype’ de la política
Georgia: la seducción de la arquitectura soviética en descomposición
La muerte y el miedo también son cosas de niños
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Enrique, soy diseñador industrial y yo vivo en ese mundo avanzado 30″ del resto. Toda tu reflexión es el muro con el que me encuentro cada mañana en el trabajo. Mi manera de pensar y actuar en nuestro contexto se llama «design thinking» y no deja de ser una evaluación de la realidad desde un punto de vista diferente y una escala de valores orientada al usuario.
    En mi opinión el problema de la falsa «i» nace de la ignorancia de las empresas (como entes abstractos) que en el momento de formular un plan estratégico situan este objetivo más allá de la tercera posición, siendo siempre 1º ganar dinero y 2º ganar dienro.
    El estado tampoco ayuda en esto, he tenido la «suerte» de trabajar en proyectos de «innovación» que nacen como fruto de una subvención, lo que acota el alcance de la supuesta innovación a unos miles de Euros y empieza y acaba en los plazos definidos en esta ayuda.
    Como bien dices, La innovación no es un resultado, es un proceso eterno, o más bien una actitud vital que resume lo que significa la innovación. Ser o no ser, da igual en qué campo o actividad.
    Una empresa innovadora no siempre inventa cosas, lo que hace es mirarlas desde una perspectiva diferente y crea sus productos o servicios en función de ese ojo.
    Un ejemplo mágico puede ser Bang & Olufsen, hasta donde sé yo no han hecho grandes contribuciones innovadoras, salvo la de posicionarse exactamente donde quieren y lanzar productos singulares que responden su manera de ver el mundo, la empresa, el cliente, la distribución y el servicio… a una filosofía propia: a su Marca

  • Enrique, me gusta tu ladrillo, básicamente porque ayuda a construir algo en las mentes. La innovación está a años luz del 99,9% de las empresas porque antes deben incorporar otra «i» en su pensamiento y actitud: Imaginación. La mayoría de empresa no tienen imaginación. En parte es por eso que sus productos y servicios son poco diferenciados. Para innovar primero hay que imaginar, soñar, dibujar en el aire. El proceso de innovar consiste, a mi entender, en un proceso de transformación de lo irreal en algo real, útil, nuevo y factible como paso previo para iniciar un nuevo dibujo en el aire.
    Esto sí que ha sido un ladrillo 😉

  • Nike escucha a sus clientes corredores y les pone en el mercado gorros con un agujero para sacar la coleta y camisetas con dedo pulgar para secarse el sudor. Sí, menos mal que hay alguien interpretando los sueños por encima de la rutina.

  • Muy interesante tu artículo Enrique, aunque esto no es mucho decir porque siempre me lo parecen.

    A mí también me han entrado ganas de asistir a algún evento/seminario/loquesea de Understanding Lab. He buceado un poco por su web, y están abiertos a organizar cosas por aquí, ¿alguien se anima a traerlo?

    «SenseMaker Dialogs / Global is presently looking for additional event co-hosts in the following cities: Barcelona, Beijing, Copenhagen, Frankfurt, Hong Kong, London, Madrid, Milan, Mumbai, Paris, Singapore, Tokyo, Zurich. If your company is interested in co-hosting a SenseMaker Dialogs event in collaboration with Humantific send an email inquiry to programs (at) humantific (dot) com with “Co-Host Inquiry” as the subject.»

  • Hola Yorokobu y todos!

    Soy Elizabeth Pastor de Humantific (UnderstandingLab). Perdonad que conteste a este post con tantisimo retraso. Me lo ha enseñado Irene Gil y solo queria deciros que me encantaria venir a Madrid y organizar algo… sea una charla de SenseMaker Dialogs o un workshop. Solo hay que ver donde y como hacerlo realidad!

    Recuerdos de un Nueva York extremadamente caluroso,
    Elizabeth

    • Hola Elizabeth,
      te vimos en la semana de diseño icograda y la verdad es que nos gusto mucho tu presentación.
      Por supuesto contaremos contigo en caso de organizar algo de este tipo aquí en Madrid.

      Gracias!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies