10 de noviembre 2011    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: Marcas tipo Atlético de Madrid

10 de noviembre 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

Mi amigo Pablo es del Atlético de Madrid casi por una cuestión de programación genética. Le viene de familia esa vocación de sufrimiento y esa vida a la sombra de dos o tres grandes. Tan arraigada tiene su condición de no-líder que lo ha trasladado a su ecosistema cotidiano con las marcas.

Dice que en cualquier ámbito de la vida o sector pasa como en el fútbol, siempre hay uno o dos grandes líderes y luego una inmensa biosfera de segundas marcas que es donde realmente se encuentran actitudes genuinas. Para él esas son las marcas que realmente habría que apoyar a ganar la liga, para que el sistema sea más justo.

Para empezar, ha decidido votar a UPyD para dejarse de alternancias. Tiene una tele Sharp por pura coherencia con sus principios. Bebe cerveza Vol Damm porque no tiene canción del verano. Y en su casa el gin lemon se toma con Kas, nada de Fanta. Le acaba de poner unos neumáticos Firestone a su Mazda y desayuna con Campurrianas porque siempre vivieron a la sombra de María; y su atún es de conservas Ortiz sólo porque no es Calvo.

Es un buscador de marcas con ganas de cuota y que no vivan del efecto halo de triunfador. Imagina empresas sufridoras, sin grandes presupuestos de marketing que luchan por un hueco en el mercado a base de hacer las cosas con pasión y sin inercias. Marcas con hambre y que no hayan llegado a ser grandes.

Yo le contaba que si el Atlético ganara 3 ligas seguidas y la champions perdería su esencia. Pero él insistía en que no, que quien ha sufrido y luchado tanto acaba teniendo el miedo dentro y nunca se relaja.

Y yo me pregunto si tendrá razón. ¿No hay un efecto perverso en el éxito de las marcas? ¿Hasta qué punto el liderazgo es en sí mismo un problema? A partir de un momento uno empieza a defender listones más altos y exigencias mayores. No solo de negocio sino de percepción.

Uno empieza a sufrir enfermedades que nunca antes tuvo, como los ciclos de la comunicación, la saturación, la indefinición de posicionamiento y otras lindezas que a menudo acaban por ocurrirle a grandes marcas.

Estoy pensando en Vodafone, esa gran enseña, que pasa ahora por una especie de travesía del desierto de marca. O Citröen, que a pesar de ser durante tantos años un gigantesco anunciante no consigue que su marca se mencione de forma espontánea porque simplemente es parte del paisaje. Y como esas muchas otras que simplemente deben luchar contra su propio éxito para sobrevivir.

Como un acto programado y voluntario, ¿no sería quizás recomendable que algunas marcas pasaran un año en el infierno, para poder así renacer?

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

Mi amigo Pablo es del Atlético de Madrid casi por una cuestión de programación genética. Le viene de familia esa vocación de sufrimiento y esa vida a la sombra de dos o tres grandes. Tan arraigada tiene su condición de no-líder que lo ha trasladado a su ecosistema cotidiano con las marcas.

Dice que en cualquier ámbito de la vida o sector pasa como en el fútbol, siempre hay uno o dos grandes líderes y luego una inmensa biosfera de segundas marcas que es donde realmente se encuentran actitudes genuinas. Para él esas son las marcas que realmente habría que apoyar a ganar la liga, para que el sistema sea más justo.

Para empezar, ha decidido votar a UPyD para dejarse de alternancias. Tiene una tele Sharp por pura coherencia con sus principios. Bebe cerveza Vol Damm porque no tiene canción del verano. Y en su casa el gin lemon se toma con Kas, nada de Fanta. Le acaba de poner unos neumáticos Firestone a su Mazda y desayuna con Campurrianas porque siempre vivieron a la sombra de María; y su atún es de conservas Ortiz sólo porque no es Calvo.

Es un buscador de marcas con ganas de cuota y que no vivan del efecto halo de triunfador. Imagina empresas sufridoras, sin grandes presupuestos de marketing que luchan por un hueco en el mercado a base de hacer las cosas con pasión y sin inercias. Marcas con hambre y que no hayan llegado a ser grandes.

Yo le contaba que si el Atlético ganara 3 ligas seguidas y la champions perdería su esencia. Pero él insistía en que no, que quien ha sufrido y luchado tanto acaba teniendo el miedo dentro y nunca se relaja.

Y yo me pregunto si tendrá razón. ¿No hay un efecto perverso en el éxito de las marcas? ¿Hasta qué punto el liderazgo es en sí mismo un problema? A partir de un momento uno empieza a defender listones más altos y exigencias mayores. No solo de negocio sino de percepción.

Uno empieza a sufrir enfermedades que nunca antes tuvo, como los ciclos de la comunicación, la saturación, la indefinición de posicionamiento y otras lindezas que a menudo acaban por ocurrirle a grandes marcas.

Estoy pensando en Vodafone, esa gran enseña, que pasa ahora por una especie de travesía del desierto de marca. O Citröen, que a pesar de ser durante tantos años un gigantesco anunciante no consigue que su marca se mencione de forma espontánea porque simplemente es parte del paisaje. Y como esas muchas otras que simplemente deben luchar contra su propio éxito para sobrevivir.

Como un acto programado y voluntario, ¿no sería quizás recomendable que algunas marcas pasaran un año en el infierno, para poder así renacer?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Don Fisher: cuando bonito es más que un pez
Lecciones del apocalipsis
El truco del brazo peludo para distraer a clientes pesados
Un semáforo en la ducha para ahorrar agua
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Este anuncio de Avis es grandioso, y sus tres últimas líneas, para enmarcar.
    Comenta Enrique Tellechea en su artículo -que me ha gustado mucho- que si el Atleti ganase tres ligas seguidas y la Champions perdería su espíritu. Y yo sé cómo haceros ver que no a quienes no tenéis la suerte, como yo la tengo, de ser del Atleti. Porque además, y como muchos de vosotros, también soy español. ¿Os suena? Sí, amigos… ¡vosotros también sois sufridores! (vale, yo por partida doble). Una eurocopa y un mundial seguidos. Pero mientras gritáis que sois campeones del mundo os seguís sintiendo invitados a ese primer escalón del podio, pequeños, frágiles… viviendo un sueño que no os corresponde (aunque ya tocaba y os lo merecíais como el que más). Y por eso…
    ¡QUE VIVAN LAS MARCAS QUE ENARBOLAN LA BANDERA DEL HUMILDE! (y los partidos políticos menos grandes, y los nadadores africanos que baten récords de lentitud, y…)

  • Los atléticos somos así. Un poco rebeldillos (con mayor o menor gradación), pero tampoco mucho. Lo suficiente para poder quejarnos de todo y para rechazar el éxito conseguido sin esfuerzo.

  • Comentarios cerrados.