13 de febrero 2014    /   IDEAS
por
 

En el ojo ajeno: ¿Por qué cae mal Jorge Lorenzo?

13 de febrero 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Jorge Lorenzo habita el país que premia la simpatía y la espontaneidad de Rossi a pesar de ser el enemigo. El país que recurre al chiste en caso de conflicto. El país que le criticó cuando no quiso/pudo llevar la bandera española en el Circuit. El país en el que subimos al altar al Dioni y nos reímos del «trata de arrancarlo, Carlos».  Ese es el ecosistema.

¿Por qué nos cae mal Lorenzo? Porque no sabemos dónde ponerlo. Porque es tantas cosas que despista. Porque ha ido dando tumbos con su imagen personal y está siempre preocupado de parecer algo. No es auténtico.

La imagen de uno no se construye, en todo caso se pule. No se trata de pensar que las cosas pueden ser y parecer lo que uno quiere o le dicen. Se trata de que la gente sepa quién y cómo eres. Nada mas. Si no, cada nueva idea, cada campaña, es como pintar una pared con humedades.

A Jorge Lorenzo le falta espontaneidad. Cuando le oigo hablar, no dejo de tener siempre la misma sensación de que es alguien intentando sonar mas serio de lo que es. Y que otras veces lo intenta compensar con gestos de showman o anunciando Ketchup. Alguien que no deja de buscar referentes.

Y no hablo de ser simpático. Miremos fuera. Por mucho que se construya en torno a la figura de una persona, Roger Federer no puede dejar de ser Roger Federer inside… Ese tipo serio con los ojos mas juntos que los eslabones de una cadena,  pero que nos sigue maravillando.

Son demasiadas horas de exposición, demasiadas oportunidades para conocer el verdadero yo.  Por eso no era lo mismo Induráin que Perico y por eso tampoco no son lo mismo Pedrosa ni Márquez.

Los disfraces no sirven; la gente lee los gestos, la sonrisa, la mirada, el carisma, las reacciones, las manifestaciones publicas, las fotos que ve….y enseguida sabe cuándo un abrazo es fingido, un comentario forzado y una sonrisa vacía.

Después de años de indefinición, y gestos, ya llueve sobre mojado. El problema no es ver la casa de Jorge Lorenzo llena de bellezones al sol, es que Jorge Lorenzo no nos ha mostrado en estos años quién es.

El caso es que da rabia que tengamos un Campeón del Mundo sin marketing en un deporte que es 100% marketing. Querido Jorge, llámame, soy tu hombre. He lidiado durante años con toda suerte de deportistas galácticos, marcas y percepciones. Soy tu Jerry McGuire.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Jorge Lorenzo habita el país que premia la simpatía y la espontaneidad de Rossi a pesar de ser el enemigo. El país que recurre al chiste en caso de conflicto. El país que le criticó cuando no quiso/pudo llevar la bandera española en el Circuit. El país en el que subimos al altar al Dioni y nos reímos del «trata de arrancarlo, Carlos».  Ese es el ecosistema.

¿Por qué nos cae mal Lorenzo? Porque no sabemos dónde ponerlo. Porque es tantas cosas que despista. Porque ha ido dando tumbos con su imagen personal y está siempre preocupado de parecer algo. No es auténtico.

La imagen de uno no se construye, en todo caso se pule. No se trata de pensar que las cosas pueden ser y parecer lo que uno quiere o le dicen. Se trata de que la gente sepa quién y cómo eres. Nada mas. Si no, cada nueva idea, cada campaña, es como pintar una pared con humedades.

A Jorge Lorenzo le falta espontaneidad. Cuando le oigo hablar, no dejo de tener siempre la misma sensación de que es alguien intentando sonar mas serio de lo que es. Y que otras veces lo intenta compensar con gestos de showman o anunciando Ketchup. Alguien que no deja de buscar referentes.

Y no hablo de ser simpático. Miremos fuera. Por mucho que se construya en torno a la figura de una persona, Roger Federer no puede dejar de ser Roger Federer inside… Ese tipo serio con los ojos mas juntos que los eslabones de una cadena,  pero que nos sigue maravillando.

Son demasiadas horas de exposición, demasiadas oportunidades para conocer el verdadero yo.  Por eso no era lo mismo Induráin que Perico y por eso tampoco no son lo mismo Pedrosa ni Márquez.

Los disfraces no sirven; la gente lee los gestos, la sonrisa, la mirada, el carisma, las reacciones, las manifestaciones publicas, las fotos que ve….y enseguida sabe cuándo un abrazo es fingido, un comentario forzado y una sonrisa vacía.

Después de años de indefinición, y gestos, ya llueve sobre mojado. El problema no es ver la casa de Jorge Lorenzo llena de bellezones al sol, es que Jorge Lorenzo no nos ha mostrado en estos años quién es.

El caso es que da rabia que tengamos un Campeón del Mundo sin marketing en un deporte que es 100% marketing. Querido Jorge, llámame, soy tu hombre. He lidiado durante años con toda suerte de deportistas galácticos, marcas y percepciones. Soy tu Jerry McGuire.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Política galáctica para el mundo real
La viralidad no basta en política: a los laboristas les salió bien el plan, pero fracasaron estrepitosamente
Ni se te ocurra hacer otro selfi
La casa-protesta del gitano Enrique
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 30
  • El otro día vi Rush, muy guapa by the way, y Lorenzo me parece una especie de Lauda queriendo ser Hunt.

  • Quiere ser Rossi, Guardiola, Michael Knight y el niño de la comunión together. Y no

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo!!! El tema es que quiere transmitir alguien que no es… esta mal asesorado…

  • Estamos acostumbrados a campeones que ganan sin hacer demasiado ruido, como Indurain, o Nadal, gente que casi pide perdón por ser tan bueno, y Lorenzo ya chuleaba antes de ganar nada. Copiando celebraciones chorras, cuando eso ya lo había inventado Rossi, tampoco le ha ayudado.

  • Jorge es un Mega Crack con un Talento insano una moral que muchos quisieran y una tencidad a prueba de mediocres. Que sea lo que le de la gana de ser, se lo ha ganado. Ovejitas abstenerse.

  • El problema d Lorenzo, es que es y sera niño pijo que trata de aparentar yoquesé. El papel que le pegaría bien es el de Mourinho, maleducado engreído pero ganador. Enorme artículo!

  • País de envidias…anda q un italiano iba a insultar a Rossi x muchas payasadas q hiciera…penita más grande

  • Sois la leche! Basta con que alguien abra la tapa para que montéis un manteo. Dejad a Lorenzo en paz, esto trata de ayudarle no de apalearle, apoyo en todo a Enrique, es más, si aguantase más de 2 minutos corriendo me pondría en sus manos…
    Enrique, con el hola ya me tenías;)

  • Enhorabuena Enrique. Lo has clavado una vez más.
    El día que sea rico te contrato como coach, personal trainer, asesor de imagen, portavoz y guardaespaldas.

  • Si soy bueno en lo que hago, me pagan bien por ello y tengo confianza en mí mismo, me resbala a quién le caigo de qué manera. Yo a lo mío y punto.

    • Bueno claro que entiendo lo que dices…pero igual no es tan sencillo. El deporte, este deporte, es 100% marketing. Muchos de las ingresos de un equipo vienen por la publicidad, o su capacidad de ser un buen soporte para un patrocinador.

      Así que cualquier deportista profesional debe, como mínimo, mirarse a si mismo como un buen producto porque en su negocio es importante. No es imprescindible. pero si recomendable. Porque no siempre van a acompañar los resultados, y la carrera es larga….

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad