24 de junio 2010    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: ¿Por qué uno no puede hacerse cosquillas a sí mismo?

24 de junio 2010    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

risks

Qué pena! Con lo divertido que es… Está claro que no es la típica pregunta que uno se hace a sí mismo y mucho menos se la contesta.

De qué iba yo hoy a saber que el cerebelo envía a la corteza somatosensitiva la información de dónde pretendemos hacernos cosquillas, anulando la situación de vulnerabilidad que las provoca. Ni que la doctora Sara-Jayne Blakemore, (cuyo nombre olvidaré de inmediato) lo demostró hace tan sólo 12 años.

Esta es solo una de las miles de preguntas geniales que se hace un tal Robert Mathews en su libro ‘¿Por qué la araña no se queda pegada a la tela?’.

¿Y todo este rollo a qué viene? Pues he llegado hasta aquí tras una conversación casual de hace unos días:

Me contaba un amigo Dir en Marketing de una gran marca española, algo que de una u otra manera todos los que trabajamos en marketing o comunicación hemos vivido alguna vez: “ A mi presidente le encantan las campañas de Audi, de Apple, de Nike y Adidas, de Ikea, le parecen valientes, estéticas, con mensaje, que marcan tendencia, es publicidad que la gente quiere ver, que disfruta y que vende, ¡qué mas da lo que hayan costado si son rentables!…¿Por qué no hacemos nosotros cosas así?…(esa pregunta que tanto escuece)… Y cuando yo le presento campañas con mensajes laterales, inteligentes, creativos, ejercicios estéticos, de autor, con historia…ni se lo plantean, quieren producto y precio”.

“Amigo – le contesté – esa es la gran encrucijada. Uno puede sorprenderse de lo ajeno, pero no de lo propio. Nadie se ve en la piel de dar el OK a algo arriesgado, o distinto a lo seguro, si las habichuelas son suyas. Cuando sabes de antemano los números, los objetivos y cuál es el producto de la campaña, nada de lo que te presenten te puede sorprender tanto como la primera vez que ves un anuncio ajeno, sin saber qué esperar, sin que te vaya nada en ello, sin leer la intrahistoria, sin pensar en si gustará o no al mercado y a tus accionistas, sin reservas… Por eso cuando presentas internamente una campaña no la sienten, la valoran, porque nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo”.

Así lo sentencié y estuve sembrao, ¿o no? (de ahí investigué el tema de las cosquillitas y el rollo introductorio).

Crear una de esas grandes campañas, las que generan esa rara unanimidad, no suele ser sólo por una genialidad o una ocurrencia, sino el resultado de un proceso bastante amargo.

La propia agencia seguro que descarta algunas ideas antes de presentar. El cliente no lo entenderá. Si se envalentona y la presenta, el cliente, ilusionado por dentro, muestra indiferencia porque aunque le guste, sabe que le costará convencer arriba. Y aún consiguiéndolo, habrá que pasar la prueba de la red de opinadores espontáneos (gente que pasaba por allí) que de cuando en cuando lanzan un misil tipo “no lo entiendo” o un “¿de verdad vais a sacar esa campaña?”

Para mí que los genios modernos ya no son los que tienen grandes ideas sino los que consiguen que se lleven a cabo, porque saben que nadie puede hacerse cosquillas a si mismo. Y la publicidad, o hace cosquillas o es como cuando te cuentan un chiste que ya te sabes.

risks

Qué pena! Con lo divertido que es… Está claro que no es la típica pregunta que uno se hace a sí mismo y mucho menos se la contesta.

De qué iba yo hoy a saber que el cerebelo envía a la corteza somatosensitiva la información de dónde pretendemos hacernos cosquillas, anulando la situación de vulnerabilidad que las provoca. Ni que la doctora Sara-Jayne Blakemore, (cuyo nombre olvidaré de inmediato) lo demostró hace tan sólo 12 años.

Esta es solo una de las miles de preguntas geniales que se hace un tal Robert Mathews en su libro ‘¿Por qué la araña no se queda pegada a la tela?’.

¿Y todo este rollo a qué viene? Pues he llegado hasta aquí tras una conversación casual de hace unos días:

Me contaba un amigo Dir en Marketing de una gran marca española, algo que de una u otra manera todos los que trabajamos en marketing o comunicación hemos vivido alguna vez: “ A mi presidente le encantan las campañas de Audi, de Apple, de Nike y Adidas, de Ikea, le parecen valientes, estéticas, con mensaje, que marcan tendencia, es publicidad que la gente quiere ver, que disfruta y que vende, ¡qué mas da lo que hayan costado si son rentables!…¿Por qué no hacemos nosotros cosas así?…(esa pregunta que tanto escuece)… Y cuando yo le presento campañas con mensajes laterales, inteligentes, creativos, ejercicios estéticos, de autor, con historia…ni se lo plantean, quieren producto y precio”.

“Amigo – le contesté – esa es la gran encrucijada. Uno puede sorprenderse de lo ajeno, pero no de lo propio. Nadie se ve en la piel de dar el OK a algo arriesgado, o distinto a lo seguro, si las habichuelas son suyas. Cuando sabes de antemano los números, los objetivos y cuál es el producto de la campaña, nada de lo que te presenten te puede sorprender tanto como la primera vez que ves un anuncio ajeno, sin saber qué esperar, sin que te vaya nada en ello, sin leer la intrahistoria, sin pensar en si gustará o no al mercado y a tus accionistas, sin reservas… Por eso cuando presentas internamente una campaña no la sienten, la valoran, porque nadie puede hacerse cosquillas a sí mismo”.

Así lo sentencié y estuve sembrao, ¿o no? (de ahí investigué el tema de las cosquillitas y el rollo introductorio).

Crear una de esas grandes campañas, las que generan esa rara unanimidad, no suele ser sólo por una genialidad o una ocurrencia, sino el resultado de un proceso bastante amargo.

La propia agencia seguro que descarta algunas ideas antes de presentar. El cliente no lo entenderá. Si se envalentona y la presenta, el cliente, ilusionado por dentro, muestra indiferencia porque aunque le guste, sabe que le costará convencer arriba. Y aún consiguiéndolo, habrá que pasar la prueba de la red de opinadores espontáneos (gente que pasaba por allí) que de cuando en cuando lanzan un misil tipo “no lo entiendo” o un “¿de verdad vais a sacar esa campaña?”

Para mí que los genios modernos ya no son los que tienen grandes ideas sino los que consiguen que se lleven a cabo, porque saben que nadie puede hacerse cosquillas a si mismo. Y la publicidad, o hace cosquillas o es como cuando te cuentan un chiste que ya te sabes.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Refugiada’, una historia del dolor de los refugiados contada en azul
Las bici-oficinas y bici-tiendas de la India
Cómo eran las comunas en España
‘Pequeños grandes gestos’: libros sobre valores éticos para niños
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
  • Cuanta razón tienes,
    No lo entiendo, ven los resultados en otras marcas pero a la hora de apostar en su propio campo…
    Yo creo que es más arriesgado no arriesgar hoy en día que intentar hacer algo diferente…

  • gran reflexión y gran verdad, lo de lo demás siempre tiende a ser más genial que lo propio
    especialmente cuanto más arriba está tu cargo

  • En mi experiencia profesional me ha ocurrido alguna vez el perder un proyecto en favor de otro competidor por la firma. Esto es como lo de los cantantes de los 60, estoy esperando «LA OPORTUNIDAD» para que esto cambie.

    En cuanto ideas brillantes…a veces y sólo a veces, una entre un millón, por motivos inexplicables (y muchísimo trabajo) te conviertes en uno de «los otros». Mola!

  • Si las agencias queremos sorprender al cliente, luego a su publico, hay que empezar por sorprendernos a nosotros mismos. La rutina ahoga y mata muchas ideas.
    Si la agencia vive solidez, será comprada por eso. Pero cuando la agencia vive y respira innovación todos los días es más facil de vender creatividades arriesgadas.
    Ser es mejor que decir que eres.

    • el comentario de abajo era para ti..pero como siempre, pienso, pero no miro lo que hago…
      Enrique, un servidor..

  • y cuando llega al cliente el proceso debe seguir.. es mejor defender lo que crees que va a funcionar que lo que crees que te van a aprobar.

    buen fin de semana y gracias por el comentario.

  • Lamentablemente, no solo ocurre en publicidad. En editorial también, te lo digo por propia experiencia. Al menos en mi curro de ahora me dejan sacar el conejo de la chistera de vez en cuando, pero donde se ponga un jefe sin cosquillas, que se quiten las ideas.

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad