17 de noviembre 2011    /   IDEAS
por
 

En el Ojo Ajeno: “Seiuachuguont”

17 de noviembre 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Su método es sencillo: Se trata de una nueva forma de aprender inglés a partir de las canciones de toda la vida. El alumno repite las canciones tal como le suenan y la labor del profesor es ir aterrizando ese gazpacho en palabras y construcciones gramaticales que el alumno acaba entendiendo.

Queremos desdramatizar el aprendizaje. Eliminar el factor miedo. -Dicen sus responsables- Es curioso pero sabemos que a la gente le da menos vergüenza cantar en inglés que hablar en inglés. Primero solemos quitar los Yeah Yeah! y los Baby Baby!…y apartar la paja del trigo. Luego buscamos el argumento de la canción y con el alumno acabamos reconstruyendo el estribillo. Y solo al final miramos las letras en Internet.

Es un sistema muy intuitivo y que sobretodo evita el rechazo habitual de los métodos tradicionales. En realidad está basado en el método de lectura que se enseña en algunos países, que consiste en que el niño reconozca la forma de la palabra más que su composición en letras…En nuestro caso el alumno parte de un concepto en bruto, que es su propia pronunciación, el clásico “seiuachuguont” y acaba entendiendo que significa “Say what you want”. La escritura es solo un estadio de la comunicación, pero suele ser el que más frenos genera.

El efecto inmediato suele ser que el alumno empiece a tener conversaciones a base de construcciones mecánicas y aprendidas. Conoce su significado general aunque no las palabras por separado. Es decir, cuando le preguntan: what’s your name? El alumno puede pensar mecánicamente: My name is Luca, and I live on the second floor… pero con el tempo acaba deconstruyendo las frases y usando solo aquellas partes que necesita.

Is your wife working now? She works hard for the money… Is the mountain very high? Ain´t no mountain high enough… Who won the football match yesterday? We are the champions my friend…

El examen final consiste en construir una conversación completa con letras de canciones. Porque no nos engañemos, casi cualquier cosa que uno quiera decir ya existe en el estribillo de alguna canción. Internet nos permite además acceder en tiempo real a cualquier contenido musical. Las clases se componen con dos criterios: nivel de inglés y gustos musicales.

La academia Pitinglish pertenece al grupo EduCaduca, que aboga por metodos educativos intuitivos y de aprendizaje natural; sin las trabas de los formatos tradicionales de educación en los que predomina la teoría y la metodología antes que el uso intuitivo. Otras de sus iniciativas recientes son los cursos ‘Tocar música de oído’ y ‘aprende cocina metiendo el dedo en la salsa’.

Nota importante: en fin, esta noticia al estilo de El Mundo Today, evidentemente es falsa. Pero es un regalo para algún emprendedor buscando ideas. Yo no me atrevo a ponerlo en marcha, pero en esencia es así como yo aprendí inglés (y seguro que miles de españoles). Digo yo que algún valor tendrá.

En el fondo quería reflexionar sobre cómo se están comercializando cursos de inglés a mansalva porque “Money makes the world go round…the world go round… the world go round…”. Nombres de prestigio, precios agresivos, sistemas revolucionarios… El idioma es siempre el mismo, pero parece como si cada nuevo método invalidara todos los anteriores, así que aquí dejo yo el mío propio. Y modestamente hablo inglés como el mismo Sting, like an English man in New York.

Foto: US Army Wikimedia Commons

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Su método es sencillo: Se trata de una nueva forma de aprender inglés a partir de las canciones de toda la vida. El alumno repite las canciones tal como le suenan y la labor del profesor es ir aterrizando ese gazpacho en palabras y construcciones gramaticales que el alumno acaba entendiendo.

Queremos desdramatizar el aprendizaje. Eliminar el factor miedo. -Dicen sus responsables- Es curioso pero sabemos que a la gente le da menos vergüenza cantar en inglés que hablar en inglés. Primero solemos quitar los Yeah Yeah! y los Baby Baby!…y apartar la paja del trigo. Luego buscamos el argumento de la canción y con el alumno acabamos reconstruyendo el estribillo. Y solo al final miramos las letras en Internet.

Es un sistema muy intuitivo y que sobretodo evita el rechazo habitual de los métodos tradicionales. En realidad está basado en el método de lectura que se enseña en algunos países, que consiste en que el niño reconozca la forma de la palabra más que su composición en letras…En nuestro caso el alumno parte de un concepto en bruto, que es su propia pronunciación, el clásico “seiuachuguont” y acaba entendiendo que significa “Say what you want”. La escritura es solo un estadio de la comunicación, pero suele ser el que más frenos genera.

El efecto inmediato suele ser que el alumno empiece a tener conversaciones a base de construcciones mecánicas y aprendidas. Conoce su significado general aunque no las palabras por separado. Es decir, cuando le preguntan: what’s your name? El alumno puede pensar mecánicamente: My name is Luca, and I live on the second floor… pero con el tempo acaba deconstruyendo las frases y usando solo aquellas partes que necesita.

Is your wife working now? She works hard for the money… Is the mountain very high? Ain´t no mountain high enough… Who won the football match yesterday? We are the champions my friend…

El examen final consiste en construir una conversación completa con letras de canciones. Porque no nos engañemos, casi cualquier cosa que uno quiera decir ya existe en el estribillo de alguna canción. Internet nos permite además acceder en tiempo real a cualquier contenido musical. Las clases se componen con dos criterios: nivel de inglés y gustos musicales.

La academia Pitinglish pertenece al grupo EduCaduca, que aboga por metodos educativos intuitivos y de aprendizaje natural; sin las trabas de los formatos tradicionales de educación en los que predomina la teoría y la metodología antes que el uso intuitivo. Otras de sus iniciativas recientes son los cursos ‘Tocar música de oído’ y ‘aprende cocina metiendo el dedo en la salsa’.

Nota importante: en fin, esta noticia al estilo de El Mundo Today, evidentemente es falsa. Pero es un regalo para algún emprendedor buscando ideas. Yo no me atrevo a ponerlo en marcha, pero en esencia es así como yo aprendí inglés (y seguro que miles de españoles). Digo yo que algún valor tendrá.

En el fondo quería reflexionar sobre cómo se están comercializando cursos de inglés a mansalva porque “Money makes the world go round…the world go round… the world go round…”. Nombres de prestigio, precios agresivos, sistemas revolucionarios… El idioma es siempre el mismo, pero parece como si cada nuevo método invalidara todos los anteriores, así que aquí dejo yo el mío propio. Y modestamente hablo inglés como el mismo Sting, like an English man in New York.

Foto: US Army Wikimedia Commons

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El orgulloso clan de los Pronombres Demostrativos
Fiktion o de la literatura alternativa en teleprompter
La soltería poco habitual de los signos de exclamación e interrogación
Una vida interesante
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • En Penny Lane hay un barbero que muestra fotos de cada cabeza que ha tenido en placer de conocer… y nunca lleva abrigo cuando diluvia, muy extraño…
    cosas que aprendí y hasta hoy nunca había podido escribir…inglis-pitinglis

  • En las letras de 3 ” elepés” de ABBA , se condensa toda la lengua inglesa que puede necesitar y usar un adulto en una conversación normal. Mucho mejor que ” el inglés en 1.000 palabras” . Sí alguien se atreve con la idea , yo me apunto…Qué tal ” la letra con música entra” como eslogan para la campaña??

  • Comentarios cerrados.