fbpx
25 de marzo 2010    /   IDEAS
por
 

En el ojo ajeno: Soy un tonto impresionable

25 de marzo 2010    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

recurso

Si hace poco hablaba del turismo a lo Paco Martínez Soria, esta vez me he sentido un poco como él. Después de una semana de trabajo en Los Ángeles, para un tonto impresionable como yo, sólo se puede explicar diciendo que “ha sido toda una jodida experiencia”. (sorry).

Estuve hace un par de años, pero me limite a buscar las diferencias, a ser yo mismo, pero allí. Esta vez, a modo de experimento, he querido ser uno de ellos al 100%. He chillado UHUHUH!! cada vez que algo me impresionaba, he comido hamburguesas como un cetáceo, he apabullado a los bolos a quien se me ha puesto por delante, he chocado palmas con mis amigos a cada broma, he corrido al atardecer por las playas de Santa Mónica, he tenido la sensación de que todo era un jodido escenario.

Me he vestido de Nike y de Abercrombie & Fitch de arriba abajo. He estado en la zona de los Simpsons en los ESTUDIOS UNIVERSAL, he comido las palomitas más grasientas del planeta, he aplaudido un discurso de Obama en la tele, y he jugado a llamarme Henry… Pelín de vergüenza ajena al principio, pero al poco ya era casi irreconocible…

Siendo un poquito más reflexivo, llego a una conclusión son jodidamente buenos en la puesta en escena. En todo lo que hacen. Desde la teatralidad de la policía de aduanas al saludo obligatorio cuando entras en una tienda o el atraco de las propinas. Todo tiene un poso de forzado pero a la vez creíble. Hablan con entusiasmo de cualquier cosa, son inmunes al ridículo y llevan como grabados a fuego un montón de principios éticos que vete tu a saber si cumplen o no.

Y todo eso trasladado al mundo del marketing les convierte en el país de los rótulos, de la publicidad, del exceso de color, de los gestos y la sobreactuación, de la sobrecarga comercial…y aun así son referencia en tantas cosas.

Pero tanta efervescencia al final se acaba, y aunque soy un tonto impresionable, hoy tengo un poco de resaca de consumismo, de la devoción por las marcas y del exceso de oferta. Es un mercado que venera por igual una bebida, como unos estudios de cine o a su bandera nacional. Tanto entusiasmo, tanto ruido. Quizás hayan llegado al punto de saturación, ¿Es posible el agotamiento general del mercado?

Todo esto porque me quedo con la sensación de que están en la fase siguiente, la fase USA 2.0, son un montón de americanos imitando a los americanos. Son los personajes de sí mismos y cada vez más convencidos de su modelo; y la cosa sigue y sigue evolucionando. Hay publicidad y fogosidad hasta en la sopa.

Así que después de experimento me reafirmo en algo que suelo decir últimamente muy a menudo: el mejor destino para un buen viaje siempre es el punto de partida, volver a casa.

recurso

Si hace poco hablaba del turismo a lo Paco Martínez Soria, esta vez me he sentido un poco como él. Después de una semana de trabajo en Los Ángeles, para un tonto impresionable como yo, sólo se puede explicar diciendo que “ha sido toda una jodida experiencia”. (sorry).

Estuve hace un par de años, pero me limite a buscar las diferencias, a ser yo mismo, pero allí. Esta vez, a modo de experimento, he querido ser uno de ellos al 100%. He chillado UHUHUH!! cada vez que algo me impresionaba, he comido hamburguesas como un cetáceo, he apabullado a los bolos a quien se me ha puesto por delante, he chocado palmas con mis amigos a cada broma, he corrido al atardecer por las playas de Santa Mónica, he tenido la sensación de que todo era un jodido escenario.

Me he vestido de Nike y de Abercrombie & Fitch de arriba abajo. He estado en la zona de los Simpsons en los ESTUDIOS UNIVERSAL, he comido las palomitas más grasientas del planeta, he aplaudido un discurso de Obama en la tele, y he jugado a llamarme Henry… Pelín de vergüenza ajena al principio, pero al poco ya era casi irreconocible…

Siendo un poquito más reflexivo, llego a una conclusión son jodidamente buenos en la puesta en escena. En todo lo que hacen. Desde la teatralidad de la policía de aduanas al saludo obligatorio cuando entras en una tienda o el atraco de las propinas. Todo tiene un poso de forzado pero a la vez creíble. Hablan con entusiasmo de cualquier cosa, son inmunes al ridículo y llevan como grabados a fuego un montón de principios éticos que vete tu a saber si cumplen o no.

Y todo eso trasladado al mundo del marketing les convierte en el país de los rótulos, de la publicidad, del exceso de color, de los gestos y la sobreactuación, de la sobrecarga comercial…y aun así son referencia en tantas cosas.

Pero tanta efervescencia al final se acaba, y aunque soy un tonto impresionable, hoy tengo un poco de resaca de consumismo, de la devoción por las marcas y del exceso de oferta. Es un mercado que venera por igual una bebida, como unos estudios de cine o a su bandera nacional. Tanto entusiasmo, tanto ruido. Quizás hayan llegado al punto de saturación, ¿Es posible el agotamiento general del mercado?

Todo esto porque me quedo con la sensación de que están en la fase siguiente, la fase USA 2.0, son un montón de americanos imitando a los americanos. Son los personajes de sí mismos y cada vez más convencidos de su modelo; y la cosa sigue y sigue evolucionando. Hay publicidad y fogosidad hasta en la sopa.

Así que después de experimento me reafirmo en algo que suelo decir últimamente muy a menudo: el mejor destino para un buen viaje siempre es el punto de partida, volver a casa.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Poco ‘willkommen’ en Alemania
Tinder en el pueblo: ¿es fácil ligar por una app en el entorno rural?
¿Quién decide lo que se considera cívico?
Cuando nos hicieron creer que fumar era feminista
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Hoy vuelvo del experimento opuesto, Estambul, una semana. Igual de atractivo y grotesco a la vez. Ellos también saben lo que hacen, pero en plan caótico, sin ningún orden, ningún principio moral, pero todos juegan el mismo juego. La marca Istanbul, el marketing son ellos mismos y el producto: el buen rollo y cualquier cosa que os podáis imaginar, eso sí de colores.
    Yo allí era Luis Carlos, de Segovia. Eso de entrada les desconcierta, pero aplican un «reset» y cambian el discurso hasta dar con tu sonrisa. Creo haber oído antes la definición «markenting de guerrilla», con todos mis respetos a aquellos que lo practican, sugiero que se den una vuelta por el centro de Estambul y aprendan lo que es bueno: es (y perdón por la expresión) «la puta guerra». ¿competencia?, qué es eso?, todo es según el ojo con que se mira… y a estos ojos no les faltan.
    Supongo que todos me han engañado, pero vuelvo contentísimo por haber regateado hasta por 0,5€, brutal.
    Desde Barcelona, Istanbul Market Research, Toda una lección!

  • Solo tres apuntes:
    1. No te lo quise decir pero las hiper palomitas han hecho estragos en tu estilizado perfil de runner
    2. No me extraña que fliparas, llevando ese compañero de viaje (cabezón de foto mediante) 🙂
    3. Sí, Dorothy, no hay nada como volver a Kansas por el camino de baldosas amarillas…

  • Henry, te superas a tí mismo! Excelente retrato de lo que siente un españolito cuando llega a ese super país! (te ha faltado mencionar a los gordos XXXXXXXL!!! , ¿cómo lo harán?!!)

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *