11 de junio 2013    /   BUSINESS
por
 

En el Ojo Ajeno: Y dale con el emprendedor….

11 de junio 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es una de esas palabras que de tanto referirlas se van convirtiendo en algo que no son. Van adornándose y cargándose de significados. Hoy un emprendedor es una especie de pionero, creativo, gestor, ciberentusiasta, ajeno al sistema, carismático, visionario, joven, exdirectivo, que construye algo a partir de una anécdota y que luego vende.
Cyborg 1: – «Voy a abrir una boutique del pan, soy un emprendedor”.
Cyborg 2: – Error. Eres un comerciante, un panadero.
Cyborg 1: – ¿Entonces tampoco soy un entrepreneur?
Cyborg 2: – Que no. No tienes una app de nombre simpático. No vendes por internet, no eres joven y no venderás la empresa. Eres un comerciante. Pero créeme, es mejor que seas consciente de que eres un comerciante.
Cyborg 1: – Pues tengo una web y un facebook… ¿soy una start-up?
Cyborg 2: – Y dale. Tampoco. Tú vendes pan, no fans. Ponerle el apellido de emprendedor no te da ningún superpoder, ni estarás avalado o respaldado por ningún business angel, ni habrá un ojeador de un fondo de capital riesgo atento a tu evolución. Abrir un negocio no es guay, ni fancy. No hay una red de seguridad para ‘emprendedores’. No es un club ni una categoría cool. Si quieres sentirte como parte de una estirpe, ser uno de esos de los que se habla en los telediarios, mejor apúntate a un reality… pero la harina, el horno, el crédito y los seguros sociales los pagarás tú, no tus fans.
Cyborg 1:Eres un triste. Con gente como tú no saldremos de la crisis… Hay que tener ideas, iniciativa, ilusión, pensar en el futuro y no en el presente.

Cyborg 2:Igual con gente como yo no habría crisis. Porque aprendemos del pasado, no del futuro. Ilusión viene de iluso.

Cyborg 1:Cenizo.

Cyborg 2: Tú sigue pensando en salir en la tele y se te quemará el pan.

Es una de esas palabras que de tanto referirlas se van convirtiendo en algo que no son. Van adornándose y cargándose de significados. Hoy un emprendedor es una especie de pionero, creativo, gestor, ciberentusiasta, ajeno al sistema, carismático, visionario, joven, exdirectivo, que construye algo a partir de una anécdota y que luego vende.
Cyborg 1: – «Voy a abrir una boutique del pan, soy un emprendedor”.
Cyborg 2: – Error. Eres un comerciante, un panadero.
Cyborg 1: – ¿Entonces tampoco soy un entrepreneur?
Cyborg 2: – Que no. No tienes una app de nombre simpático. No vendes por internet, no eres joven y no venderás la empresa. Eres un comerciante. Pero créeme, es mejor que seas consciente de que eres un comerciante.
Cyborg 1: – Pues tengo una web y un facebook… ¿soy una start-up?
Cyborg 2: – Y dale. Tampoco. Tú vendes pan, no fans. Ponerle el apellido de emprendedor no te da ningún superpoder, ni estarás avalado o respaldado por ningún business angel, ni habrá un ojeador de un fondo de capital riesgo atento a tu evolución. Abrir un negocio no es guay, ni fancy. No hay una red de seguridad para ‘emprendedores’. No es un club ni una categoría cool. Si quieres sentirte como parte de una estirpe, ser uno de esos de los que se habla en los telediarios, mejor apúntate a un reality… pero la harina, el horno, el crédito y los seguros sociales los pagarás tú, no tus fans.
Cyborg 1:Eres un triste. Con gente como tú no saldremos de la crisis… Hay que tener ideas, iniciativa, ilusión, pensar en el futuro y no en el presente.

Cyborg 2:Igual con gente como yo no habría crisis. Porque aprendemos del pasado, no del futuro. Ilusión viene de iluso.

Cyborg 1:Cenizo.

Cyborg 2: Tú sigue pensando en salir en la tele y se te quemará el pan.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tu proyecto digital, a cuatro patas
Un videojuego en el rocódromo
Los cines no ganan dinero con las películas, lo ganan con las palomitas
El mejor libro de cocina del mundo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 20
  • Si mal no recuerdo «entrepreneur» es sencillamente «empresario», pero parece ser que estamos en una vorágine de cambia sentidos o significados por la cual no hay crisis si no que se trata de no crecimiento y suma y sigue en apartados populares: old school – ochentero, DIY – bricolage, Craft – manualidades, vintage – viejo y de segunda mano, y un larguísimo etc que parece que hace más «cool» el concepto a vender.
    En fín pilarín … es lo que hay ! 😉

  • No estoy de acuerdo. Cualquier persona que inicie un negocio y se cree su propio trabajo es emprendedor. Porque emprender es comenzar algo. Puede que una pandaería no sea tan «guay» como una star-up inútil. Pero aquel que le apetezca montar una panadería, será emprendedor. Digan lo que digan.

    • Claro que es un emprendedor….y un valiente y tiene todo el mérito…
      En realidad mi crítica era contra esa especie de afición a poner de moda un término y darle una entidad especial. «emprendedor»… como si fuera un aliciente en sí mismo… un sello…

  • En nuestra minipyme siempre que leemos la palabra innovación automáticamente nos empapamos de su contenido, puesto que pensamos que siempre hay algo respecto al tema que se nos escapa, ya que por mucho que nos actualicemos e «innovemos» siempre nos autoconvencemos que de ya llegarán los frutos, porque lo que sí llegan son las facturas del negocio.
    En fin, a pesar que en en posicionamiento SEO no andamos mal en nuestra localidad, siempre pensamos que no hay nada mejor que el posicionamiento SELO, tú díSELO a tu primo y que corra la voz!.
    Saludos.

  • Gracias Enrique por liberarme al fin de todas esas etiquetas. Aunque muchos me querían hacer creer otra cosa, yo siempre he sabido que soy un tendero, del siglo XXI, pero tendero. Botiguer para los bilingües 🙂

  • Me gusta este artículo. De hecho estoy preparando un blog sobre este tema, porque estoy harta de que se hable de emprendedores sólo a aquellos que tienen muchísimo dinero, ya se apropio o business angel, que tiene enchufe, que se codean siempre con los mismos inversores y que sólo montan un negocio para venderlo. Pues no, para mí emprendedor es aquel que empieza algo desde cero, él solo (o con socio) y que de la nada con un montón de esfuerzo levanta un negocio, sea el que sea, panadero, librero o cafetería. Hoy en día cuesta mucho «mantenerlo», ésa es la clave. He dado un par de charlas en Barcelona Activa sobre mi experiencia empresarial y siempre digo que para mí tienen muchísimo más mérito esta gente que aquellos que montan multinacionales con el dinero de otros y revenden su negocio.Ánimo EMPRENDEDORES de a pie. Yes, we can . Laura (www.salirenfamilia.com)

  • Me gusta este artículo. De hecho estoy preparando un blog sobre este tema, porque estoy harta de que se hable de emprendedores sólo a aquellos que tienen muchísimo dinero, ya se apropio o business angel, que tiene enchufe, que se codean siempre con los mismos inversores y que sólo montan un negocio para venderlo. Pues no, para mí emprendedor es aquel que empieza algo desde cero, él solo (o con socio) y que de la nada con un montón de esfuerzo levanta un negocio, sea el que sea, panadero, librero o cafetería. Hoy en día cuesta mucho “mantenerlo”, ésa es la clave. He dado un par de charlas en Barcelona Activa sobre mi experiencia empresarial y siempre digo que para mí tienen muchísimo más mérito esta gente que aquellos que montan multinacionales con el dinero de otros y revenden su negocio.Ánimo EMPRENDEDORES de a pie. Yes, we can . Laura

  • y en las charlas que ofrecen para promever el «emprendimiento» lo dicen con todo el descaro:; yo escuché decir esto: «tiene que tratarse de algo interesante; cono todos los respetos para las peluqueras, no me vengáis diciendo que solicitáis un préstamo para abrir una peluquería»…

  • Mata un perro y te llamaran mataperros. No por marcar un gol, eres goleador. Montar una panadería porque te has quedado en el paro, no otorga el honorable título de emprendedor. Lo siento, pero el emprendedor es una raza de pocos. Ser autonomo y crear un negocio para uno mismo, es autogestión, no emprendeduria. El emprendedor asume un estilo de vida. Si triunfa, evoluciona el negocio, si fracasa, se levanta y vuelve a emprender. El emprendedor de verdad, no sólo piensa en si mísmo, piensa en el entorno, en crear empleo, en forrarse él y sus inversores, y asumir diariamente el riesgo de una vida inestable pero aventurera.

  • hay que aprender a emprender o hay que emprender para aprender?…. no se si hacerme emprendedor y montar una academia para emprendedores….dios mío, me voy a tomar una café.

  • Xavi, amigo, no te has enterado del post. Y a lo mejor tampoco te has enterado de lo que es la realidad. Emprendedor es todo lo que dicen los comentarios y por encima de eso, lo que dice Morate, cualquier persona que emprende algo es emprendedor, quitale cualquier motivación cool o connotación noticiable.

  • Hoy un emprendedor es un ser incauto que sirve para maquillar la indecente cifra de parados, al darse de baja voluntariamente en esa estadística.
    Empprender ¿qué?, ¿para vendérselo a quién?
    Lo único que hace falta para hacer viable cualquier negocio son los clientes. El secreto, sin duda, radica en convertir en clientes a ocho millones de parados y a otros tantos familiares y amigos sin un céntimo.

  • Hola todos! Como diría Forest Gump, emprededor es aquel que emprende. Emprender es el ejercicio de crear nuevas iniciativas. Si bien es cierto que no todas las iniciativas llevan a buen puerto, esto no quiere decir que no sean emprendedores aquellos que las acometen. El comerciante del artículo es, con toda la amplitud de la palabra, un emprendedor. Que no sea un emprendedor de alto impacto, que lo haga por estar en el paro o que los emprendedores no tengan super poderes es una cosa, pero nuestro querido cyborg panadero es un emprendedor 100%.
    Si queremos hablar del buen emprendimiento, entonces debemos definirlo. ¿Buen emprendimiento para quién? ¿Para el emprendedor? ¿Para la sociedad? ¿Para los consumidores/usuarios? ¿Es crecer un objetivo per se? ¿O más bien calidad de vida? En cualquier caso basta con que una iniciativa agregue valor para alguno de ellos para que sea un buen emprendimiento. Luego se puede hablar de mejores y peores emprendimientos, según como se mire.
    ¿Una panadería podría tener impacto? Claro que si! Si en Estados Unidos hubieran tenido un pensamiento tan obtuso, no conoceríamos McDonals. Hubieran dicho, «usted es un simple comerciante de hamburguesas y no un emprendedor. No trate de desarrollar y de crecer.» ¿Es McDonals bueno? Quien sabe, pero no cabe duda que fue un emprendimiento de gran impacto.
    Tal vez el artículo lo que quiere trasmitir es que no deberíamos pensar en el emprendimiento como una panacea para solucionar la crisis. Si es así, es parcialmente cierto. Cierto en el sentido que no todos los emprendimiento acaban bien, de hecho la mayoría perece en menos de 2 años, dejando grandes pérdidas para emprendedores (y su entorno), económicas y emocionales. Parcialmente, porque todos esos tecnicismos (startup, entrepreneur, canvas, effectuation, etc…) e iniciativas institucionales no solo nos llenan la cabeza con «fancy words», sino que tratan de buscar maximizar la probabilidad de éxito de aquellos que aceptan (o les toca aceptar) la dura tarea de crear algo de la nada. No olviden que la crisis del 29 fue superada a través del emprendimiento, así mismo se redujo índices de pobreza en Bangladesh con micro créditos para emprendedores… y otros símilares de ejemplos.
    Por otra parte, ¿aprender del pasado? Si ¿Pretender mejorar sin cambiar? Es locura. El futuro se construye, no se recuerda!!
    En conclusión, no todos podremos ser emprendedores de alto impacto pero, no solo no tenemos que serlo, sino que si nadie lo intenta no avanzamos. Todos y cada uno de los emprendedores merecen nuestro respeto, y sobre todo nuestro apoyo, si queremos contribuir a acabar con la crisis. No merecen este tipo de posts de desprestigio al motor del desarrollo, sobre todo sin fundamento.
    Un abrazo a todos los emprendedores!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies