22 noviembre, 2013    /   CREATIVIDAD
por

En Japón los peces usan los teléfonos públicos

22 noviembre, 2013    /   CREATIVIDAD     por
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Hace cuánto que no pasas a una cabina de teléfonos? Es más, ¿hace cuánto que no ves una cabina de teléfonos? Esos cubículos urbanos acristalados han pasado años y años abarrotando las aceras de nuestras ciudades con tres funciones muy concretas: ayudarnos a comunicarnos cuando no estábamos en casa, ser protagonistas del film más agobiante de la historia del cine español y hacer de probadores cuando Superman venía con prisas.

Lo cierto es que no sabemos cómo se las arregla el hombre volador ahora, pero el resto, desde que tenemos un teléfono en el bolsillo, no las utilizamos para nada. ¿Tendríamos que hacerlas desaparecer? En Japón han tenido una idea ornamental para conservar sus rectangulares presencias.

Un colectivo nipón llamado Kingyobu se ha puesto a transformar esas cabinas inutilizadas en gigantescos acuarios que decoran las avenidas de Osaka. Desde hace unos días los habitantes de la ciudad están siendo testigos de la metamorfosis de sus teléfonos públicos en peceras urbanas.

tumblr_mpmcf459lP1r4fnito1_250

La inspiración estaba en los famosos acuarios japoneses, y la oportunidad, en todas esas estructuras desaprovechadas que iban feneciendo poco a poco en las calles.

El trabajo de Kingyobu ha consistido en modificar los cubos con el fin de que no existieran ranuras por las que se escapara el agua y dotarles de otros pequeños detalles como un sistema de aireación, lo que posibilita la vida de los peces dentro.

Las cabinas siguen siendo las mismas, incluido el teléfono de su interior, pero ya que nadie entraba en ellas, ahora eso se ha convertido en algo literalmente imposible. Sus únicos usuarios serán peces de colores (koi), famosos detro de la cultura nipona y asociados con la buena suerte y la felicidad.

Esta reestructuración del concepto, que ya se ha llevado a cabo en alguna exposición cultural en países como Francia, lo que pretende esta vez es instalarse permanentemente en las calles para sustituir la agotada funcionalidad de los viejos teléfonos públicos por la una oportunidad de embellecer la urbanidad.

Nosotros a nuestros celulares, que para eso los tenemos. Y Clark Kent tendrá que aprender a aguantar la respiración o a ponerse sus calzoncillos rojos por encima de los pantalones en casa.

tumblr_mto9utuNND1r5ies1o4_500

tumblr_mub96jfmG61rmj4xqo1_500

tumblr_mto9utuNND1r5ies1o3_500

 

553916_212123105554401_1808762492_n

560370_216457828454262_763684721_n

561321_212122715554440_572132894_n

553340_216452775121434_36004794_n

 

539651_216453338454711_1447395089_n

 

aquariumpb05

¿Hace cuánto que no pasas a una cabina de teléfonos? Es más, ¿hace cuánto que no ves una cabina de teléfonos? Esos cubículos urbanos acristalados han pasado años y años abarrotando las aceras de nuestras ciudades con tres funciones muy concretas: ayudarnos a comunicarnos cuando no estábamos en casa, ser protagonistas del film más agobiante de la historia del cine español y hacer de probadores cuando Superman venía con prisas.

Lo cierto es que no sabemos cómo se las arregla el hombre volador ahora, pero el resto, desde que tenemos un teléfono en el bolsillo, no las utilizamos para nada. ¿Tendríamos que hacerlas desaparecer? En Japón han tenido una idea ornamental para conservar sus rectangulares presencias.

Un colectivo nipón llamado Kingyobu se ha puesto a transformar esas cabinas inutilizadas en gigantescos acuarios que decoran las avenidas de Osaka. Desde hace unos días los habitantes de la ciudad están siendo testigos de la metamorfosis de sus teléfonos públicos en peceras urbanas.

tumblr_mpmcf459lP1r4fnito1_250

La inspiración estaba en los famosos acuarios japoneses, y la oportunidad, en todas esas estructuras desaprovechadas que iban feneciendo poco a poco en las calles.

El trabajo de Kingyobu ha consistido en modificar los cubos con el fin de que no existieran ranuras por las que se escapara el agua y dotarles de otros pequeños detalles como un sistema de aireación, lo que posibilita la vida de los peces dentro.

Las cabinas siguen siendo las mismas, incluido el teléfono de su interior, pero ya que nadie entraba en ellas, ahora eso se ha convertido en algo literalmente imposible. Sus únicos usuarios serán peces de colores (koi), famosos detro de la cultura nipona y asociados con la buena suerte y la felicidad.

Esta reestructuración del concepto, que ya se ha llevado a cabo en alguna exposición cultural en países como Francia, lo que pretende esta vez es instalarse permanentemente en las calles para sustituir la agotada funcionalidad de los viejos teléfonos públicos por la una oportunidad de embellecer la urbanidad.

Nosotros a nuestros celulares, que para eso los tenemos. Y Clark Kent tendrá que aprender a aguantar la respiración o a ponerse sus calzoncillos rojos por encima de los pantalones en casa.

tumblr_mto9utuNND1r5ies1o4_500

tumblr_mub96jfmG61rmj4xqo1_500

tumblr_mto9utuNND1r5ies1o3_500

 

553916_212123105554401_1808762492_n

560370_216457828454262_763684721_n

561321_212122715554440_572132894_n

553340_216452775121434_36004794_n

 

539651_216453338454711_1447395089_n

 

aquariumpb05

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hace más de un siglo National Geographic ya usaba infografías
Campañas navideñas: nuevas y viejas maneras de arruinarse la vida
Los 6 posts más vistos de la semana
Any given afternoon: un relato sobre la ginebra Seagram’s
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *