29 de enero 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

Entrecomillado: la «gracia» de entrecomillar mal

29 de enero 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Reconozcámoslo: el español es puñetero. Hablamos del idioma, no del ciudadano. Su ortografía es complicada, llena de haches que no suenan pero que atruenan si faltan o sobran; de bes y uves que se alternan creando un sindiós; de puntos y comas que se empeñan en sobrevivir… Y de comillas inoportunas que están montando su propia revolución en los rótulos que se exhiben en escaparates y paredes.

La RAE especifica cómo deben usarse esos signos gráficos. Además del principal, marcar palabras o citas textuales, las comillas ayudan a señalar el carácter especial de algunas palabras. Si no estamos ante el primer caso, lo lógico es que pensemos que las expresiones entrecomilladas de ciertos textos lo están porque nos quieren remarcar algo especial, diferente, en su uso. Así, sabremos que estamos ante una palabra incorrecta (Comida con muchas «especies»), un extranjerismo («software») o una ironía. Y ahí es donde viene la gracia de Entrecomillado.

Entrecomillado es una cuenta de Instagram creada por Álvaro Góngora, diseñador gráfico e industrial sevillano afincado en Valencia. Sorprendido por la enorme proliferación del mal uso que muchos de esos carteles hacían del signo ortográfico, decidió hacerlos públicos y abrió la cuenta en 2017.

«La gente suele utilizar las comillas para enfatizar, generando así escenas hilarantes», explica Góngora. Pero no son los únicos casos de comillas mal puestas. Otros muchos, los que más juego dan porque resaltan, sin pretenderlo, un doble sentido de la palabra o expresión, tienen mucho que ver con el miedo social a llamar las cosas por su nombre, a molestar. Pecan de una excesiva corrección política.

«Totalmente de acuerdo», afirma Góngora, «en especial el mal uso que le dan [a esas expresiones y palabras] medios de comunicación o personajes públicos en sus redes sociales. Se me vienen a la cabeza dos casos que fueron muy comentados», estos:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

WHAT A TIME TO BE ALIVE #entrecomillado visto por @martlenders

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@cristinacifuentes también recomienda bolsos grandes cuando vayáis a «comprar». #tuitreal #entrecomillado

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Un lingüista o un amante de la ortografía enseguida comprenderá la gracia de los rótulos y carteles que denuncia el sevillano. Pero también un diseñador gráfico entenderá, desde su oficio, lo incongruente de estos usos.

«Los diseñadores tenemos las herramientas como alternativa a determinados signos ortográficos (utilizar cursivas en vez de paréntesis, negrita en vez de subrayar). Con las comillas pasa parecido, así que cuando veo entrecomillados en soportes donde ha habido un diseñador detrás, me peta un ojo. ¿Nadie revisa estos textos?», ironiza.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sin ánimo de lucro tú que prefiere __ #entrecomillado visto por @jose96gnd

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🧀 endeble 🧀 #entrecomillado visto por @sandsanset

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“INTEGRIDAD” #entrecomillado visto por @alba_prado

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«¡Incluso logos!»:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Siempre han estado ahí 🤷🏻‍♀️ #entrecomillado visto por @elegongora @alvgongora

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Fake lavabo #entrecomillado visto por @sr.dissenyador

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«Por otra parte, encontramos las que ofenden al sentido común. Entrecomillados en palabras completamente aleatorias»:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“Intervencionismo” patriótico 🇪🇸 “al” #entrecomillado visto por @jabierabad #accurate

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

COOOOOOOMBO 💥🔗🎊 #entrecomillado visto por @alx_vdl

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

HIJO DE #entrecomillado visto por @rebecuchaa

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

A veces el bosque nos impide ver los árboles. En muchos de los entrecomillados de Góngora duelen más las faltas de ortografía que se dispersan por el rótulo que las comillas mal puestas en sí. «Dudo que alguien que cometa ciertas faltas ortográficas sí conozca el uso correcto de las comillas», reflexiona el diseñador gráfico. «Lo que está claro es que a veces ocurre. Recuerdo una que había tantas comillas que ni te dabas cuenta que estaba mal escrito “ATASCADO”. O la del Arroz con “TOFO”».

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

ATASTACO #entrecomillado visto por @los.reyesmagos

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“TOFO” 💮 #entrecomillado visto por @cristoreyrey

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Y así, como sin quererlo, nos encontramos de cara con una de las disputas que enfrentan, no pocas veces, a diseñadores y correctores ortotipográficos: los caminos divergentes del diseño y la norma lingüística. No es la primera vez que por perseguir un efecto gráfico, un buen diseño, la ortografía se resiente. Las tildes –su ausencia, más bien– de muchos rótulos comerciales son una demostración. Pero Góngora no está muy de acuerdo con esa lucha.

«Partamos de la base de que todo diseñador tiene una responsabilidad respecto al uso correcto de la ortografía. Pero, al igual que otras disciplinas creativas, el diseño gráfico tiene su parte irreverente y transgresora, y según qué soporte, pueden ser utilizadas como un elemento gráfico más (nombres propios todo con minúscula o un texto entero con mayúsculas por ejemplo)». Y concluye: «¡Todo es compatible!».

Álvaro Góngora pasó de ir agrupando lo que veía y lo que sus amigos le enviaban, a recibir entre cinco y seis entrecomillados al día. No queda otra que hacer una limpia, una selección de todo ese material.

«Las mejores son aquellas que las comillas hacen que tengan un giro en el significado o en el contexto. Normalmente palabras sueltas funcionan mejor que frases entrecomilladas».

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

DONT FEED THE GREMLINS #entrecomillado visto por @f3rlo

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

HOMICIDIO “INVOLUNTARIO” #entrecomillado visto por @sofia_iranzo

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“YO NO HE SIDO” #entrecomillado visto por @pepe.batalla

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

POR UN 2020 “ESPECIAL” FELIZ ENTRADA DE AÑO A TODS #entrecomillado visto por @josetoindie

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

NO HAGÁIS LLORAR A GRETA #entrecomillado visto por @maria_garau_

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«Hay otro factor que es la seriedad del soporte: tienen más consistencia si es están en un rótulo, etiquetas o cartel impreso».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

LO DE ANOCHE SI QUE ESTABA “CORTADO” #entrecomillado visto por @srlirio

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

YA ESTÁ AQUÍ LA NAVIDAD #entrecomillado visto por @coliflor

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Las primeras que descarta son las que están fotografiadas desde un coche o desde lejos. «A nivel gráfico, lo ideal es que sea legible y, a ser posible, que la foto sea con un mínimo de calidad», comenta. «Por último, intento que no se suelan repetir. Cada vez llegan más fotos del mismo entrecomillado o los curiosos casos de señalética en los que, por alguna razón, se decidió usar comillas»:

Entrecomillado

Entrecomillado

¿Cuáles dirías que son las palabras favoritas para entrecomillar mal?, le preguntamos a modo de conclusión. «Se llevan el premio «gracias», «no», «por favor», «gratis», «casero» y «oferta»».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Reconozcámoslo: el español es puñetero. Hablamos del idioma, no del ciudadano. Su ortografía es complicada, llena de haches que no suenan pero que atruenan si faltan o sobran; de bes y uves que se alternan creando un sindiós; de puntos y comas que se empeñan en sobrevivir… Y de comillas inoportunas que están montando su propia revolución en los rótulos que se exhiben en escaparates y paredes.

La RAE especifica cómo deben usarse esos signos gráficos. Además del principal, marcar palabras o citas textuales, las comillas ayudan a señalar el carácter especial de algunas palabras. Si no estamos ante el primer caso, lo lógico es que pensemos que las expresiones entrecomilladas de ciertos textos lo están porque nos quieren remarcar algo especial, diferente, en su uso. Así, sabremos que estamos ante una palabra incorrecta (Comida con muchas «especies»), un extranjerismo («software») o una ironía. Y ahí es donde viene la gracia de Entrecomillado.

Entrecomillado es una cuenta de Instagram creada por Álvaro Góngora, diseñador gráfico e industrial sevillano afincado en Valencia. Sorprendido por la enorme proliferación del mal uso que muchos de esos carteles hacían del signo ortográfico, decidió hacerlos públicos y abrió la cuenta en 2017.

«La gente suele utilizar las comillas para enfatizar, generando así escenas hilarantes», explica Góngora. Pero no son los únicos casos de comillas mal puestas. Otros muchos, los que más juego dan porque resaltan, sin pretenderlo, un doble sentido de la palabra o expresión, tienen mucho que ver con el miedo social a llamar las cosas por su nombre, a molestar. Pecan de una excesiva corrección política.

«Totalmente de acuerdo», afirma Góngora, «en especial el mal uso que le dan [a esas expresiones y palabras] medios de comunicación o personajes públicos en sus redes sociales. Se me vienen a la cabeza dos casos que fueron muy comentados», estos:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

WHAT A TIME TO BE ALIVE #entrecomillado visto por @martlenders

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@cristinacifuentes también recomienda bolsos grandes cuando vayáis a «comprar». #tuitreal #entrecomillado

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Un lingüista o un amante de la ortografía enseguida comprenderá la gracia de los rótulos y carteles que denuncia el sevillano. Pero también un diseñador gráfico entenderá, desde su oficio, lo incongruente de estos usos.

«Los diseñadores tenemos las herramientas como alternativa a determinados signos ortográficos (utilizar cursivas en vez de paréntesis, negrita en vez de subrayar). Con las comillas pasa parecido, así que cuando veo entrecomillados en soportes donde ha habido un diseñador detrás, me peta un ojo. ¿Nadie revisa estos textos?», ironiza.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sin ánimo de lucro tú que prefiere __ #entrecomillado visto por @jose96gnd

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

🧀 endeble 🧀 #entrecomillado visto por @sandsanset

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“INTEGRIDAD” #entrecomillado visto por @alba_prado

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«¡Incluso logos!»:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Siempre han estado ahí 🤷🏻‍♀️ #entrecomillado visto por @elegongora @alvgongora

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Fake lavabo #entrecomillado visto por @sr.dissenyador

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«Por otra parte, encontramos las que ofenden al sentido común. Entrecomillados en palabras completamente aleatorias»:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“Intervencionismo” patriótico 🇪🇸 “al” #entrecomillado visto por @jabierabad #accurate

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

COOOOOOOMBO 💥🔗🎊 #entrecomillado visto por @alx_vdl

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

HIJO DE #entrecomillado visto por @rebecuchaa

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

A veces el bosque nos impide ver los árboles. En muchos de los entrecomillados de Góngora duelen más las faltas de ortografía que se dispersan por el rótulo que las comillas mal puestas en sí. «Dudo que alguien que cometa ciertas faltas ortográficas sí conozca el uso correcto de las comillas», reflexiona el diseñador gráfico. «Lo que está claro es que a veces ocurre. Recuerdo una que había tantas comillas que ni te dabas cuenta que estaba mal escrito “ATASCADO”. O la del Arroz con “TOFO”».

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

ATASTACO #entrecomillado visto por @los.reyesmagos

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“TOFO” 💮 #entrecomillado visto por @cristoreyrey

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Y así, como sin quererlo, nos encontramos de cara con una de las disputas que enfrentan, no pocas veces, a diseñadores y correctores ortotipográficos: los caminos divergentes del diseño y la norma lingüística. No es la primera vez que por perseguir un efecto gráfico, un buen diseño, la ortografía se resiente. Las tildes –su ausencia, más bien– de muchos rótulos comerciales son una demostración. Pero Góngora no está muy de acuerdo con esa lucha.

«Partamos de la base de que todo diseñador tiene una responsabilidad respecto al uso correcto de la ortografía. Pero, al igual que otras disciplinas creativas, el diseño gráfico tiene su parte irreverente y transgresora, y según qué soporte, pueden ser utilizadas como un elemento gráfico más (nombres propios todo con minúscula o un texto entero con mayúsculas por ejemplo)». Y concluye: «¡Todo es compatible!».

Álvaro Góngora pasó de ir agrupando lo que veía y lo que sus amigos le enviaban, a recibir entre cinco y seis entrecomillados al día. No queda otra que hacer una limpia, una selección de todo ese material.

«Las mejores son aquellas que las comillas hacen que tengan un giro en el significado o en el contexto. Normalmente palabras sueltas funcionan mejor que frases entrecomilladas».

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

DONT FEED THE GREMLINS #entrecomillado visto por @f3rlo

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

HOMICIDIO “INVOLUNTARIO” #entrecomillado visto por @sofia_iranzo

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“YO NO HE SIDO” #entrecomillado visto por @pepe.batalla

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

POR UN 2020 “ESPECIAL” FELIZ ENTRADA DE AÑO A TODS #entrecomillado visto por @josetoindie

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

NO HAGÁIS LLORAR A GRETA #entrecomillado visto por @maria_garau_

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

«Hay otro factor que es la seriedad del soporte: tienen más consistencia si es están en un rótulo, etiquetas o cartel impreso».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

LO DE ANOCHE SI QUE ESTABA “CORTADO” #entrecomillado visto por @srlirio

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

YA ESTÁ AQUÍ LA NAVIDAD #entrecomillado visto por @coliflor

Una publicación compartida de Entrecomillado (@entrecomillado) el

Las primeras que descarta son las que están fotografiadas desde un coche o desde lejos. «A nivel gráfico, lo ideal es que sea legible y, a ser posible, que la foto sea con un mínimo de calidad», comenta. «Por último, intento que no se suelan repetir. Cada vez llegan más fotos del mismo entrecomillado o los curiosos casos de señalética en los que, por alguna razón, se decidió usar comillas»:

Entrecomillado

Entrecomillado

¿Cuáles dirías que son las palabras favoritas para entrecomillar mal?, le preguntamos a modo de conclusión. «Se llevan el premio «gracias», «no», «por favor», «gratis», «casero» y «oferta»».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hemingwrite: el ordenador antidistracción
El estado del diseño español: «¿Qué me pasa, Dr. Anxo López?»
La artista que puso a la mujer a caminar sobre las aguas
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Yo añadiría que hasta la gente que escribe relativamente bien suele usar las comillas dobles para enfatizar, cuando son comillas que se usan para las citas literales. Para enfatizar se usan las comillas simples.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies