fbpx
18 de agosto 2011    /   BUSINESS
por
 

Érase una vez una casa modular que funcionaba con el sol…

18 de agosto 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Y donde las camas, mesas o armarios eran a la vez elementos funcionales (para dormir, comer o almacenar ropa) y estructurales que se ensamblaban como piezas de Lego pero a escala humana, no para clics de Playmobil. La vivienda podía crecer y adaptarse a las necesidades de sus habitantes y era energéticamente autosuficiente.
Por el uso exclusivo de renovables (y por lo de desmontable) se llamó Solar Kit. La habían diseñado, codo con codo, ingenieros y arquitectos de la Universidad de Sevilla, que también tiene su mérito, y se montó en 2010 junto con otras 16 casas solares facturadas por distintas universidades de todo el mundo, junto al río Manzanares, en Madrid.
Eran los proyectos participantes en el primer Europe Solar Decathlon, un concurso que llegaba a Europa tras cuatro ediciones celebrándose en Estados Unidos. Ha pasado un año. Ya se está moviendo la maquinaria del segundo Europe Solar Decathlon, que tendrá lugar en 2012, de nuevo en Madrid. Y habrá lectores agoreros, quizás influidos por el uso del pasado en el primer párrafo, que piensen que nuestro prototipo hoy estará criando polvo en algún trastero del campus hispalense. Pues parece que no.

“Estamos desarrollando la fase comercial en un escenario de venta real”, explica Eugenio Domínguez, gerente de Wind Inertia, joven spin off de la Universidad de Sevilla, en su sede en un polígono industrial de Mairena del Aljarafe, cerca de la ciudad.
Su empresa, cuyos trabajadores tienen una media de edad de entre 30 y 35 años, se incorporó al proyecto Solar Kit por el flanco ingenieril para diseñar, desarrollar e integrar equipos electrónicos “para la mejora de la eficiencia energética del prototipo”.
Ahora que la I+D está superada van a por la innovación, la adaptación al mercado de lo investigado, esa i minúscula tan pequeñita ella, y tan puñetera. En Wind Inertia no está la estructura de la casa pero sí sus tripas electrónicas, los paneles fotovoltaicos, los dispositivos de monitorización y almacenamiento.

Si yo mañana decidiera tirar abajo los tabiques de mi piso de 60 o 70 metros cuadrados e incorporarle este invento modular, me costaría a partir de 50.000 euros, y en esos muebles-pieza vendría integrado, de fábrica, “el comportamiento técnico y energético” que quisiera (o pudiera pagarme), según tercia Antonio Guillén, project manager de Solar Kit.
Solo con sistemas pasivos (aislamientos térmicos o acústicos), el ahorro energético rondaría el 10%, según prosigue en sus cálculos, y mi hogar pasaría de calificación energética C, la estándar en edificación, a la A. Con sistemas activos (¡la tecnología al poder!) la factura energética se reduciría un 30% y mi casa sería una A++, como un electrodoméstico de los buenos.
También es verdad que la obra subiría de precio, pero tampoco sería un escándalo.“Esta es una construcción de bajo coste. Cuando hablamos de sostenibilidad también tenemos en cuenta la económica. Una solución técnica un 30% más eficiente pero muy cara no es tan sostenible como otra que reduce un 5%, no obstante, llega a mucha más gente”, propugnan sus impulsores.
Fotos: Fernando Alda


Y donde las camas, mesas o armarios eran a la vez elementos funcionales (para dormir, comer o almacenar ropa) y estructurales que se ensamblaban como piezas de Lego pero a escala humana, no para clics de Playmobil. La vivienda podía crecer y adaptarse a las necesidades de sus habitantes y era energéticamente autosuficiente.
Por el uso exclusivo de renovables (y por lo de desmontable) se llamó Solar Kit. La habían diseñado, codo con codo, ingenieros y arquitectos de la Universidad de Sevilla, que también tiene su mérito, y se montó en 2010 junto con otras 16 casas solares facturadas por distintas universidades de todo el mundo, junto al río Manzanares, en Madrid.
Eran los proyectos participantes en el primer Europe Solar Decathlon, un concurso que llegaba a Europa tras cuatro ediciones celebrándose en Estados Unidos. Ha pasado un año. Ya se está moviendo la maquinaria del segundo Europe Solar Decathlon, que tendrá lugar en 2012, de nuevo en Madrid. Y habrá lectores agoreros, quizás influidos por el uso del pasado en el primer párrafo, que piensen que nuestro prototipo hoy estará criando polvo en algún trastero del campus hispalense. Pues parece que no.

“Estamos desarrollando la fase comercial en un escenario de venta real”, explica Eugenio Domínguez, gerente de Wind Inertia, joven spin off de la Universidad de Sevilla, en su sede en un polígono industrial de Mairena del Aljarafe, cerca de la ciudad.
Su empresa, cuyos trabajadores tienen una media de edad de entre 30 y 35 años, se incorporó al proyecto Solar Kit por el flanco ingenieril para diseñar, desarrollar e integrar equipos electrónicos “para la mejora de la eficiencia energética del prototipo”.
Ahora que la I+D está superada van a por la innovación, la adaptación al mercado de lo investigado, esa i minúscula tan pequeñita ella, y tan puñetera. En Wind Inertia no está la estructura de la casa pero sí sus tripas electrónicas, los paneles fotovoltaicos, los dispositivos de monitorización y almacenamiento.

Si yo mañana decidiera tirar abajo los tabiques de mi piso de 60 o 70 metros cuadrados e incorporarle este invento modular, me costaría a partir de 50.000 euros, y en esos muebles-pieza vendría integrado, de fábrica, “el comportamiento técnico y energético” que quisiera (o pudiera pagarme), según tercia Antonio Guillén, project manager de Solar Kit.
Solo con sistemas pasivos (aislamientos térmicos o acústicos), el ahorro energético rondaría el 10%, según prosigue en sus cálculos, y mi hogar pasaría de calificación energética C, la estándar en edificación, a la A. Con sistemas activos (¡la tecnología al poder!) la factura energética se reduciría un 30% y mi casa sería una A++, como un electrodoméstico de los buenos.
También es verdad que la obra subiría de precio, pero tampoco sería un escándalo.“Esta es una construcción de bajo coste. Cuando hablamos de sostenibilidad también tenemos en cuenta la económica. Una solución técnica un 30% más eficiente pero muy cara no es tan sostenible como otra que reduce un 5%, no obstante, llega a mucha más gente”, propugnan sus impulsores.
Fotos: Fernando Alda

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las otras trece Eurocopas
Atelier de Jeunes: Se vende talento joven
¿Por qué es Pippi Langstrump uno de los grandes iconos feministas literarios?
'Tuits' convertidos en vinilos decorativos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Estimada Elena,
    Me ha sorprendido ver por casualidad, navegando por Internet, la divulgación de un proyecto arquitectónico del cual soy autor (la maqueta que se exhibe es una maqueta elaborada por mí, la patente del sistema de prefabricación «Kit de Muebles» es mía y las fotos las encargué yo a Fernando Alda) sin que se haga la más mínima referencia a quien es el autor del proyecto, el ganador del concurso para participar en Solar Decathlon y el arquitecto director del proyecto de investigación Solarkit.
    No sé cómo te ha llegado la información, ni voy a indagar si hay un sesgo intencionado en ella. Sólo dejar constancia de mi sorpresa por la manera como se informa de este tema.
    Javier Terrados Cepeda
    Dr. Arquitecto
    Profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies