fbpx
9 de noviembre 2018    /   IDEAS
por
fotografia  Ismael Llopis

Erika Irusta: «Hoy puedes pedir una compresa tranquilamente pero Instagram elimina fotos de la regla»

9 de noviembre 2018    /   IDEAS     por        fotografia  Ismael Llopis
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay mujeres que solo usan tampones para no cruzarse con su propia regla; dicen que es asquerosa. Hay mujeres que se encierran en la castidad mientras menstrúan porque piensan, horrorizadas, que una gota de su propia sangre es una guarrería; las mismas que no tienen ningún reparo en llenar su cuerpo del semen de otra persona. Mi regla, un asco; la lefa del último pelagatos del Tinder, un placer.

Erika Irusta azota la inteligencia. En su último libro, Yo menstrúo, un manifiesto, (de la editorial Catedral), pega una buena sacudida al entendimiento. Empieza por la regla, viaja hasta la Biblia y acaba desentrañando el orden de valores mundial. Esta educadora mete una bomba atómica en las raíces más profundas de los prejuicios que arrastramos desde la aparición de la cultura judeocristiana. Lo cuestiona todo desde la razón, desde la empatía, desde la lucidez del que estudia y mira con curiosidad en vez de repetir las moralinas castradoras que tanto complacen a la gente de bien.

La fundadora de la primera escuela menstrual del mundo escribe cosas que asustan por lo evidentes que son. «Nos han enseñado a darnos asco», afirma. «En el porno mainstream acabar con la boca llena de semen es la traca final. Pero ¿cómo tomarían ellos lo de acabar eyaculando en su cara o que tras un delicioso cunnilingus, su boca estuviera llena de sangre?».

Pocas veces se piensa en este asunto: la regla no es un plato de gusto en esta sociedad. Erika Irusta, en cambio, lleva ocho años estudiándola y trabaja con la Society for Menstrual Cycle Research de Estados Unidos. Empezó poniendo un nombre a lo que hacía porque ni siquiera existía, pedagogía menstrual, y después creó un blog (El camino rubi) y una comunidad educativa digital (Soy una, soy cuatro) para investigar y enseñar sobre la experiencia menstrual. Nunca nadie había hecho algo así.

De tanto investigar, tanto observar y tanto sentir, surgió este libro que pone patas arriba un tema que en la era del Hyperloop sigue siendo tabú. Irusta saca a la luz un asunto que corre por las conversaciones como el agua por las alcantarillas: turbio, escondido, deshonroso. La pedagoga lleva la regla de las confidencias íntimas entre mujeres a la opinión pública y afirma: «La menstruación es una construcción cultural, social y política».

—¿Qué te ha llevado a pensar esto?

—Hace ocho años, cuando empecé a investigar, vi que toda la información que había sobre la menstruación estaba contada por la medicina. El cuerpo menstruante solo se miraba a través de unas gafas clínicas, aunque, en realidad, la experiencia menstrual es mucho más (por ejemplo, a lo largo de la historia, la regla se ha utilizado para encerrarnos o para sacarnos de casa).

Ahí saltó el primer crujido: la regla solo aparecía asociada a palabras como disfunción, patología… Miraban el periodo con distancia y extrañeza. «Al escuchar a alguien decir “menstruar es natural”, me enfada mucho. No sabía bien por qué, pero me enfadaba», cuenta, sonriendo. «Primero entendí que no hay nada natural en el animal humano: si somos homo sapiens es justamente porque creamos ficciones y, por lo tanto, todo lo que sucede en el humano es cultural. Entiendo entonces que, cuando decimos que “la menstruación es natural”, queremos decir que “la menstruación es fisiológica”. Sí, es un proceso fisiológico. Pero la forma en la que lo experimentamos es un proceso cultural. Después descubrí que en China y en India, el síndrome premenstrual y la depresión posparto se entienden como síndromes culturales; no se describen como patologías. La experiencia menstrual varía a lo largo del tiempo y en función de la cultura de cada lugar».

Fotos de Ismael Llopis

Los mitos e historietas que Irusta había escuchado toda su vida cayeron, desplomados, con la fuerza descendente de un coágulo menstrual y a partir de ahí empezó a recomponer sus ideas: «Cuando por fin ves que menstruar es cultural, te das cuenta de que por ahí puedes meter la palanca para abrir grietas (en realidad, es un hecho biopsicosocial, pero decimos cultural para que todos nos entendamos). Ahí está la clave. Y ahí es donde descubres que el sistema lo utiliza en contra de nosotras. Ves que el problema no es la menstruación; es quién menstrúa: el cuerpo que no ha creado las leyes. Esto lo explicaba muy bien Simone de Beauvoir. No nacemos mujeres; nos hacen mujeres y somos el segundo sexo. Por eso es importante que dejemos de decir tan alegres “la menstruación es natural” y digamos “la menstruación es cultural”. Entonces podremos incidir sobre la cultura».

A Irusta le chirría que las voces que han ido construyendo «el relato menstrual» no menstruaban. Es decir: eran hombres. Y viene de muy lejos.

—Empezó en el Génesis. Seguramente en comunidades que no estaban alfabetizadas y que utilizaban la comunicación oral. Ahí ya decían que todos los procesos de las mujeres vienen con dolor. Así se ha ido creando la otredad. Ese es el problema de la menstruación: la otredad; pertenece al cuerpo de las personas que no tienen el poder —asegura la pedagoga.

Llegaron después las teorías hormonales para ahondar en la zanja que separa a mujeres y hombres. Irusta lo encontró en un libro de la antropóloga Nelly Oudshoom titulado Más allá del cuerpo natural: una arqueología de las hormonas sexuales. «A las hormonas no se le atribuían un género. Pero la modernidad empezó a buscar la masculinidad y la feminidad en la bioquímica. Así pasamos de una teoría de un humano único a dos diferenciados por su género y a atribuir géneros en función de las gónadas. Y eso es una locura porque todos sabemos que no eres hombre o mujer en función de tus genitales. ¿Realmente pensamos que en la química reside la masculinidad y la feminidad? Holaaa, siglo XXI. La feminidad y la masculinidad residen en el constructo cultural. Lo que existe son diferencias entre cuerpos, por supuesto. Pero no debemos categorizar esas diferencias de perogrullo. Yo puedo tener niveles de testosterona diferentes a los tuyos y eso ¿qué significa? ¿que yo soy más hombre que tú? Esto nos hace ver que somos una sociedad que busca, como su santo grial, qué nos hace mujeres y qué nos hace hombres».

La conversación llega aquí a un tema que requiere otra buena sacudida: las cadenas que la sociedad impone entre la mujer y la reproducción. Los hombres también se reproducen, pero a ellos no los torturan con la pringue esa de «se te va a pasar el arroz» o «nunca vas a ser una mujer completa si no sabes lo que es tener un hijo».

—Muchas personas pasan por depresiones y crisis de identidad cuando les quitan el útero. Piensan: ¿cómo narices voy a ser una mujer a partir de ahora si ya no puedo ser madre? En algunos lugares, como en México, hacen histerectomías gratuitas. Te dicen «el útero sirve para dar hijos o dolores de cabeza» y te lo quitan. Pero, entonces, al haber construido la identidad en base a los órganos, la mujer sufre una grave crisis identitaria.

Este empecinamiento de encasillar a los más de 7.000 millones de personas del mundo en solo dos etiquetas, hombre o mujer, es de una estrechez asfixiante. «La identidad es fluida, como lo son nuestros flujos y humores. Una, a lo largo de la vida, va siendo», escribe Irusta en su nuevo libro. «Menstruar no tiene nada que ver con nuestra orientación sexual ni con nuestra identidad de género».

—¿Es la liberación del género la gran revolución social pendiente del siglo XXI?

—Hay una frase de [el filósofo] Paul B. Preciado que tengo tatuada: «No creo en la violencia de género; creo que el género mismo es la violencia». Para mí, es lo que marca todo y nos hace ver que deberíamos abrirnos a cuestionar la identidad. Hay un problema muy acuciante que estamos viendo ahora en Cataluña y que yo he vivido siempre como vasca. Nos piden que trabajemos mucho la identidad pero lo que nos falta es cuestionarla y crear otras que refleje realmente cómo somos. La identidad es algo que se nos antoja tan privado pero, a la vez, es tan colectivo. Depende tanto de temas tan increíblemente irracionales; temas que tienen que ver muchísimo con la emoción y con lo que todavía no podemos nombrar.

—¿Crees que es necesario construir una identidad de hierro o aceptamos, por fin, el género fluido?

—A mí me dan mucha envidia las personas de generaciones más jóvenes porque pueden ubicarse en otras categorías. Yo, por ejemplo, nunca me he sentido bien en la etiqueta de mujer. Cuando me identifico como mujer lo hago como sujeto político pero nunca he estado bien con esta palabra. Tenemos que entender que la identidad muta, que la identidad es fluida y que incluso durante el ciclo menstrual nuestra identidad cambia. No te sientes igual cuando estás ovulando que cuando estás menstruando. Si tú misma ves que tu identidad muta cada 30 días, cómo vas a permanecer siempre en una etiqueta que tú no has creado y en la que tú eres una esclava. Hablan del «privilegio de ser mujer». ¿Privilegio? Y eso que hablo de mujeres con estudios, con dinero, de raza blanca. Porque… ¿tú sabes lo que es para un niño de 14 años menstruar? ¿Sabes la de palizas que se come? ¿La de odio al cuerpo que hay? ¿La de suicidios que hay? Todo porque nos están diciendo que ser mujer supone ser equis cosas.

Pero la regla, dice Irusta, no tiene género. «Menstruar no convierte a una persona en mujer. No tiene nada que ver con la orientación sexual ni con la identidad de género».

Yo menstrúo denuncia la idea de suciedad, culpa y vergüenza que durante tantos siglos han arrojado a la regla. El propio verbo para hablar de la menstruación, manchar, lo dice todo. En el diccionario de la RAE significa: «poner algo sucio», «deslustrar la buena fama de una persona».

Hoy día la regla se sigue encubriendo hasta la ridiculez. En los anuncios echan un líquido azul sobre una compresa; azul cielito mejor que rojo putón. «La mayoría de las mujeres tenemos asco a casi todos los procesos de nuestro cuerpo. Los pedos nos dan asco; los eructos nos dan asco; cagar nos da asco. De hecho, las mujeres estamos estreñidas porque vivimos en una sociedad que dice que no cagamos. Si tenemos mocos: asco. Si sudamos: asco. ¿Por qué? Porque las mujeres hemos tenido que aprender a huir del cuerpo para sobrevivir», explica Irusta, con voz de niña y seguridad de catedrática. «Hemos tenido una mirada misógina hacia el cuerpo y ahora hay que evolucionar. La que no siente asco por su menstruación siente asco por su sudor. Siempre nos estamos avergonzando de algo».

—En tu libro escribes: «Se dice que las generaciones más jóvenes ya tienen la regla superada». ¿Sí? ¿Es así?

—No. Es la falsa superación. El tabú menstrual se va actualizando, como las aplicaciones del móvil. Hoy puedes pedir una compresa tranquilamente. Vale, pero ahora tienes otros tabúes. Por ejemplo, Instagram elimina fotografías donde aparece contenido relacionado con la menstruación. Se puede denunciar, se ve como algo asqueroso. También existe un gran tabú sobre la copa menstrual: cómo me lo pongo; si me lo saco, me mancho la mano de sangre. Nos venden los tampones con aplicador para que no tengamos que tocarnos. Esto no lo tenemos superado. Uno de los problemas del tabú menstrual es pensar que está superado y normalizado. O cuando dicen: «Hay que normalizarlo». No, perdona, hay que sacarlo del armario y hacer activismo. Porque ¿qué es normalizarlo: que lo va a absorber el capitalismo? Ahí tengo mis dudas.

Hay mujeres que solo usan tampones para no cruzarse con su propia regla; dicen que es asquerosa. Hay mujeres que se encierran en la castidad mientras menstrúan porque piensan, horrorizadas, que una gota de su propia sangre es una guarrería; las mismas que no tienen ningún reparo en llenar su cuerpo del semen de otra persona. Mi regla, un asco; la lefa del último pelagatos del Tinder, un placer.

Erika Irusta azota la inteligencia. En su último libro, Yo menstrúo, un manifiesto, (de la editorial Catedral), pega una buena sacudida al entendimiento. Empieza por la regla, viaja hasta la Biblia y acaba desentrañando el orden de valores mundial. Esta educadora mete una bomba atómica en las raíces más profundas de los prejuicios que arrastramos desde la aparición de la cultura judeocristiana. Lo cuestiona todo desde la razón, desde la empatía, desde la lucidez del que estudia y mira con curiosidad en vez de repetir las moralinas castradoras que tanto complacen a la gente de bien.

La fundadora de la primera escuela menstrual del mundo escribe cosas que asustan por lo evidentes que son. «Nos han enseñado a darnos asco», afirma. «En el porno mainstream acabar con la boca llena de semen es la traca final. Pero ¿cómo tomarían ellos lo de acabar eyaculando en su cara o que tras un delicioso cunnilingus, su boca estuviera llena de sangre?».

Pocas veces se piensa en este asunto: la regla no es un plato de gusto en esta sociedad. Erika Irusta, en cambio, lleva ocho años estudiándola y trabaja con la Society for Menstrual Cycle Research de Estados Unidos. Empezó poniendo un nombre a lo que hacía porque ni siquiera existía, pedagogía menstrual, y después creó un blog (El camino rubi) y una comunidad educativa digital (Soy una, soy cuatro) para investigar y enseñar sobre la experiencia menstrual. Nunca nadie había hecho algo así.

De tanto investigar, tanto observar y tanto sentir, surgió este libro que pone patas arriba un tema que en la era del Hyperloop sigue siendo tabú. Irusta saca a la luz un asunto que corre por las conversaciones como el agua por las alcantarillas: turbio, escondido, deshonroso. La pedagoga lleva la regla de las confidencias íntimas entre mujeres a la opinión pública y afirma: «La menstruación es una construcción cultural, social y política».

—¿Qué te ha llevado a pensar esto?

—Hace ocho años, cuando empecé a investigar, vi que toda la información que había sobre la menstruación estaba contada por la medicina. El cuerpo menstruante solo se miraba a través de unas gafas clínicas, aunque, en realidad, la experiencia menstrual es mucho más (por ejemplo, a lo largo de la historia, la regla se ha utilizado para encerrarnos o para sacarnos de casa).

Ahí saltó el primer crujido: la regla solo aparecía asociada a palabras como disfunción, patología… Miraban el periodo con distancia y extrañeza. «Al escuchar a alguien decir “menstruar es natural”, me enfada mucho. No sabía bien por qué, pero me enfadaba», cuenta, sonriendo. «Primero entendí que no hay nada natural en el animal humano: si somos homo sapiens es justamente porque creamos ficciones y, por lo tanto, todo lo que sucede en el humano es cultural. Entiendo entonces que, cuando decimos que “la menstruación es natural”, queremos decir que “la menstruación es fisiológica”. Sí, es un proceso fisiológico. Pero la forma en la que lo experimentamos es un proceso cultural. Después descubrí que en China y en India, el síndrome premenstrual y la depresión posparto se entienden como síndromes culturales; no se describen como patologías. La experiencia menstrual varía a lo largo del tiempo y en función de la cultura de cada lugar».

Fotos de Ismael Llopis

Los mitos e historietas que Irusta había escuchado toda su vida cayeron, desplomados, con la fuerza descendente de un coágulo menstrual y a partir de ahí empezó a recomponer sus ideas: «Cuando por fin ves que menstruar es cultural, te das cuenta de que por ahí puedes meter la palanca para abrir grietas (en realidad, es un hecho biopsicosocial, pero decimos cultural para que todos nos entendamos). Ahí está la clave. Y ahí es donde descubres que el sistema lo utiliza en contra de nosotras. Ves que el problema no es la menstruación; es quién menstrúa: el cuerpo que no ha creado las leyes. Esto lo explicaba muy bien Simone de Beauvoir. No nacemos mujeres; nos hacen mujeres y somos el segundo sexo. Por eso es importante que dejemos de decir tan alegres “la menstruación es natural” y digamos “la menstruación es cultural”. Entonces podremos incidir sobre la cultura».

A Irusta le chirría que las voces que han ido construyendo «el relato menstrual» no menstruaban. Es decir: eran hombres. Y viene de muy lejos.

—Empezó en el Génesis. Seguramente en comunidades que no estaban alfabetizadas y que utilizaban la comunicación oral. Ahí ya decían que todos los procesos de las mujeres vienen con dolor. Así se ha ido creando la otredad. Ese es el problema de la menstruación: la otredad; pertenece al cuerpo de las personas que no tienen el poder —asegura la pedagoga.

Llegaron después las teorías hormonales para ahondar en la zanja que separa a mujeres y hombres. Irusta lo encontró en un libro de la antropóloga Nelly Oudshoom titulado Más allá del cuerpo natural: una arqueología de las hormonas sexuales. «A las hormonas no se le atribuían un género. Pero la modernidad empezó a buscar la masculinidad y la feminidad en la bioquímica. Así pasamos de una teoría de un humano único a dos diferenciados por su género y a atribuir géneros en función de las gónadas. Y eso es una locura porque todos sabemos que no eres hombre o mujer en función de tus genitales. ¿Realmente pensamos que en la química reside la masculinidad y la feminidad? Holaaa, siglo XXI. La feminidad y la masculinidad residen en el constructo cultural. Lo que existe son diferencias entre cuerpos, por supuesto. Pero no debemos categorizar esas diferencias de perogrullo. Yo puedo tener niveles de testosterona diferentes a los tuyos y eso ¿qué significa? ¿que yo soy más hombre que tú? Esto nos hace ver que somos una sociedad que busca, como su santo grial, qué nos hace mujeres y qué nos hace hombres».

La conversación llega aquí a un tema que requiere otra buena sacudida: las cadenas que la sociedad impone entre la mujer y la reproducción. Los hombres también se reproducen, pero a ellos no los torturan con la pringue esa de «se te va a pasar el arroz» o «nunca vas a ser una mujer completa si no sabes lo que es tener un hijo».

—Muchas personas pasan por depresiones y crisis de identidad cuando les quitan el útero. Piensan: ¿cómo narices voy a ser una mujer a partir de ahora si ya no puedo ser madre? En algunos lugares, como en México, hacen histerectomías gratuitas. Te dicen «el útero sirve para dar hijos o dolores de cabeza» y te lo quitan. Pero, entonces, al haber construido la identidad en base a los órganos, la mujer sufre una grave crisis identitaria.

Este empecinamiento de encasillar a los más de 7.000 millones de personas del mundo en solo dos etiquetas, hombre o mujer, es de una estrechez asfixiante. «La identidad es fluida, como lo son nuestros flujos y humores. Una, a lo largo de la vida, va siendo», escribe Irusta en su nuevo libro. «Menstruar no tiene nada que ver con nuestra orientación sexual ni con nuestra identidad de género».

—¿Es la liberación del género la gran revolución social pendiente del siglo XXI?

—Hay una frase de [el filósofo] Paul B. Preciado que tengo tatuada: «No creo en la violencia de género; creo que el género mismo es la violencia». Para mí, es lo que marca todo y nos hace ver que deberíamos abrirnos a cuestionar la identidad. Hay un problema muy acuciante que estamos viendo ahora en Cataluña y que yo he vivido siempre como vasca. Nos piden que trabajemos mucho la identidad pero lo que nos falta es cuestionarla y crear otras que refleje realmente cómo somos. La identidad es algo que se nos antoja tan privado pero, a la vez, es tan colectivo. Depende tanto de temas tan increíblemente irracionales; temas que tienen que ver muchísimo con la emoción y con lo que todavía no podemos nombrar.

—¿Crees que es necesario construir una identidad de hierro o aceptamos, por fin, el género fluido?

—A mí me dan mucha envidia las personas de generaciones más jóvenes porque pueden ubicarse en otras categorías. Yo, por ejemplo, nunca me he sentido bien en la etiqueta de mujer. Cuando me identifico como mujer lo hago como sujeto político pero nunca he estado bien con esta palabra. Tenemos que entender que la identidad muta, que la identidad es fluida y que incluso durante el ciclo menstrual nuestra identidad cambia. No te sientes igual cuando estás ovulando que cuando estás menstruando. Si tú misma ves que tu identidad muta cada 30 días, cómo vas a permanecer siempre en una etiqueta que tú no has creado y en la que tú eres una esclava. Hablan del «privilegio de ser mujer». ¿Privilegio? Y eso que hablo de mujeres con estudios, con dinero, de raza blanca. Porque… ¿tú sabes lo que es para un niño de 14 años menstruar? ¿Sabes la de palizas que se come? ¿La de odio al cuerpo que hay? ¿La de suicidios que hay? Todo porque nos están diciendo que ser mujer supone ser equis cosas.

Pero la regla, dice Irusta, no tiene género. «Menstruar no convierte a una persona en mujer. No tiene nada que ver con la orientación sexual ni con la identidad de género».

Yo menstrúo denuncia la idea de suciedad, culpa y vergüenza que durante tantos siglos han arrojado a la regla. El propio verbo para hablar de la menstruación, manchar, lo dice todo. En el diccionario de la RAE significa: «poner algo sucio», «deslustrar la buena fama de una persona».

Hoy día la regla se sigue encubriendo hasta la ridiculez. En los anuncios echan un líquido azul sobre una compresa; azul cielito mejor que rojo putón. «La mayoría de las mujeres tenemos asco a casi todos los procesos de nuestro cuerpo. Los pedos nos dan asco; los eructos nos dan asco; cagar nos da asco. De hecho, las mujeres estamos estreñidas porque vivimos en una sociedad que dice que no cagamos. Si tenemos mocos: asco. Si sudamos: asco. ¿Por qué? Porque las mujeres hemos tenido que aprender a huir del cuerpo para sobrevivir», explica Irusta, con voz de niña y seguridad de catedrática. «Hemos tenido una mirada misógina hacia el cuerpo y ahora hay que evolucionar. La que no siente asco por su menstruación siente asco por su sudor. Siempre nos estamos avergonzando de algo».

—En tu libro escribes: «Se dice que las generaciones más jóvenes ya tienen la regla superada». ¿Sí? ¿Es así?

—No. Es la falsa superación. El tabú menstrual se va actualizando, como las aplicaciones del móvil. Hoy puedes pedir una compresa tranquilamente. Vale, pero ahora tienes otros tabúes. Por ejemplo, Instagram elimina fotografías donde aparece contenido relacionado con la menstruación. Se puede denunciar, se ve como algo asqueroso. También existe un gran tabú sobre la copa menstrual: cómo me lo pongo; si me lo saco, me mancho la mano de sangre. Nos venden los tampones con aplicador para que no tengamos que tocarnos. Esto no lo tenemos superado. Uno de los problemas del tabú menstrual es pensar que está superado y normalizado. O cuando dicen: «Hay que normalizarlo». No, perdona, hay que sacarlo del armario y hacer activismo. Porque ¿qué es normalizarlo: que lo va a absorber el capitalismo? Ahí tengo mis dudas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una peli rodada del tirón
¿Son los juegos de Sochi los más mariquitas de la historia?
Nadie quiere un diseño de mierda (tampoco los pobres)
Cadasemanaunlibro o cómo ‘deshacerse’ de manera digna de los libros ya leídos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Leo el articulo y veo mucha incoherencia, primero lo de mujeres que no tienen reparo en llenarse de semen, emm si saben que eso es normal verdad, es parte del acto sexual y que, aunque no fuera una porno, lo hace cualquier pareja(donde haya algun hombre) no es como que una mujer quiera llenarse de semen nomas por que si, y llendo a la misma comparativa de comparar la menstruación con semen, creeme que si una mujer o incluso el hombre que tuviera una mancha de semen perdon, lo verian mal, son actos privados, mas no malos ni que no se pueda hablar publicamente por ser un tema malo porque no lo es, claro que se puede siendo de mente abierta, mi novia me cuenta lo dificil que es para ella cuando tiene sus menstruaciones y es un tema normal de hablar y claro no es un tema que le cuentas a culquiera por lo privado que es; lo de compararlo con llenarse la cara de semen en un porno tambien es muy diferente y creeme que no todos o todas les gusta o acepta esa parte del semen, igual manera la regla puede que algunos si lo pudieran aceptar como puede que no, aun asi, es algo muy diferente, entiendo el punto de que no sea tan mal visto, pero no creo que haya una razon para querer publicarlo publicamente en instagram o molestarse porque la lleguen a borrar el post, siguiendo la comparativa, a mi siendo hombre no me gustaria ver post de otros hombres con imagenes de su eyaculacion, que de nuevo, tambien es un tema normal y no es malo, es algo natural del cuerpo, pero son cosas privadas, hay que prender a guardar respeto porque si, hay personas que no tienen esa mentalidad abierta para hablarlo en publico, pero querer estarlo publicando en instagram no creo que sea una necesidad, no es error de la sociedad ni que la cultura este mal por no aceptarlo, creo que es importante quererse a uno mismo y conocerse, pero no creo que haya una verdadera necesidad para querer compartirlo en un medio publico como instagram donde lo vera gente desconocida.

  • Me encanta el artículo, super inflamatorio y contradictorio perfecto para reflexionar sobre un montón de temas.

    Me han saltado un par que dejó acá para reflexión comunal: Por mucho que tratemos de quitar os la identidad de encima no podemos, hay una identidad que nos une a casi todos por muy fluidos que seamos; somos pobres, no pobres en vitalidad, POBRES COMO RATAS según el mass media de los Yates, de los castillos, el lujo, el estatus y los diamantes… Somos pobres y es la realidad, y cada diablo somos más. Acabemos con esa identidad, señalemos su origen, busquemos otra forma de entender nuestra miseria económica y social. Pero no la de evadirnos con más pan y circo, zapatillas, y groupones, drogas y series de TV.

    La realidad no es bonita, y nunca lo será, pero nuestra actitud ante ella si puede serlo, ¡Aúpa los eco feminismos anticolonialistas!

  • Me encantó este artículo!
    Y me encantó que el primer comentario haya sido un CHOCLO justificando el status quo desde una perspectiva (oh, sorpresa) masculina. Se cuenta solo el chiste.
    Gracias por escribirla!

  • Dolor menstruacion :
    semillas de hinojo y el jengibre para los dolores menstruales y el SPM
    https://nutritionfacts.org/es/2018/07/19/semillas-hinojo-y-jengibre-para-dolores-menstruales-y-spm/?utm_source=NutritionFacts.org&utm_campaign=2e7ef92dd8-RSS_BLOG_DAILY_SPANISH&utm_medium=email&utm_term=0_40f9e497d1-2e7ef92dd8-25635601&mc_cid=2e7ef92dd8&mc_eid=ea2b71e8d3

    He llegado a pensar conociendo a mujeres con dolores d este tipo que era en buena medida por culpa y tabues sexuales por la educación recibida e incluso abusos en la infancia que se han somatizado

  • Una vez conoci a una colgada que la 2ª vez al follar fué durante su regla,
    y la sangre manchó mi veintre y una vez manchado no se le ocurrió mejor que esparcirme la sangre con su mano por al abdomen…

  • Más allá del detalle, interpreto que apunta a olvidarse del aprendizaje vergonzoso o perfil bajo de la menstruación, para que entre en la sociedad como tema de debate. De no cerrar la identidad en un todo y comprender que las mujeres tenemos ciclos constantes de cambios. Con la idea actual de emponderar a la mujer crea una publicación, que más allá de estar o no de acuerdo en su totalidad, puede ofrecer visiones originales. Habrá que leerla, pero ya por la propuesta: Enhorabuena.

  • Hola, trabajo en marketing (y también soy mujer, cisgénero, poco fluida, cultural y natural).

    Solo aclarar que el líquido azul de los anuncios de compresas no es ni cultural, ni un ataque, ni una demostración de asco o verguenza al «rojo putón» o a la «mujer natural o cultural». El líquido azul en los anuncios de compresas es lo mismo que el hecho de que la carne para consumo casi nunca se vea cruda en estos mismos, que los productos de estética se promocionen entre colores morado o rosa, que los sanitarios lo hagan en colores turquesa, verde «hospital» o azul, que la gente casi nunca salga masticando en los anuncios de comida y que los colores «rojo putón» y «amarillo beato» se utilicen enfocados a chollos, ofertas y en mensajes que intentan dotarse de mayor fuerza, agresividad o urgencia.

    Son reglas de marketing basadas en estética y psicología de los colores y los conceptos. No un ataque a nada ni nadie.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *