24 de octubre 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

¿Es Groninga un paraíso para la bici?

24 de octubre 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En Groninga, la bici reina sobre sus calles sin que nadie se interponga en su camino. La ciudad ha sido diseñada para que ningún medio sea tan sencillo como este para desplazarte por ella. Los responsables de Street Films pasaron unos días allí y crearon este documental de 15 minutos para detallar cómo se ha conseguido que más de la mitad de la población se mueva en bici a diario.

El cortometraje detalla algunas de las medidas que se han puesto en marcha durante los últimos 40 años empezando por un cambio de gobierno en 1972. Ese año entró a la alcaldía un grupo de idealistas izquierdistas que se propusieron cambiar radicalmente la planificación de la ciudad. Dividieron el centro en cuatro sectores e hicieron muy complicada la movilidad de los coches en esas zonas. Para la bici y el transporte público, en cambio, se creó todo tipo de facilidades para que circularan por allí.

Como era de esperar, los dueños de las tiendas se sintieron agraviados y protestaron. Estaban preocupados por el efecto que pudiera tener sobre sus ventas y vaticinaron cierres. Pero esa ruina económica nunca llegó y la bici hoy en día sigue creciendo fruto del consenso y el buen hacer de los gestores de la ciudad.

1Groningen
En Groninga, el centro está dividido en cuatro sectores. Para pasar de un sector a otro en bici es necesario rodear la ciudad.

Para el ciudadano medio, la bici no es solo cómoda. También supone la manera más rápida para desplazarse en el centro. Las calles están diseñadas para que un trayecto de 2 minutos en bici tarde 12 minutos en coche. En rutas más largas, en las que tardas 10 minutos en bici, el coche puede llegar a tardar 30 minutos debido al diseño de las calles, que obliga a los vehículos motorizados a tener que rodear la ciudad para llegar a su destino. Todo esto va acompañado de un sistema de autobuses que circula con fluidez al no encontrarse con tráfico.

1biky
Una ruta típica en la ciudad diseñada para tardar menos en bici que en coche.

Para facilitar la conexión con otros medios de transporte, la estación de trenes cuenta con capacidad para aparcar 10.000 bicis que, según el vídeo, «suelen estar a reventar los fines de semana».

Hasta IKEA, unos grandes almacenes frecuentemente asociados con el coche, tienen un amplio aparcamiento de bicis para trabajadores y sus clientes. La multinacional sueca pone a disposición de sus compradores bicis con remolque para poder transportar sus compras a casa. Los negocios que se establecen y operan en la ciudad son obligados además a presentar un plan a las autoridades locales sobre las medidas que van a tomar cada año para promover el uso de la bici y el transporte público de sus empleados.

Cuando aterrizaron en Groningen, los directores del film dicen que pensaron que estaban viviendo un sueño que «pronto desapareció» cuando se dieron cuenta del grado de detalle que se necesita para planificar una ciudad así. «Al principio me sentí como si estuviera en un juego de Candyland para bici, pero después de circular por ella me di cuenta de que no hay nada soñador en lo que vi. Con voluntad política y planificación, lo que se ha logrado aquí se podría hacer en cualquier ciudad».

(Mensaje velado a la DGT: ¿Se ve algún casco en el vídeo?)

Visto en: Atlantic Cities

Bonus Track

Un viaje en bici de Assen a Groningen, también de Street Films.

 

En Groninga, la bici reina sobre sus calles sin que nadie se interponga en su camino. La ciudad ha sido diseñada para que ningún medio sea tan sencillo como este para desplazarte por ella. Los responsables de Street Films pasaron unos días allí y crearon este documental de 15 minutos para detallar cómo se ha conseguido que más de la mitad de la población se mueva en bici a diario.

El cortometraje detalla algunas de las medidas que se han puesto en marcha durante los últimos 40 años empezando por un cambio de gobierno en 1972. Ese año entró a la alcaldía un grupo de idealistas izquierdistas que se propusieron cambiar radicalmente la planificación de la ciudad. Dividieron el centro en cuatro sectores e hicieron muy complicada la movilidad de los coches en esas zonas. Para la bici y el transporte público, en cambio, se creó todo tipo de facilidades para que circularan por allí.

Como era de esperar, los dueños de las tiendas se sintieron agraviados y protestaron. Estaban preocupados por el efecto que pudiera tener sobre sus ventas y vaticinaron cierres. Pero esa ruina económica nunca llegó y la bici hoy en día sigue creciendo fruto del consenso y el buen hacer de los gestores de la ciudad.

1Groningen
En Groninga, el centro está dividido en cuatro sectores. Para pasar de un sector a otro en bici es necesario rodear la ciudad.

Para el ciudadano medio, la bici no es solo cómoda. También supone la manera más rápida para desplazarse en el centro. Las calles están diseñadas para que un trayecto de 2 minutos en bici tarde 12 minutos en coche. En rutas más largas, en las que tardas 10 minutos en bici, el coche puede llegar a tardar 30 minutos debido al diseño de las calles, que obliga a los vehículos motorizados a tener que rodear la ciudad para llegar a su destino. Todo esto va acompañado de un sistema de autobuses que circula con fluidez al no encontrarse con tráfico.

1biky
Una ruta típica en la ciudad diseñada para tardar menos en bici que en coche.

Para facilitar la conexión con otros medios de transporte, la estación de trenes cuenta con capacidad para aparcar 10.000 bicis que, según el vídeo, «suelen estar a reventar los fines de semana».

Hasta IKEA, unos grandes almacenes frecuentemente asociados con el coche, tienen un amplio aparcamiento de bicis para trabajadores y sus clientes. La multinacional sueca pone a disposición de sus compradores bicis con remolque para poder transportar sus compras a casa. Los negocios que se establecen y operan en la ciudad son obligados además a presentar un plan a las autoridades locales sobre las medidas que van a tomar cada año para promover el uso de la bici y el transporte público de sus empleados.

Cuando aterrizaron en Groningen, los directores del film dicen que pensaron que estaban viviendo un sueño que «pronto desapareció» cuando se dieron cuenta del grado de detalle que se necesita para planificar una ciudad así. «Al principio me sentí como si estuviera en un juego de Candyland para bici, pero después de circular por ella me di cuenta de que no hay nada soñador en lo que vi. Con voluntad política y planificación, lo que se ha logrado aquí se podría hacer en cualquier ciudad».

(Mensaje velado a la DGT: ¿Se ve algún casco en el vídeo?)

Visto en: Atlantic Cities

Bonus Track

Un viaje en bici de Assen a Groningen, también de Street Films.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Solo cinco euros
La esencia de los ‘spaghetti western’ en unos títulos de crédito
¿Somos todos sospechosos en la era del software inteligente?
Azul de Prusia: así era el primer libro totalmente ilustrado con fotografías
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Mantengo, junto con otros muchos ciclistas y urbanistas, una hipótesis de lo bien que les va a las bicicletas en el centro de Europa: ¿hubiera sido esto posible sin la crisis del petróleo del 73? El equipo de gobierno llegó en 1972.

    Además, los perjudicados no suelen ser los coches, suelen ser los peatones. En España se coge la bici muuuucho menos pero se anda mucho más que en esos países.

  • supongo que el comentario a pie de foto: «Para pasar de un sector a otro en bici es necesario rodear la ciudad.» no es correcto

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad