12 de septiembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Aprender a escribir como Roald Dahl es cosa de niños

12 de septiembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aprender a escribir como Roald Dahl está hoy a la alcance de cualquiera. Steve Gardman, director del Roald Dahl Museum and Story Center, ha aprovechado que el 13 de septiembre se cumple el centenario del autor galés para explicar en la web de British Council su proceso creativo.

Primero de todo, pónganse cómodos. Para leer este post y para dar rienda suelta a su imaginación. Sólo así podrán escribir varias decenas de libros que vendan cientos de millones de ejemplares en todo el mundo. Ese es uno de los primeros consejos de Roald Dahl, que escribía apartado en una cabaña en el jardín de su casa, a lápiz y sentado en un cómodo sillón en cuyos brazos apoyaba una tabla.

A continuación, es útil tener al alcance de la vista objetos que puedan resultar inspiradores por estar vinculados a la vida de cada uno, a sus deseos o sus experiencias.

En el caso de Dahl, su habitación de trabajo contenía recuerdos de su paso por las Fuerzas Aéreas Británicas durante la Segunda Guerra Mundial, una bola de 300 gramos compuesta con cientos de envoltorios plateados de chocolatinas, fotografías de familia y la válvula Wade-Dahl-Till que el autor ayudó a desarrollar para paliar la hidrocefalia que sufría su hijo Theo porque, como explican algunos de sus libros, no todas las infancias son felices.

Para que el trabajo sea fructífero, es necesario estar concentrado y evitar cualquier distracción del mundo exterior. El mejor consejo es cerrar las cortinas, especialmente cuando se vive rodeado de ardillas, pájaros y otros animales como le sucedía a Dahl, que reconocía: «me pasaría la mañana mirándolos y no trabajaría nada».

Es un hecho que el trabajo de escritor se basa en la constancia y en la disciplina. Pero también en el reposo y el descanso. Nadie puede estar todo el día escribiendo y, en caso de poder, no todo lo que escribirá será bueno. Por ello, Dahl dividía su jornada en periodos de dos horas, al cabo de las cuales, se tomaba un respiro para comer algo, pasear y leer la prensa. Como Ernest Hemingway, Dahl pensaba que es muy importante parar a una hora determinada, más aún cuando las cosas están fluyendo como se desea. Así es más sencillo volver al trabajo al día siguiente.

Por último, ser un buen autor no depende tanto de la idea sino de la calidad de lo que se escribe. Según Steve Gardman, Roald Dahl podía reescribir y corregir más de cien veces el mismo manuscrito.

Cada día repasaba el trabajo anterior, pero no del día inmediatamente pasado, sino desde la primera página. Una rutina que podría paralizar la labor de creación si no fuera porque, como contaba Dahl, durante ese proceso «van surgiendo otras cosas. La pequeña semilla va fructificando en la cabeza, van surgiendo los colores de la historia, los dedos que sujetan el lápiz comienzan a temblar… y el libro comienza».

Aprender a escribir como Roald Dahl está hoy a la alcance de cualquiera. Steve Gardman, director del Roald Dahl Museum and Story Center, ha aprovechado que el 13 de septiembre se cumple el centenario del autor galés para explicar en la web de British Council su proceso creativo.

Primero de todo, pónganse cómodos. Para leer este post y para dar rienda suelta a su imaginación. Sólo así podrán escribir varias decenas de libros que vendan cientos de millones de ejemplares en todo el mundo. Ese es uno de los primeros consejos de Roald Dahl, que escribía apartado en una cabaña en el jardín de su casa, a lápiz y sentado en un cómodo sillón en cuyos brazos apoyaba una tabla.

A continuación, es útil tener al alcance de la vista objetos que puedan resultar inspiradores por estar vinculados a la vida de cada uno, a sus deseos o sus experiencias.

En el caso de Dahl, su habitación de trabajo contenía recuerdos de su paso por las Fuerzas Aéreas Británicas durante la Segunda Guerra Mundial, una bola de 300 gramos compuesta con cientos de envoltorios plateados de chocolatinas, fotografías de familia y la válvula Wade-Dahl-Till que el autor ayudó a desarrollar para paliar la hidrocefalia que sufría su hijo Theo porque, como explican algunos de sus libros, no todas las infancias son felices.

Para que el trabajo sea fructífero, es necesario estar concentrado y evitar cualquier distracción del mundo exterior. El mejor consejo es cerrar las cortinas, especialmente cuando se vive rodeado de ardillas, pájaros y otros animales como le sucedía a Dahl, que reconocía: «me pasaría la mañana mirándolos y no trabajaría nada».

Es un hecho que el trabajo de escritor se basa en la constancia y en la disciplina. Pero también en el reposo y el descanso. Nadie puede estar todo el día escribiendo y, en caso de poder, no todo lo que escribirá será bueno. Por ello, Dahl dividía su jornada en periodos de dos horas, al cabo de las cuales, se tomaba un respiro para comer algo, pasear y leer la prensa. Como Ernest Hemingway, Dahl pensaba que es muy importante parar a una hora determinada, más aún cuando las cosas están fluyendo como se desea. Así es más sencillo volver al trabajo al día siguiente.

Por último, ser un buen autor no depende tanto de la idea sino de la calidad de lo que se escribe. Según Steve Gardman, Roald Dahl podía reescribir y corregir más de cien veces el mismo manuscrito.

Cada día repasaba el trabajo anterior, pero no del día inmediatamente pasado, sino desde la primera página. Una rutina que podría paralizar la labor de creación si no fuera porque, como contaba Dahl, durante ese proceso «van surgiendo otras cosas. La pequeña semilla va fructificando en la cabeza, van surgiendo los colores de la historia, los dedos que sujetan el lápiz comienzan a temblar… y el libro comienza».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Punset de molde
Fanzines valientes para tiempos oscuros
La primera sastrería para coches
En busca del primer poema escrito en código (mucho antes de que existieran los PC…)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • Leer a Roald Dahl de por si es una gran aventura que llena la imaginacion… sus pautas para crear esas imagenes literarias nos enseñan que hay que tener disciplina al escribir y rodearse de amor y humanidad…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies