fbpx
4 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Apple, Google y sus modas de diseño están volviendo la web ilegible

4 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si te cuesta leer los textos en internet y sabes que tu vista se encuentra perfectamente, puede que lo que suceda no tenga nada que ver con tus ojos y lo que estés sufriendo es una moda de diseño.

La última tendencia en algunos grupos de diseñadores consiste en reducir el contraste entre el texto y el fondo. Estéticamente puede resultar muy efectivo, pero provoca que los ojos del usuario se tengan que esforzar mucho para leer. Así lo denuncia Tim Barker, programador, en Backchannel.«Mi petición a los diseñadores e ingenieros de software: ignorad las modas y volved a los principios tipográficos de la impresión». Esto es, letras en color negro y resaltadas del resto.

La tipografía es un elemento esencial en el diseño hasta el punto de que confundirla con el fondo rompe el principio de universalidad de la red. Unas letras difíciles de distinguir complican la lectura a personas mayores, personas con problemas de visión o las que cuentan con pantallas de peor calidad.

Lo tradicional ha sido colorear de negro el texto y dejar el fondo de un tono muy claro —sin remontarse a las letras verdes sobre negro de las primeros ordenadores—, pero la alta resolución de las nuevas pantallas permite crear diseños más suaves y atractivos. Ahora abundan los grises, los colores pastel y la tipografía fina y ligera. En condiciones ideales, esto no supondría un problema para muchos, pero, en el día a día, las cualidades que aporta el monitor de un ordenador de escritorio casi nunca se dan. Leemos en la pequeña pantalla del móvil, trabajamos con el portátil en cualquier parte o estudiamos en la tableta por la noche.«Miran el balance general de la página, no leen las palabras en ella», explica Barker a Yorokobu.

En esta guerra de diseñadores, desarrolladores e ingenieros entre estética y legibilidad, Barker señala a los principales responsables.«Apple es culpable. Google también. Igual que Twitter».

Apple-guideleness

Como norma general, el estándar aconseja un ratio de contraste entre la tipografía y el fondo de que no baje de 7:1. Apple corrobora la sugerencia, pero lo hace utilizando un texto de 5,5:1. Google también defiende el mismo ratio, pero a su vez recomienda una opacidad muy baja que deja al texto en un 4.6:1. La red social del pájaro azul tampoco se libra: «Twitter usa un tipo demasiado claro en la página de Notificaciones, la aplicación móvil utiliza fuentes muy delgadas y débiles», asegura el programador.

Aunque es una tendencia que ha resurgido recientemente, el debate viene de lejos. Ya en 1998, un experimento mostró que el tiempo de lectura es menor cuando se da un fuerte contraste. En la actualidad, el problema se agranda con los móviles. Leer en el teléfono es el doble de complicado que hacerlo en un ordenador de escritorio, aparte del reducido tamaño.«Imagina tratar de leer un texto de bajo contraste en un dispositivo móvil mientras caminas bajo un sol brillante», ejemplifica la diseñadora Katie W. Sherwin.«Incluso el texto de alto contraste es difícil de leer cuando hay resplandor; el texto de bajo contraste es casi imposible».

Sin embargo, no todos los profesionales abogan por colorear tanto la tipografía. Una referencia para el mundo del diseño web, Typography Handbook, alerta sobre la fuerte confrontación de colores y defiende un gris muy oscuro en lugar del negro puro. En el manual The Magic of CSS —el CSS es un lenguaje que se utiliza para decorar la Web— también se desaconseja la fuerte superposición del blanco y negro porque puede fatigar los ojos.

 

La rebelión

«No es tan fácil para los diseñadores, ingenieros y productores web aceptar el hecho de que son diferentes a los usuarios de su producto. Pasan mucho tiempo en su página o aplicación, tanto, que serían capaces de utilizarla con los ojos cerrados», explica Zoltan Gocza, especializado en experiencia de usuario.

Contrast Rebellion es un manifiesto digital que acomete contras las tendencias que vuelven internet ilegible para muchos. Junto con Richard Gazdik, Gocza creó la página web que recoge la proclama. Su mensaje es sencillo y directo: abajo con los textos incomprensibles.

ContrastRebellion2

Su iniciativa puso en contacto a más de 400 desarrolladores y diseñadores que mostraron su apoyo al mensaje. Como colofón, su creación recibió el premio Awwwards Winner, un galardón internacional de diseño digital. «El objetivo del manifiesto fue servir como una llamada de atención para unir a los diseñadores y luchar contra el texto de bajo contraste», relata.

Aunque todavía hay páginas «que sólo adoran la estética y dejan que la legibilidad sufra», el manifiesto sirvió como medio para concienciar acerca de la importancia de la legibilidad. En ocasiones, se trata simplemente de un alejamiento entre la persona que diseña el producto y la persona que lo consume.

Como remedio, Gocza aconseja sumergirse en la opinión del usuario medio y alejarse de vez en cuando de los profesionales del sector.«Muestra tu trabajo a otros», aconseja.«Simplemente, queda con la gente y escucha sus comentarios». «Sé curioso y abierto».

El debate del contraste está servido y sólo queda esperar a ver hacia dónde se mueve la siguiente tendencia. Mientras tanto, el profesional pide no generalizar.«Hay muchos diseñadores que están haciendo que la web sea más accesible». Y es cierto, ha habido avances, como la pérdida (afortunada) del scroll horizontal, aquellos textos demasiados largos que hacían al usuario mover con el ratón la barra inferior. Detalles que, poco a poco, se dirigen a una web que debe ser creada para todos, independientemente de la edad de los ojos o el dinero invertido en la pantalla de un dispositivo.

Las imágenes pertenecen a Contrast Rebellion (1,3) y Apple.

Si te cuesta leer los textos en internet y sabes que tu vista se encuentra perfectamente, puede que lo que suceda no tenga nada que ver con tus ojos y lo que estés sufriendo es una moda de diseño.

La última tendencia en algunos grupos de diseñadores consiste en reducir el contraste entre el texto y el fondo. Estéticamente puede resultar muy efectivo, pero provoca que los ojos del usuario se tengan que esforzar mucho para leer. Así lo denuncia Tim Barker, programador, en Backchannel.«Mi petición a los diseñadores e ingenieros de software: ignorad las modas y volved a los principios tipográficos de la impresión». Esto es, letras en color negro y resaltadas del resto.

La tipografía es un elemento esencial en el diseño hasta el punto de que confundirla con el fondo rompe el principio de universalidad de la red. Unas letras difíciles de distinguir complican la lectura a personas mayores, personas con problemas de visión o las que cuentan con pantallas de peor calidad.

Lo tradicional ha sido colorear de negro el texto y dejar el fondo de un tono muy claro —sin remontarse a las letras verdes sobre negro de las primeros ordenadores—, pero la alta resolución de las nuevas pantallas permite crear diseños más suaves y atractivos. Ahora abundan los grises, los colores pastel y la tipografía fina y ligera. En condiciones ideales, esto no supondría un problema para muchos, pero, en el día a día, las cualidades que aporta el monitor de un ordenador de escritorio casi nunca se dan. Leemos en la pequeña pantalla del móvil, trabajamos con el portátil en cualquier parte o estudiamos en la tableta por la noche.«Miran el balance general de la página, no leen las palabras en ella», explica Barker a Yorokobu.

En esta guerra de diseñadores, desarrolladores e ingenieros entre estética y legibilidad, Barker señala a los principales responsables.«Apple es culpable. Google también. Igual que Twitter».

Apple-guideleness

Como norma general, el estándar aconseja un ratio de contraste entre la tipografía y el fondo de que no baje de 7:1. Apple corrobora la sugerencia, pero lo hace utilizando un texto de 5,5:1. Google también defiende el mismo ratio, pero a su vez recomienda una opacidad muy baja que deja al texto en un 4.6:1. La red social del pájaro azul tampoco se libra: «Twitter usa un tipo demasiado claro en la página de Notificaciones, la aplicación móvil utiliza fuentes muy delgadas y débiles», asegura el programador.

Aunque es una tendencia que ha resurgido recientemente, el debate viene de lejos. Ya en 1998, un experimento mostró que el tiempo de lectura es menor cuando se da un fuerte contraste. En la actualidad, el problema se agranda con los móviles. Leer en el teléfono es el doble de complicado que hacerlo en un ordenador de escritorio, aparte del reducido tamaño.«Imagina tratar de leer un texto de bajo contraste en un dispositivo móvil mientras caminas bajo un sol brillante», ejemplifica la diseñadora Katie W. Sherwin.«Incluso el texto de alto contraste es difícil de leer cuando hay resplandor; el texto de bajo contraste es casi imposible».

Sin embargo, no todos los profesionales abogan por colorear tanto la tipografía. Una referencia para el mundo del diseño web, Typography Handbook, alerta sobre la fuerte confrontación de colores y defiende un gris muy oscuro en lugar del negro puro. En el manual The Magic of CSS —el CSS es un lenguaje que se utiliza para decorar la Web— también se desaconseja la fuerte superposición del blanco y negro porque puede fatigar los ojos.

 

La rebelión

«No es tan fácil para los diseñadores, ingenieros y productores web aceptar el hecho de que son diferentes a los usuarios de su producto. Pasan mucho tiempo en su página o aplicación, tanto, que serían capaces de utilizarla con los ojos cerrados», explica Zoltan Gocza, especializado en experiencia de usuario.

Contrast Rebellion es un manifiesto digital que acomete contras las tendencias que vuelven internet ilegible para muchos. Junto con Richard Gazdik, Gocza creó la página web que recoge la proclama. Su mensaje es sencillo y directo: abajo con los textos incomprensibles.

ContrastRebellion2

Su iniciativa puso en contacto a más de 400 desarrolladores y diseñadores que mostraron su apoyo al mensaje. Como colofón, su creación recibió el premio Awwwards Winner, un galardón internacional de diseño digital. «El objetivo del manifiesto fue servir como una llamada de atención para unir a los diseñadores y luchar contra el texto de bajo contraste», relata.

Aunque todavía hay páginas «que sólo adoran la estética y dejan que la legibilidad sufra», el manifiesto sirvió como medio para concienciar acerca de la importancia de la legibilidad. En ocasiones, se trata simplemente de un alejamiento entre la persona que diseña el producto y la persona que lo consume.

Como remedio, Gocza aconseja sumergirse en la opinión del usuario medio y alejarse de vez en cuando de los profesionales del sector.«Muestra tu trabajo a otros», aconseja.«Simplemente, queda con la gente y escucha sus comentarios». «Sé curioso y abierto».

El debate del contraste está servido y sólo queda esperar a ver hacia dónde se mueve la siguiente tendencia. Mientras tanto, el profesional pide no generalizar.«Hay muchos diseñadores que están haciendo que la web sea más accesible». Y es cierto, ha habido avances, como la pérdida (afortunada) del scroll horizontal, aquellos textos demasiados largos que hacían al usuario mover con el ratón la barra inferior. Detalles que, poco a poco, se dirigen a una web que debe ser creada para todos, independientemente de la edad de los ojos o el dinero invertido en la pantalla de un dispositivo.

Las imágenes pertenecen a Contrast Rebellion (1,3) y Apple.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
El verano es un festival
Las figuras de cacahuete de Steve Casino
El hombre que intentó vivir como las cabras
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • El artículo está muy interesante, pero resulta un poco cómico cuando te dices: voy a compartirlo en alguna red social, vas a la columna de opciones a la derecha, y te encuentras con que esta página cae en lo mismo que el artículo critica: gris clarito sobre blanco. 😀

  • Apple, que parece presentarse aquí como un demonio contra la legibilidad, ofrece un modo de lectura en su explorador web de ordenadores y móviles que despeja la pantalla de objetos y deja el texto más limpio y sobre un fondo amarillento, que se supone que es una de las mejores opciones de contraste para la lectura. Hoy en día las cosas no son tan sencillas como poner las cosas negro sobre blanco.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *