fbpx
11 de septiembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Esta cámara mata las fotos convencionales

11 de septiembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La escena es universal. Hay ciertos puntos en cada ciudad en los que las personas parecen dotadas de tal magnetismo que tienden a unirse unas a otras en numerosos grupos. Casualmente, todas ellas están usando una cámara fotográfica. Casualmente, todas ellas apuntan en la misma dirección, hacia algún elemento determinado.
01 Camera Restricta
Ese habitual fenómeno ocurre en lugares turísticos, monumentos, sitios que cuentan historias o elementos visualmente atractivos. Y una vez que se desata la fiebre, ya no se puede parar. Internet, ese lugar en el que muchos millones de personas guardan sus fotografías, se puebla entonces de imágenes que, comparadas, resultan todas iguales.
La torre Eiffel desde el Champ de Mars, la Alhambra de Granada desde el mirador de San Nicolás, un grafiti de Banksy o la estrella de Clark Gable en el Hall of Fame de Hollywood. Cada uno de esos elementos ha sido retenido un millón de veces.

Al diseñador Philipp Schmitt se le ocurrió que las fotos que merecían la pena eran aquellas que aún no habían sido tomadas. Bajo esa premisa ha creado Camera Restricta, un proyecto que se encuentra a medio camino entre un hito tecnológico y una reivindicación contra las fotos calcadas.
Camera Restricta es un prototipo de cámara de fotos provisto de GPS y conexión a internet. El aparato emite sonidos cuando detecta que en la red hay demasiadas imágenes geolocalizadas en un punto determinado. De hecho, la cámara es tan severa que, si contabiliza un exceso de fotos en un lugar, oculta el disparador impidiendo que se puedan tomar más.

El diseñador alemán ya había reflexionado previamente acerca de la reiteración de imágenes capturadas en un mismo punto, clones fotográficos que tienen valor solo para la persona que dispara. Sin embargo, la imagen de una multitud haciendo fotos a una fuente sin nada en especial, muy cerca de su casa, le hizo madurar el prototipo de Camera Restricta. «Me pregunté cuántas de esas fotos estarían online. Entonces pensé que sería interesante tener una cámara que previniese de la posibilidad de tomar la misma foto una y otra vez», explica Schmitt.
Camera Restricta cuestiona las prácticas fotográficas del usuario común. «Hacer fotos se ha convertido en algo virtualmente gratuito, dando como resultado un flujo infinito de imágenes. He introducido limitaciones para evitar esto con la intención de conseguir nuevas sensaciones como la de ser la primera o la última persona que hace una foto en un sitio determinado», dice el diseñador.
03 Photos Allowed
02 No More Photos
Ningún fabricante ha mostrado hasta el momento interés por la idea. Schmitt sostiene que el anuncio de su fabricación conllevaría un debate acerca de la censura tal y como la ilustra este proyecto conceptual. Lo que sí ha intentado es facilitar la fabricación de dispositivos similares.
El chasis de la cámara se ha fabricado con una impresora 3D. Ese cuerpo alberga componentes electrónicos para mover o bloquear el disparador. Un teléfono móvil aporta su GPS, la conexión a internet, los sonidos y la pantalla del dispositivo. Camera Restricta busca las fotos geolocalizadas en Flickr y Panoramio mediante una aplicación web de código abierto. «Con un software puedes convertir cualquier cámara en una Camera Restricta. ¿No da unpoco de miedo?».
05 Hardware
09 3D-Parts
07 Mood

La escena es universal. Hay ciertos puntos en cada ciudad en los que las personas parecen dotadas de tal magnetismo que tienden a unirse unas a otras en numerosos grupos. Casualmente, todas ellas están usando una cámara fotográfica. Casualmente, todas ellas apuntan en la misma dirección, hacia algún elemento determinado.
01 Camera Restricta
Ese habitual fenómeno ocurre en lugares turísticos, monumentos, sitios que cuentan historias o elementos visualmente atractivos. Y una vez que se desata la fiebre, ya no se puede parar. Internet, ese lugar en el que muchos millones de personas guardan sus fotografías, se puebla entonces de imágenes que, comparadas, resultan todas iguales.
La torre Eiffel desde el Champ de Mars, la Alhambra de Granada desde el mirador de San Nicolás, un grafiti de Banksy o la estrella de Clark Gable en el Hall of Fame de Hollywood. Cada uno de esos elementos ha sido retenido un millón de veces.

Al diseñador Philipp Schmitt se le ocurrió que las fotos que merecían la pena eran aquellas que aún no habían sido tomadas. Bajo esa premisa ha creado Camera Restricta, un proyecto que se encuentra a medio camino entre un hito tecnológico y una reivindicación contra las fotos calcadas.
Camera Restricta es un prototipo de cámara de fotos provisto de GPS y conexión a internet. El aparato emite sonidos cuando detecta que en la red hay demasiadas imágenes geolocalizadas en un punto determinado. De hecho, la cámara es tan severa que, si contabiliza un exceso de fotos en un lugar, oculta el disparador impidiendo que se puedan tomar más.

El diseñador alemán ya había reflexionado previamente acerca de la reiteración de imágenes capturadas en un mismo punto, clones fotográficos que tienen valor solo para la persona que dispara. Sin embargo, la imagen de una multitud haciendo fotos a una fuente sin nada en especial, muy cerca de su casa, le hizo madurar el prototipo de Camera Restricta. «Me pregunté cuántas de esas fotos estarían online. Entonces pensé que sería interesante tener una cámara que previniese de la posibilidad de tomar la misma foto una y otra vez», explica Schmitt.
Camera Restricta cuestiona las prácticas fotográficas del usuario común. «Hacer fotos se ha convertido en algo virtualmente gratuito, dando como resultado un flujo infinito de imágenes. He introducido limitaciones para evitar esto con la intención de conseguir nuevas sensaciones como la de ser la primera o la última persona que hace una foto en un sitio determinado», dice el diseñador.
03 Photos Allowed
02 No More Photos
Ningún fabricante ha mostrado hasta el momento interés por la idea. Schmitt sostiene que el anuncio de su fabricación conllevaría un debate acerca de la censura tal y como la ilustra este proyecto conceptual. Lo que sí ha intentado es facilitar la fabricación de dispositivos similares.
El chasis de la cámara se ha fabricado con una impresora 3D. Ese cuerpo alberga componentes electrónicos para mover o bloquear el disparador. Un teléfono móvil aporta su GPS, la conexión a internet, los sonidos y la pantalla del dispositivo. Camera Restricta busca las fotos geolocalizadas en Flickr y Panoramio mediante una aplicación web de código abierto. «Con un software puedes convertir cualquier cámara en una Camera Restricta. ¿No da unpoco de miedo?».
05 Hardware
09 3D-Parts
07 Mood

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘After’ en el taller de coches
Nuevas tecnologías
Los pupitres que denuncian la violencia política
Moradas: Electrónica experimental en la Alcazaba de Almería
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *