10 de septiembre 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Los estragos de la maternidad reincidente, en dibujos

10 de septiembre 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Vive inmersa en el mundo de la teta, las cacas y los lloros. Pero la Quiles saca tiempo para desdoblarse y realizar una especie de viaje astral que le permite ser espectadora de su propio día a día. Así consigue una imagen algo más objetiva de sí misma como madre reincidente. Luego solo tiene que dibujar lo que ve.

Le sirve de terapia, asegura, porque ella misma se cansa de oírse hablar de «sus hormonas y de sus churumbeles». La diseñadora se justifica porque es lo que toca cuando se ha sido madre hace poco más de un mes.
10378073_764930080240995_72482540559846943_n
«Te crees que has hecho una obra de ingeniería fina y te sientes una diosa todopoderosa por ser madre, cuando en realidad ha sido la Madre Naturaleza la que ha puesto la cosa ahí. El padre ha ayudado con un empujoncico para meterlo y tú con un par de empujoncitos más fuertes para sacarlo».
Cuando se les anunció «el arcángel por segunda vez» dejó en stand by algunos proyectos, como la marca de ropa para niños que puso en marcha con su marido. A cambio, retomó con más ahínco sus ilustraciones. «Me sirven para desahogarme con mis tonterías, lo que pasa es que ahora mismo mis tonterías son monotemáticas».
10606180_761417407258929_977714148406616856_n
Los estragos de la maternidad hacen mella en facetas insospechadas, pero ella se lo toma con humor. «Una de las cosas que más he notado es que pierdo vocabulario. Me quedo clavada en medio de una frase porque no me salen las palabras y parezco tonta;  entonces me doy cuenta de que llevo demasiado tiempo hablando solo con niños o con madres (tengo que hacer una viñeta de esto)». Entre el maremágnum de mamás blogueras, supermamás, drama mamás, etc., la Quiles se ve más en el grupo de las desastres porque ya lo era antes de ser madre.
El tiempo que su bebé tragón dura enchufado en su teta izquierda es el que la Quiles aprovecha para dibujar. «Luego escaneo los bocetos y los limpio un poco con Photoshop… Toca cambiar a la teta derecha y ya se ha jodido la cosa…».
1393904_760589104008426_824950834238622967_n
portada10525858_746586745408662_8533046911466194746_n10580170_746585935408743_6446891803928387529_n10559840_746586675408669_4508557332896687943_n10574416_746586452075358_1222912610775596380_n10525866_746586368742033_3622352717882337809_n10592631_746586312075372_2686327640538676470_n10592786_746586195408717_3009946361097850125_n10579996_746586175408719_8122508489662254022_n10552595_746586035408733_8147855758485464549_n

Vive inmersa en el mundo de la teta, las cacas y los lloros. Pero la Quiles saca tiempo para desdoblarse y realizar una especie de viaje astral que le permite ser espectadora de su propio día a día. Así consigue una imagen algo más objetiva de sí misma como madre reincidente. Luego solo tiene que dibujar lo que ve.

Le sirve de terapia, asegura, porque ella misma se cansa de oírse hablar de «sus hormonas y de sus churumbeles». La diseñadora se justifica porque es lo que toca cuando se ha sido madre hace poco más de un mes.
10378073_764930080240995_72482540559846943_n
«Te crees que has hecho una obra de ingeniería fina y te sientes una diosa todopoderosa por ser madre, cuando en realidad ha sido la Madre Naturaleza la que ha puesto la cosa ahí. El padre ha ayudado con un empujoncico para meterlo y tú con un par de empujoncitos más fuertes para sacarlo».
Cuando se les anunció «el arcángel por segunda vez» dejó en stand by algunos proyectos, como la marca de ropa para niños que puso en marcha con su marido. A cambio, retomó con más ahínco sus ilustraciones. «Me sirven para desahogarme con mis tonterías, lo que pasa es que ahora mismo mis tonterías son monotemáticas».
10606180_761417407258929_977714148406616856_n
Los estragos de la maternidad hacen mella en facetas insospechadas, pero ella se lo toma con humor. «Una de las cosas que más he notado es que pierdo vocabulario. Me quedo clavada en medio de una frase porque no me salen las palabras y parezco tonta;  entonces me doy cuenta de que llevo demasiado tiempo hablando solo con niños o con madres (tengo que hacer una viñeta de esto)». Entre el maremágnum de mamás blogueras, supermamás, drama mamás, etc., la Quiles se ve más en el grupo de las desastres porque ya lo era antes de ser madre.
El tiempo que su bebé tragón dura enchufado en su teta izquierda es el que la Quiles aprovecha para dibujar. «Luego escaneo los bocetos y los limpio un poco con Photoshop… Toca cambiar a la teta derecha y ya se ha jodido la cosa…».
1393904_760589104008426_824950834238622967_n
portada10525858_746586745408662_8533046911466194746_n10580170_746585935408743_6446891803928387529_n10559840_746586675408669_4508557332896687943_n10574416_746586452075358_1222912610775596380_n10525866_746586368742033_3622352717882337809_n10592631_746586312075372_2686327640538676470_n10592786_746586195408717_3009946361097850125_n10579996_746586175408719_8122508489662254022_n10552595_746586035408733_8147855758485464549_n

Compártelo twitter facebook whatsapp
El museo se llena de travestis, estríperes y poesía
Teta & Teta, o cómo engordar el movimiento FreeTheNipple con humor y diseño
¿Por qué hay una cabeza cuadrada en la portada de Yorokobu del mes de abril?
Un publicitario en TED: El valor de lo intangible
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Me alegraste la mañana!
    Tengo 22 semanas de gestación cumplidas.
    Vivo en la capital de Perú, Lima, y amaneció gris, pero con tus viñetas me alegraste el día.
    Un saludo

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad