29 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Estudiantes de diseño reinterpretan el Beato 1.000 años después

29 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dicen que el anciano Juan se encontraba en la isla de Patmos cuando experimentó aquella revelación que le llevó a escribir el Apocalipsis. Ocho siglos después, un monje, de nombre Beato, retomó los textos en el monasterio de San Martín de Turieno, en Liébana. Los comentarios e ilustraciones que los proféticos textos del apóstol inspiraron al monje se seguirían copiando siglos después en muchos otros monasterios. Hoy son alumnos de diseño quienes los reinterpretan.

Los Códices que surgieron como copias del Beato se contarían por decenas aunque hoy sólo se conservan 27. El original no está entre ellos. Uno de los más famosos, el escrito por Facundo en tiempos de Fernando I y doña Sancha (principios del siglo XI), se encuentra a buen recaudo en la Biblioteca Nacional. Casi mil años después, son alumnos y profesores de la Escuela Superior de Diseño de Madrid los que tratan de reinterpretar las miniaturas y mensajes contenidos en él mediante herramientas gráficas contemporáneas.

«En total, han sido los 84 los alumnos participantes», cuenta Concha García Sánchez, profesora de la Escuela. De todas sus propuestas se eligieron los trabajos que conforman la exposición Beato. El misterios de los 7 sellos, que puede visitarse en la Biblioteca Nacional de España hasta el 22 de enero de 2017.

«Como nuevos beatos y copistas del siglo XXI, retomamos su imaginario y construimos nuevos mensajes y miradas que intentan reconstruir la memoria, miedos, utopías, imágenes, lugares, vacíos y relatos de nuestros contemporáneo Apocalipsis», explica uno de los alumnos participantes.

Los siete sellos se desvelan a través vídeos, fotolibros, videojuegos, fotografías y otros formatos contemporáneos, inexistentes en tiempos de Facundo, por lo que «seguramente serían considerados por este como mágicos y diabólicos», en opinión de otro de los estudiantes.

Tal y como recordaba Ana Santos Aramburo, directora de la BNE, el día de la presentación de la exposición, no es la primera vez que alumnos de esta escuela trabajan sobre incunables y codo con codo con bibliotecarios y gestores culturales de la BNE. En 2013 estudiantes y profesores pudieron conocer de cerca el Liber Chronicarum, de 1493, para el desarrollo del proyecto Un tiempo antes del final. Algo más moderno es el Códice de Trajes (siglo XVI) que sirvió de base para el proyecto Pretextos Textiles, llevado a cabo el pasado año.

carteles-blas-oliet-con-marcas

beato_ivory_dest

carteles-blas-oliet-con-marcas2

carteles-blas-oliet-con-marcas3

 

Dicen que el anciano Juan se encontraba en la isla de Patmos cuando experimentó aquella revelación que le llevó a escribir el Apocalipsis. Ocho siglos después, un monje, de nombre Beato, retomó los textos en el monasterio de San Martín de Turieno, en Liébana. Los comentarios e ilustraciones que los proféticos textos del apóstol inspiraron al monje se seguirían copiando siglos después en muchos otros monasterios. Hoy son alumnos de diseño quienes los reinterpretan.

Los Códices que surgieron como copias del Beato se contarían por decenas aunque hoy sólo se conservan 27. El original no está entre ellos. Uno de los más famosos, el escrito por Facundo en tiempos de Fernando I y doña Sancha (principios del siglo XI), se encuentra a buen recaudo en la Biblioteca Nacional. Casi mil años después, son alumnos y profesores de la Escuela Superior de Diseño de Madrid los que tratan de reinterpretar las miniaturas y mensajes contenidos en él mediante herramientas gráficas contemporáneas.

«En total, han sido los 84 los alumnos participantes», cuenta Concha García Sánchez, profesora de la Escuela. De todas sus propuestas se eligieron los trabajos que conforman la exposición Beato. El misterios de los 7 sellos, que puede visitarse en la Biblioteca Nacional de España hasta el 22 de enero de 2017.

«Como nuevos beatos y copistas del siglo XXI, retomamos su imaginario y construimos nuevos mensajes y miradas que intentan reconstruir la memoria, miedos, utopías, imágenes, lugares, vacíos y relatos de nuestros contemporáneo Apocalipsis», explica uno de los alumnos participantes.

Los siete sellos se desvelan a través vídeos, fotolibros, videojuegos, fotografías y otros formatos contemporáneos, inexistentes en tiempos de Facundo, por lo que «seguramente serían considerados por este como mágicos y diabólicos», en opinión de otro de los estudiantes.

Tal y como recordaba Ana Santos Aramburo, directora de la BNE, el día de la presentación de la exposición, no es la primera vez que alumnos de esta escuela trabajan sobre incunables y codo con codo con bibliotecarios y gestores culturales de la BNE. En 2013 estudiantes y profesores pudieron conocer de cerca el Liber Chronicarum, de 1493, para el desarrollo del proyecto Un tiempo antes del final. Algo más moderno es el Códice de Trajes (siglo XVI) que sirvió de base para el proyecto Pretextos Textiles, llevado a cabo el pasado año.

carteles-blas-oliet-con-marcas

beato_ivory_dest

carteles-blas-oliet-con-marcas2

carteles-blas-oliet-con-marcas3

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El holandés que se propuso levantar una montaña en su país
Diez motivos para asomarte a La Ventana
La revista infantil que resiste las bombas en Siria
En Hollybull, el toro es la estrella
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad