17 de abril 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Quién se ha comido a la clase media?

17 de abril 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

vampirus
Europa (y eso que llamamos Occidente en general), de la que tan orgullosos nos sentimos ahora, no siempre fue el centro del universo. Durante miles de años, Europa fue el extrarradio, una zona bárbara alejada de los grandes centros de progreso: civilizaciones como la mesopotámica, la egipcia o la china. Desde ahí parte Aleix Saló, en su nuevo libro Europesadilla. Alguien se ha comido a la clase media para llegar a este extremo del tiempo en que la Europa actual, la Unión Europea, la Eurozona, parece tener las costuras tirantes y un futuro incierto.
“Creo que era imprescindible poner el asunto en un contexto histórico y plantearse por qué surge la identidad europea, cuál es el rasgo común. En un principio lo importante no era lo que éramos sino lo que no éramos, y antiguamente no éramos musulmanes ni orientales. Empezamos a ser Europa por la religión, aunque ahora esto cree controversia”, explica el autor. “La Unión Europea se concibió de arriba hacia abajo, fue un proyecto ideado por políticos y luego se vendió el espíritu europeo entre la población”.
Después de Españistán y Simiocracia, en este tercer volumen Saló explica (más que en cómic, en una especie de ensayo ilustrado) los vericuetos de la actualidad, sin perder un ápice de rigor y con una amplia documentación: “La base de los últimos libros es una base de cultura general, de enciclopedia, de ensayos generalistas y también de algunas cosas más concretas. El último está bastante influido por Por qué fracasan los países (Deusto) de Robinson y Acemoglu. Habla de las élites extractivas, un concepto que ya se está volviendo algo mainstream, que explica por qué países que cumplen todas las condiciones para ser solventes entran en depresión debido a círculos de poder herméticos que lo único que buscan es perpetuarse en el poder”.
Además, en Europesadilla utiliza referentes de las películas de terror de los años 60 para hablar de Europa, como ese Frankenstein de la Eurozona, un monstruo desequilibrado de países con economías y políticas económicas diferentes o los vampiros ibéricos que… bueno, se pueden imaginar quiénes son.
“He querido hacer paralelismos con los dramas de algunos países del llamado Tercer Mundo en los 70 y 80, que entraban en espirales de endeudamiento porque tenían élites políticas parasitarias”, explica Saló.
“En España tenemos unas élites que quieren perpetuarse en el poder y colocar a su red de contactos, incluso familiares, en la administración: fíjate, desde el comienzo de la crisis la Administración ha crecido, no por funcionarios, sino porque los políticos han colocado a dedo a sus contactos que no podían sobrevivir en el sector privado”.
Aunque la cosa no se restringe a España, lo cierto es que todo el tinglado europeo se ha montado bastante mal. “No se trata tanto del proyecto sino sobre cómo se ha gestionado”, dice el autor. “La Unión Europea ha permitido un salto adelante inédito, y el PIB en España ha crecido desde los años 60. El problema del euro es que no nos ha permitido maniobrar para salir de la recesión: con él no se pueden aplicar las políticas que los países independientes solían seguir en estos casos, como devaluar la moneda para favorecer las exportaciones, poner en marcha la máquina de imprimir dinero, etc.”.

Dice el principio de Hanlon que no se debe atribuir a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez, y Saló lo utiliza en algún lugar para decir que no está tan claro que la crisis sea un malvado plan para dominar el mundo: “Por supuesto que en algunos casos ha habido maldad, pero pretendía posicionarme frente a la idea de que existe un plan orquestado desde oscuros despachos del poder económico para crear esta situación. Yo creo más en algo así como la teoría del caos. Los políticos muchas veces tratan de esconder sus culpas y achacarlo todo a la conocida letanía de que están maniatados ante el poder de los mercados, pero también tienen su responsabilidad”.
Y en España, mucha: “cualquier sistema, en este caso el capitalismo, se adapta a las particularidades de cada país. España ha pervertido el capitalismo y el mercado global, y lo ha convertido en una práctica típicamente española, la de los oligopolios, el sistema de privilegios auspiciado por la política. Aquí se premia a los contactos y los privilegios antes que al mérito”.
¿Qué nos depara, pues, el futuro? “Europa es disfuncional, resulta muy torpe a la hora de tomar decisiones. Necesita grandes cambios, no se puede desarrollar a largo plazo. En un mundo ideal, la solución sería la integración completa, más Europa. Pero en el futuro creo que nos toca seguir recorriendo este tortuoso camino”.
Un camino tortuoso en el que se ven algunas luces: “Los escraches son un tema interesante e inédito en España. Después del estallido de la reivindicación del 15M, que no se materializó en unos objetivos, la PAH tiene el mérito de haber conseguido enfocarse en unos objetivos concretos, llevar a cabo un plan definido, tener relevancia en los medios, hacerse entender y tener una figura relevante como la de Ada Colau”.
¿Llegará el estallido social, sea eso lo que sea? “Hay gente que habla de revolución, pero las revoluciones no suelen ocurrir por situaciones de crisis o hambre. Ocurren cuando una clase en ascenso se encuentra con un techo que le impide progresar, como fue el caso de la burguesía en la Revolución Francesa. El caso de España es diferente: aunque pueda haber creciente agitación social, no existe esta clase ascendente, y la mayoría de la población todavía tiene mucho que perder para embarcarse en una aventura como esa”.
Saló (Ripollet, 1983) saltó a la fama con su libro Españistán (una parodia de El Señor de los Anillos en la que un cani en paro trata de deshacerse de su hipoteca) y sobre todo por el vídeo que lo acompañaba y que se hizo viral en la redes sociales. Desde entonces saca un vídeo con cada nuevo libro, pero más que explicar o promocionar la obra, los vídeos tratan temas complementarios.
“Es un formato que he ido puliendo”, dice, “una cosa que no sé si podría llamarse book trailer, porque no destripa el contenido del libro, sino que lo complementa y lo extiende por las redes sociales”.
Lo cierto es que sus libros han hecho que muchos se acercasen a la turbulenta actualidad de una forma en la que no se hubieran acercado: “La actualidad es hoy en día tan densa y acelerada que el problema no es que falte formación sino tiempo para informarse. Por eso yo creo poder ayudar con mis libros no tanto a poner sobre el tablero ideas nuevas sino a hacer una síntesis, una explicación de lo que está pasando, que sea fácil de entender y divertida”. Y lo consigue.
europesadilla

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

vampirus
Europa (y eso que llamamos Occidente en general), de la que tan orgullosos nos sentimos ahora, no siempre fue el centro del universo. Durante miles de años, Europa fue el extrarradio, una zona bárbara alejada de los grandes centros de progreso: civilizaciones como la mesopotámica, la egipcia o la china. Desde ahí parte Aleix Saló, en su nuevo libro Europesadilla. Alguien se ha comido a la clase media para llegar a este extremo del tiempo en que la Europa actual, la Unión Europea, la Eurozona, parece tener las costuras tirantes y un futuro incierto.
“Creo que era imprescindible poner el asunto en un contexto histórico y plantearse por qué surge la identidad europea, cuál es el rasgo común. En un principio lo importante no era lo que éramos sino lo que no éramos, y antiguamente no éramos musulmanes ni orientales. Empezamos a ser Europa por la religión, aunque ahora esto cree controversia”, explica el autor. “La Unión Europea se concibió de arriba hacia abajo, fue un proyecto ideado por políticos y luego se vendió el espíritu europeo entre la población”.
Después de Españistán y Simiocracia, en este tercer volumen Saló explica (más que en cómic, en una especie de ensayo ilustrado) los vericuetos de la actualidad, sin perder un ápice de rigor y con una amplia documentación: “La base de los últimos libros es una base de cultura general, de enciclopedia, de ensayos generalistas y también de algunas cosas más concretas. El último está bastante influido por Por qué fracasan los países (Deusto) de Robinson y Acemoglu. Habla de las élites extractivas, un concepto que ya se está volviendo algo mainstream, que explica por qué países que cumplen todas las condiciones para ser solventes entran en depresión debido a círculos de poder herméticos que lo único que buscan es perpetuarse en el poder”.
Además, en Europesadilla utiliza referentes de las películas de terror de los años 60 para hablar de Europa, como ese Frankenstein de la Eurozona, un monstruo desequilibrado de países con economías y políticas económicas diferentes o los vampiros ibéricos que… bueno, se pueden imaginar quiénes son.
“He querido hacer paralelismos con los dramas de algunos países del llamado Tercer Mundo en los 70 y 80, que entraban en espirales de endeudamiento porque tenían élites políticas parasitarias”, explica Saló.
“En España tenemos unas élites que quieren perpetuarse en el poder y colocar a su red de contactos, incluso familiares, en la administración: fíjate, desde el comienzo de la crisis la Administración ha crecido, no por funcionarios, sino porque los políticos han colocado a dedo a sus contactos que no podían sobrevivir en el sector privado”.
Aunque la cosa no se restringe a España, lo cierto es que todo el tinglado europeo se ha montado bastante mal. “No se trata tanto del proyecto sino sobre cómo se ha gestionado”, dice el autor. “La Unión Europea ha permitido un salto adelante inédito, y el PIB en España ha crecido desde los años 60. El problema del euro es que no nos ha permitido maniobrar para salir de la recesión: con él no se pueden aplicar las políticas que los países independientes solían seguir en estos casos, como devaluar la moneda para favorecer las exportaciones, poner en marcha la máquina de imprimir dinero, etc.”.

Dice el principio de Hanlon que no se debe atribuir a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez, y Saló lo utiliza en algún lugar para decir que no está tan claro que la crisis sea un malvado plan para dominar el mundo: “Por supuesto que en algunos casos ha habido maldad, pero pretendía posicionarme frente a la idea de que existe un plan orquestado desde oscuros despachos del poder económico para crear esta situación. Yo creo más en algo así como la teoría del caos. Los políticos muchas veces tratan de esconder sus culpas y achacarlo todo a la conocida letanía de que están maniatados ante el poder de los mercados, pero también tienen su responsabilidad”.
Y en España, mucha: “cualquier sistema, en este caso el capitalismo, se adapta a las particularidades de cada país. España ha pervertido el capitalismo y el mercado global, y lo ha convertido en una práctica típicamente española, la de los oligopolios, el sistema de privilegios auspiciado por la política. Aquí se premia a los contactos y los privilegios antes que al mérito”.
¿Qué nos depara, pues, el futuro? “Europa es disfuncional, resulta muy torpe a la hora de tomar decisiones. Necesita grandes cambios, no se puede desarrollar a largo plazo. En un mundo ideal, la solución sería la integración completa, más Europa. Pero en el futuro creo que nos toca seguir recorriendo este tortuoso camino”.
Un camino tortuoso en el que se ven algunas luces: “Los escraches son un tema interesante e inédito en España. Después del estallido de la reivindicación del 15M, que no se materializó en unos objetivos, la PAH tiene el mérito de haber conseguido enfocarse en unos objetivos concretos, llevar a cabo un plan definido, tener relevancia en los medios, hacerse entender y tener una figura relevante como la de Ada Colau”.
¿Llegará el estallido social, sea eso lo que sea? “Hay gente que habla de revolución, pero las revoluciones no suelen ocurrir por situaciones de crisis o hambre. Ocurren cuando una clase en ascenso se encuentra con un techo que le impide progresar, como fue el caso de la burguesía en la Revolución Francesa. El caso de España es diferente: aunque pueda haber creciente agitación social, no existe esta clase ascendente, y la mayoría de la población todavía tiene mucho que perder para embarcarse en una aventura como esa”.
Saló (Ripollet, 1983) saltó a la fama con su libro Españistán (una parodia de El Señor de los Anillos en la que un cani en paro trata de deshacerse de su hipoteca) y sobre todo por el vídeo que lo acompañaba y que se hizo viral en la redes sociales. Desde entonces saca un vídeo con cada nuevo libro, pero más que explicar o promocionar la obra, los vídeos tratan temas complementarios.
“Es un formato que he ido puliendo”, dice, “una cosa que no sé si podría llamarse book trailer, porque no destripa el contenido del libro, sino que lo complementa y lo extiende por las redes sociales”.
Lo cierto es que sus libros han hecho que muchos se acercasen a la turbulenta actualidad de una forma en la que no se hubieran acercado: “La actualidad es hoy en día tan densa y acelerada que el problema no es que falte formación sino tiempo para informarse. Por eso yo creo poder ayudar con mis libros no tanto a poner sobre el tablero ideas nuevas sino a hacer una síntesis, una explicación de lo que está pasando, que sea fácil de entender y divertida”. Y lo consigue.
europesadilla

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
B* a la moda: Consejos en YouTube para vestir bien
El mural más grande de América Latina está en Brasil
Los carteles de Encuentros en el Tercer Miércoles
Yorokobu se pone el flotador y los manguitos y ya está en los quioscos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Adoro este genero porque me veo 100% identificado en el grupo «con formación pero sin tiempo para informarse» y he acabado devorando articulos y ensayos de 20 páginas explicando la situación en Espanha tan claramente como el sr. Saló lo hace. Creo que mucha gente termina de leer esos artículos con una sensación explosiva, mezcla de satisfacción por haber avanzado en el comprendimiento de situaciones que antes no comprendían, indignación porque eso acontezca en su país y le afecte, e impotencia por no saber cómo cambiar las cosas. Quizás este tipo de artículos pretendan permanecer a un nível «objetivo» pero creo sinceramente que deberían concluir un paso más allá y decirle a la gente que muchos de estos problemas se solucionan con un cambio cultural que tenemos que trabajar todos para un futuro mejor. Todos tenemos responsabilidades, comportamientos y acciones en nuestro dia a dia, laboral y personal, en las que podemos demostrar que somos personas integras, que valoramos el merito y el esfuerzo, y que las burbujas elitistas no tienen porque existir si nosotros no lo permitimos

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies