25 de enero 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Si llevo un día de mierda, ¿tengo asiento reservado en el metro?

25 de enero 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

«Conseguir sentarse en el metro de Londres en rush hour (hora punta) es como ganar una minilotería». En sus casi 12 años en la capital inglesa, Irene Pineda apenas recuerda haber logrado tal hazaña. «Entiendo que las mujeres embarazadas y los ancianos tengan asiento reservado, pero en cuanto ves que otra persona que no cumple esos requisitos se sienta, lo primero que piensa es «¿por qué él o ella y no yo?». Es entonces cuando comienzas a redactar mentalmente razones por las que te mereces el sitio más que cualquier otra persona del vagón».

Junto a Olivia, oriunda de Londres y la otra mitad de Olivia&Irene, comenzó a reunir todos aquellos argumentos para materializarlos en chapas similares a las que las mujeres embarazadas lucen con el mensaje Baby On Board, como recoge El Ibérico.

«Me he peleado con mi pareja», «Tengo resaca», «Podría estar embarazada», «Tengo juanetes», «No llego a la barra», «Tengo 65 años aunque no los aparente» o, simplemente, porque «He tenido el día más mierda», son algunas de las frases que lucen en las Excuse Badges.

badge2_640 (1)

«Están teniendo muy buena acogida, todo el mundo se siente identificado. Mucha gente nos las pide para sí mismos pero también como regalos. Hay quien piensa «esta es perfecta para mi novia» y cosas así», explica Irene a Yorokobu. El origen del proyecto, nos cuenta, tuvo su origen en un briefing sobre cosas a realizar con solo 1 libra:

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

«Conseguir sentarse en el metro de Londres en rush hour (hora punta) es como ganar una minilotería». En sus casi 12 años en la capital inglesa, Irene Pineda apenas recuerda haber logrado tal hazaña. «Entiendo que las mujeres embarazadas y los ancianos tengan asiento reservado, pero en cuanto ves que otra persona que no cumple esos requisitos se sienta, lo primero que piensa es «¿por qué él o ella y no yo?». Es entonces cuando comienzas a redactar mentalmente razones por las que te mereces el sitio más que cualquier otra persona del vagón».

Junto a Olivia, oriunda de Londres y la otra mitad de Olivia&Irene, comenzó a reunir todos aquellos argumentos para materializarlos en chapas similares a las que las mujeres embarazadas lucen con el mensaje Baby On Board, como recoge El Ibérico.

«Me he peleado con mi pareja», «Tengo resaca», «Podría estar embarazada», «Tengo juanetes», «No llego a la barra», «Tengo 65 años aunque no los aparente» o, simplemente, porque «He tenido el día más mierda», son algunas de las frases que lucen en las Excuse Badges.

badge2_640 (1)

«Están teniendo muy buena acogida, todo el mundo se siente identificado. Mucha gente nos las pide para sí mismos pero también como regalos. Hay quien piensa «esta es perfecta para mi novia» y cosas así», explica Irene a Yorokobu. El origen del proyecto, nos cuenta, tuvo su origen en un briefing sobre cosas a realizar con solo 1 libra:

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Para único, tu culo
El rincón del orador (Fotokobu)
Machina diseña ropa con tecnología integrada para hacer ‘máquinas vestibles’
España se divierte, aunque no lo creas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies