fbpx
26 de junio 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Reventando el romanticismo a base de bombas

26 de junio 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Todos hemos querido reventarle la cara a Meg Ryan alguna vez. Su rostro dulce, su mirada angelical y sus continuos enamoramientos en pantalla despertaban en los amargados, frustrados y sempiternos solteros del mundo un instinto asesino, pero al final la buena de Meg nos ahorró el trabajo y se destrozó la cara ella solita. Para Simone Rovellini esto no ha sido suficiente y ha decidido explotarle la cabeza (de forma inocua y digital) en su último trabajo. La exnovia de América es una de las damnificadas en la serie Exploding Actresses, que recopila escenas míticas de la comedia romántica y hace explotar la cabeza a sus protagonistas femeninas.


Simone Rovelini es un director italiano al que le gustan «los monstruos y los peluches». Una personalidad artística al borde de la bipolaridad que ha regalado vídeos de indudable calidad con ecos de Albert Lamorisse y Jean-Pierre Jeunet. Pero ha sido su trabajo más frívolo el que ha dado el campanazo ya que, según el propio Rovelini, «reelabora escenas que todos conocen, hay una base compartida». Aquí no hay guiños ni inspiraciones cinematográficas profundas, solo actrices y princesas Disney a las que les revienta la cabeza. Simple pero efectivo.

«La primera que hice fue Julie Andrews en Sonrisas y Lágrimas y después fui añadiendo algunas heroínas que encarnan el estereotipo de buenos sentimientos», comenta Rovelini. «El concepto ha nacido simplemente así, pero está evolucionando. Ya he explotado a Richard Gere. Habrá otros hombres», amenaza. Gere pasea con una Julia Roberts del brazo que parece más protagonista de Sleepy Hollow que de Pretty Woman, Blancanieves es abandonada por los animalillos del bosque cuando le explota su blanca y bella cabecita.

El trabajo de Rovellini reinterpreta el imaginario colectivo poniéndole una bomba de relojería. Desde Dirty Dancing hasta Casablanca, el objetivo de este terrorista digital es amplio y solo tiene un nexo de unión, el romanticismo. No es que Rovelini sea un romántico adicto a las comedias azucaradas, más bien al contrario. «Suelen ser una serie de clichés ingenuos sobre el amor y los roles del hombre y la mujer», sentencia.

Solo Tumblr podría albergar un proyecto tan delirante como el de Rovelini. Esta red social es la reina de lo absurdo y por su universo ya hemos sido testigos de cómo Michael Buble ha sido acosado por velocirraptores que odian el swing, cómo Hillary Clinton se enviaba mensajes con la flor y nata del faranduleo o cómo los pandas celebran sus fiestas en un desfase de bambú y tartas. Un reino del absurdo que esta semana estrena nuevo rey. Un regente 2.0 que recuerda a la malvada Reina de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas con su sempiterna frase «¡Que le corten la cabeza!»

 
 

Todos hemos querido reventarle la cara a Meg Ryan alguna vez. Su rostro dulce, su mirada angelical y sus continuos enamoramientos en pantalla despertaban en los amargados, frustrados y sempiternos solteros del mundo un instinto asesino, pero al final la buena de Meg nos ahorró el trabajo y se destrozó la cara ella solita. Para Simone Rovellini esto no ha sido suficiente y ha decidido explotarle la cabeza (de forma inocua y digital) en su último trabajo. La exnovia de América es una de las damnificadas en la serie Exploding Actresses, que recopila escenas míticas de la comedia romántica y hace explotar la cabeza a sus protagonistas femeninas.


Simone Rovelini es un director italiano al que le gustan «los monstruos y los peluches». Una personalidad artística al borde de la bipolaridad que ha regalado vídeos de indudable calidad con ecos de Albert Lamorisse y Jean-Pierre Jeunet. Pero ha sido su trabajo más frívolo el que ha dado el campanazo ya que, según el propio Rovelini, «reelabora escenas que todos conocen, hay una base compartida». Aquí no hay guiños ni inspiraciones cinematográficas profundas, solo actrices y princesas Disney a las que les revienta la cabeza. Simple pero efectivo.

«La primera que hice fue Julie Andrews en Sonrisas y Lágrimas y después fui añadiendo algunas heroínas que encarnan el estereotipo de buenos sentimientos», comenta Rovelini. «El concepto ha nacido simplemente así, pero está evolucionando. Ya he explotado a Richard Gere. Habrá otros hombres», amenaza. Gere pasea con una Julia Roberts del brazo que parece más protagonista de Sleepy Hollow que de Pretty Woman, Blancanieves es abandonada por los animalillos del bosque cuando le explota su blanca y bella cabecita.

El trabajo de Rovellini reinterpreta el imaginario colectivo poniéndole una bomba de relojería. Desde Dirty Dancing hasta Casablanca, el objetivo de este terrorista digital es amplio y solo tiene un nexo de unión, el romanticismo. No es que Rovelini sea un romántico adicto a las comedias azucaradas, más bien al contrario. «Suelen ser una serie de clichés ingenuos sobre el amor y los roles del hombre y la mujer», sentencia.

Solo Tumblr podría albergar un proyecto tan delirante como el de Rovelini. Esta red social es la reina de lo absurdo y por su universo ya hemos sido testigos de cómo Michael Buble ha sido acosado por velocirraptores que odian el swing, cómo Hillary Clinton se enviaba mensajes con la flor y nata del faranduleo o cómo los pandas celebran sus fiestas en un desfase de bambú y tartas. Un reino del absurdo que esta semana estrena nuevo rey. Un regente 2.0 que recuerda a la malvada Reina de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas con su sempiterna frase «¡Que le corten la cabeza!»

 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Crear hogar en una casa abandonada
El último viaje de Willie “the Wimp” en su ataúd con forma de Cadillac
Lo único bueno que trajo una guerra
Mean Girls Club: historias excesivas de mujeres rosas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 13
  • genial…esto tiene que tener su correspondencia con los políticos, los banqueros, los deportistas, etc…defraudadores…sería genial y, desde luego, mucho más limpio y justificado que el uso de la guillotina…me imagino una de esas ruedas de prensa vía plasma del presidente del gobierno o del ministro de cultura y bouummm la magia digital – e inocente – hace justicia virtual.

  • Y no te resulta un poco misógino? así como que huele mal? Así como a machismo… no sé. «Todos hemos querido reventarle la cara a Meg Ryan alguna vez» Pues que quieres que te diga, a mi no me cuentes en esa generalidad… Yo no quiero reventarle la cara a ninguna mujer.

  • Porque no eres una amargada y sempiterna soltera como me defino yo al principio del artículo 🙂 El artista pretende denunciar el rol de la mujer en las películas románticas y yo solo quiero contarlo utilizando el mismo tono. No es por la condición de mujer de Ryan sino porque representa los clichés más rancios del romanticismo. Un saludo

  • Todas esas películas las crean hombres. Y después van y le revientan la cabeza a ellas. Tanto guión como dirección… hombres creando clitxés machistas. Que ese «artista» se haga explotar su próstata para criticar el rol de los hombres en las series de médicos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *