18 de septiembre 2014    /   IDEAS
por
 

Extremoduro pide a sus fans colocarse según las ganas de bailar

18 de septiembre 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aunque parezca que hablamos de drogas –que viniendo de Extremoduro, todo puede ser-, el grupo archiconocido de Plasencia ha emitido un comunicado para organizar a su público en los conciertos de su nueva gira.
Lo de colocarse en sentido metafórico ya, cada uno, tal, aunque el mismo empieza con una frase pronunciada por el exalcalde de Madrid en tiempos de La Movida, Enrique Tierno Galván, antes de un concierto hace treinta años en el Palacio de los Deportes: «Rockeros, el que no esté colocado que se coloque… ¡y al loro!».
Lo que viene a continuación es una interpretación personal, sin tapujos o eufemismos, de las palabras que dirige en el comunicado Extremoduro a sus fans…
«Roqueros, el que no esté colocado, que se coloque.
[Colocaos lo que queráis, pero colocaos… Confusión, no especifican el punto cardinal o tipo de droga]
Hola a todos:
Hemos observado en los conciertos que ya llevamos realizados en esta gira que, aunque a todos los que venís a vernos os une el buen rollo y las ganas de disfrutar,  sois gente de muy diversos tipos, edades y costumbres.
[Sois la jungla y no pegáis ni con cola: pijos, rockeros, hipsters, perroflautas –con todo el cariño-, hippies… hasta el periquito de la abuela Ramona, si consigue escaparse de la jaula]
Esto es algo de lo más bonito que nos puede ocurrir y, precisamente por ello, quisiéramos que todos pudierais estar a gusto en el concierto y disfrutar a vuestro estilo, viviéndolo como más os apetezca.
[La multiculturalidad, tribus urbanas que se repelen como imanes cantando al unísono y moviendo las manos de derecha a izquierda y viceversa… todo muy bonito: unos engominados a lo Ronaldo y otros desmelenados a lo Ana Botella a la salida de la peluquería]
En las filas delanteras venimos viendo a gente que quiere estar observando todo lo que ocurre, pegados a la valla, en una actitud más bien estática, disfrutando con los ojos y los oídos, y gente a la que le apetece vivirlo bailando y moviéndose, y pensamos que ambos grupos tienen todo el derecho a disfrutar su día de concierto a su manera.
[Actitud estática…¡moveos, coñe!, que algunos parecéis Tutankamón en sus horas bajas. Ya que esto no lo podemos cambiar, no os durmáis ni os molestéis entre los muermos y nuestros amados desmelenados]
Por eso ha surgido de nuestra factoría de ideas una que esperamos que os sea útil en este aspecto:
Pretendemos que los que queráis estar delante pero más tranquilos, os ubiquéis en la zona izquierda según veis el escenario (delante de Miguel), y los que queráis ejercer vuestro derecho al bailoteo, os coloquéis en la parte derecha (delante del animal). Queremos con esto que los que bailan no molesten a los que miran, ni los que miran a los que bailan.
[«¡Organisasión!», como decía el chiste… separaos: los Tutankamón delante de Miguel –chuparse un concierto con muermos delante, ¡Jozú, qué cruz!- y los ‘nuestros’ delante del animal, que ya los controlará a base de collejas si se pasan]
Estamos hablando de bailar y de desmadrarse, no de embestir, ni de agredir, ni de dar por el culo a los demás.
[Lo de dar por culo queda bastante claro… No os peguéis, por el amor de Dios, aunque alguno se lo merezca por Tutankamón irreparable]
Esto no es una prohibición para nadie de estar en uno u otro lado; si alguien quiere ponerse delante de Iñaki y estar quieto, puede hacerlo, pero que no se queje si a su alrededor están todos brincando.
[Que se atenga a las consecuencias el muermo o despistado que observe el concierto como si estuviera en la primera fila del Real Conservatorio. El tiovivo se queda corto al lado de un concierto movidito de Extremoduro, así que aparta, chaval]
Al entrar en el recinto, veréis una indicación a cada lado del escenario y solo tenéis que acercaros al ambiente que más os apetezca. La gente de seguridad que se encuentra en la valla os ayudará en caso de dudas.
[Parece que estamos en un aeropuerto más que en un concierto. Esta idea de ordenarlo todo tiene que venir de la AMO (Asociación de las Madres del Orden). Le preguntaré a una madre a ver si sabe de algo…]
Esperamos vuestra colaboración y, sobre todo, esperamos que esta forma de organizarnos en las primeras filas nos sirva a todos para disfrutar a tope del concierto, a nuestra manera, y sin la sensación de ser molestados ni de molestar.
[Lo dicho, ¡organización¡, no os peguéis que todos somos hermanos aunque Ronaldo y un heavy desmelenado solo tengan en común el blanco de sus ojos]
Nos vemos en el próximo».
[Colocados o no… ¡hasta la próxima!]
Foto de portada: Lamancharock, cedida por Extremoduro
 

Aunque parezca que hablamos de drogas –que viniendo de Extremoduro, todo puede ser-, el grupo archiconocido de Plasencia ha emitido un comunicado para organizar a su público en los conciertos de su nueva gira.
Lo de colocarse en sentido metafórico ya, cada uno, tal, aunque el mismo empieza con una frase pronunciada por el exalcalde de Madrid en tiempos de La Movida, Enrique Tierno Galván, antes de un concierto hace treinta años en el Palacio de los Deportes: «Rockeros, el que no esté colocado que se coloque… ¡y al loro!».
Lo que viene a continuación es una interpretación personal, sin tapujos o eufemismos, de las palabras que dirige en el comunicado Extremoduro a sus fans…
«Roqueros, el que no esté colocado, que se coloque.
[Colocaos lo que queráis, pero colocaos… Confusión, no especifican el punto cardinal o tipo de droga]
Hola a todos:
Hemos observado en los conciertos que ya llevamos realizados en esta gira que, aunque a todos los que venís a vernos os une el buen rollo y las ganas de disfrutar,  sois gente de muy diversos tipos, edades y costumbres.
[Sois la jungla y no pegáis ni con cola: pijos, rockeros, hipsters, perroflautas –con todo el cariño-, hippies… hasta el periquito de la abuela Ramona, si consigue escaparse de la jaula]
Esto es algo de lo más bonito que nos puede ocurrir y, precisamente por ello, quisiéramos que todos pudierais estar a gusto en el concierto y disfrutar a vuestro estilo, viviéndolo como más os apetezca.
[La multiculturalidad, tribus urbanas que se repelen como imanes cantando al unísono y moviendo las manos de derecha a izquierda y viceversa… todo muy bonito: unos engominados a lo Ronaldo y otros desmelenados a lo Ana Botella a la salida de la peluquería]
En las filas delanteras venimos viendo a gente que quiere estar observando todo lo que ocurre, pegados a la valla, en una actitud más bien estática, disfrutando con los ojos y los oídos, y gente a la que le apetece vivirlo bailando y moviéndose, y pensamos que ambos grupos tienen todo el derecho a disfrutar su día de concierto a su manera.
[Actitud estática…¡moveos, coñe!, que algunos parecéis Tutankamón en sus horas bajas. Ya que esto no lo podemos cambiar, no os durmáis ni os molestéis entre los muermos y nuestros amados desmelenados]
Por eso ha surgido de nuestra factoría de ideas una que esperamos que os sea útil en este aspecto:
Pretendemos que los que queráis estar delante pero más tranquilos, os ubiquéis en la zona izquierda según veis el escenario (delante de Miguel), y los que queráis ejercer vuestro derecho al bailoteo, os coloquéis en la parte derecha (delante del animal). Queremos con esto que los que bailan no molesten a los que miran, ni los que miran a los que bailan.
[«¡Organisasión!», como decía el chiste… separaos: los Tutankamón delante de Miguel –chuparse un concierto con muermos delante, ¡Jozú, qué cruz!- y los ‘nuestros’ delante del animal, que ya los controlará a base de collejas si se pasan]
Estamos hablando de bailar y de desmadrarse, no de embestir, ni de agredir, ni de dar por el culo a los demás.
[Lo de dar por culo queda bastante claro… No os peguéis, por el amor de Dios, aunque alguno se lo merezca por Tutankamón irreparable]
Esto no es una prohibición para nadie de estar en uno u otro lado; si alguien quiere ponerse delante de Iñaki y estar quieto, puede hacerlo, pero que no se queje si a su alrededor están todos brincando.
[Que se atenga a las consecuencias el muermo o despistado que observe el concierto como si estuviera en la primera fila del Real Conservatorio. El tiovivo se queda corto al lado de un concierto movidito de Extremoduro, así que aparta, chaval]
Al entrar en el recinto, veréis una indicación a cada lado del escenario y solo tenéis que acercaros al ambiente que más os apetezca. La gente de seguridad que se encuentra en la valla os ayudará en caso de dudas.
[Parece que estamos en un aeropuerto más que en un concierto. Esta idea de ordenarlo todo tiene que venir de la AMO (Asociación de las Madres del Orden). Le preguntaré a una madre a ver si sabe de algo…]
Esperamos vuestra colaboración y, sobre todo, esperamos que esta forma de organizarnos en las primeras filas nos sirva a todos para disfrutar a tope del concierto, a nuestra manera, y sin la sensación de ser molestados ni de molestar.
[Lo dicho, ¡organización¡, no os peguéis que todos somos hermanos aunque Ronaldo y un heavy desmelenado solo tengan en común el blanco de sus ojos]
Nos vemos en el próximo».
[Colocados o no… ¡hasta la próxima!]
Foto de portada: Lamancharock, cedida por Extremoduro
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cuantas veces verás a tus padres antes de que mueran?
¿Generación perdida? Desmontando ideas sobre los jóvenes
No estamos locos, que sabemos lo que queremos
Purple Rain: La lluvia morada de ilustradores que apoya a Podemos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • A este tío se le ha ido por completo. Surrealista lo suyo. Yo estuve en un concierto en San Fernando y pararon a la mitad para «dejarnos descansar», enchufando los focos del estadio durante 20 minutos, cortando todo el rollo. Después pidió que la gente no grabara un tema inédito, y cuando lo estaba tocando lo paro a la mitad para increpar a alguno que no le estaba haciendo caso. Para mí que se le ha subido mucho a la cabeza…

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad