29 de diciembre 2020    /   IDEAS
por
 Rocío Cañero

Si te llaman fachero no se están metiendo con tu ideología política

29 de diciembre 2020    /   IDEAS     por          Rocío Cañero
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Las primeras cosas que nos aportó Latinoamérica fueron las patatas, los tomates y una cosa amarilla llamada oro que sirvió para seguir pagando guerras. También un montón de palabras que –estas sí– enriquecieron nuestro mayor tesoro: la lengua.

Nosotros también les llevamos unas cuantas cosas desde este lado del océano que no vamos a calificar para no entrar en jardines de los que cueste salir. También palabras, unas más bonitas que otras. Ahora vuelven a llegarnos desde América nuevos vocablos que dan vidilla a este idioma veterano para llenarlo de futuro, algo mucho más del gusto de los más jóvenes, dispuestos a abrazar sin reparos cuanto les llega de ese proceloso mar que es internet y los videojuegos.

Fachero es una de esas palabras que ha viajado en carabela digital desde Argentina, Bolivia y Uruguay hasta España para pegarse al habla de los que forman la Generación Z. Para los americanos no es nueva, pero sí para los españoles, que han decidido adoptarla con el mismo entusiasmo con el que aquellos primeros colonizadores añadieron los tomates a sus ensaladas.

Dice el Diccionario de Americanismos de la RAE que pertenece al habla coloquial y que, referido a una persona, la define como «que tiene buen gusto, que se preocupa mucho por el arreglo y el vestido». Si se refiere a un objeto, este es «de apariencia vistosa». Una persona puede ser fachera sin ser guapa, solo por mostrar un estilazo que ríete tú de Dulceida, pero también son facheros una canción, un videojuego o unos vaqueros. Fachero es todo aquello que mola, que está guay y que es vistoso. Y aplicado en grado superlativo, es refachero o refacherito.

La carabela que atracó en el puerto del joven español coloquial se llamaba Tik Tok, y soltó la palabra como un disparo de cañón. Un niño con acento argentino tuneaba su triciclo. «Mira cómo está quedando. ¿Fachera, no? Facherita». ¡Bum! La bala atravesó las pantallas de los smartphones de miles de usuarios de esa red social y ya estaba. Saltó el charco con agilidad y garbo en las bocas de quienes vinieron de allá para buscarse un futuro mejor acá, y el milagro de la interculturalidad hizo su magia. No suena bien en el castellano senior la palabra facha, pero aquí llegó fachero para cambiar la melodía. ¿Hay manera más refacherita de colonización que la del intercambio cultural?

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Las primeras cosas que nos aportó Latinoamérica fueron las patatas, los tomates y una cosa amarilla llamada oro que sirvió para seguir pagando guerras. También un montón de palabras que –estas sí– enriquecieron nuestro mayor tesoro: la lengua.

Nosotros también les llevamos unas cuantas cosas desde este lado del océano que no vamos a calificar para no entrar en jardines de los que cueste salir. También palabras, unas más bonitas que otras. Ahora vuelven a llegarnos desde América nuevos vocablos que dan vidilla a este idioma veterano para llenarlo de futuro, algo mucho más del gusto de los más jóvenes, dispuestos a abrazar sin reparos cuanto les llega de ese proceloso mar que es internet y los videojuegos.

Fachero es una de esas palabras que ha viajado en carabela digital desde Argentina, Bolivia y Uruguay hasta España para pegarse al habla de los que forman la Generación Z. Para los americanos no es nueva, pero sí para los españoles, que han decidido adoptarla con el mismo entusiasmo con el que aquellos primeros colonizadores añadieron los tomates a sus ensaladas.

Dice el Diccionario de Americanismos de la RAE que pertenece al habla coloquial y que, referido a una persona, la define como «que tiene buen gusto, que se preocupa mucho por el arreglo y el vestido». Si se refiere a un objeto, este es «de apariencia vistosa». Una persona puede ser fachera sin ser guapa, solo por mostrar un estilazo que ríete tú de Dulceida, pero también son facheros una canción, un videojuego o unos vaqueros. Fachero es todo aquello que mola, que está guay y que es vistoso. Y aplicado en grado superlativo, es refachero o refacherito.

La carabela que atracó en el puerto del joven español coloquial se llamaba Tik Tok, y soltó la palabra como un disparo de cañón. Un niño con acento argentino tuneaba su triciclo. «Mira cómo está quedando. ¿Fachera, no? Facherita». ¡Bum! La bala atravesó las pantallas de los smartphones de miles de usuarios de esa red social y ya estaba. Saltó el charco con agilidad y garbo en las bocas de quienes vinieron de allá para buscarse un futuro mejor acá, y el milagro de la interculturalidad hizo su magia. No suena bien en el castellano senior la palabra facha, pero aquí llegó fachero para cambiar la melodía. ¿Hay manera más refacherita de colonización que la del intercambio cultural?

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las últimas lágrimas de Nabokov
Una manifestación de hologramas contra la Ley Mordaza
Una app que promueve el boicot a Israel: el móvil como altavoz de la causa palestina
Conservador versus progresista, ¿quién es más feliz?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp