11 de noviembre 2014    /   CINE/TV
por
 

Coreografía de tiros en 'Fargo'

11 de noviembre 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Bang-Bang!
Un duelo en Fargo (la serie): cinco personajes buscándose sin saber que son cinco en un laberinto de niebla, balas contadas, cinco minutos. Ocurre en el episodio sexto de la primera temporada: El asno de Buridán. (El título del episodio hace referencia a una paradoja: un asno no sabe escoger entre dos montones de heno y muere de hambre. El título ilustra la indecisión de uno de los personajes que no interviene en el duelo en la niebla).
[Contiene spoilers.]
El otro número a tener en cuenta es el tres. Son cinco personajes (entre los malos y los buenos) organizados en tres grupos: dos pistoleros de la mafia, dos policías y Malvo, cazador solitario.
Son dos los pistoleros de la mafia que persiguen a Malvo: Mr. Wrench, bruto sordomudo, y Mr. Numbers, su confidente y colérico traductor. La niebla que oculta las calles de Fargo rebaja la ventaja numérica porque los pistoleros deben permanecer cerca para comunicarse mirándose a los ojos.
Son dos los policías que siguen el sonido de los disparos: Molly, inteligente y temeraria, y Gus, torpe e indeciso. Molly y Gus no son de usar armas. Forman el grupo más débil. La única ventaja es ir detrás siguiendo los sonidos de disparos.
El tiroteo en la niebla comienza tras otro tiroteo. Apenas hay una pausa entre ambos. El showrunner Noah Hawley no tiene reparos en acumular tiros sobre tiros como una película de acción de serie B de los ochenta.
El primer tiroteo está lleno de ruido: un grupo de asalto de la policía contra un hombre amordazado y maniatado con cinta americana a una bicicleta estática. Un hombre que muere baleado por una docena de fusiles de asalto. La víctima no importa (el entrenador personal con la cara zanahoria, ambicioso y mezquino, secuaz y chivo expiatorio de Malvo).
El segundo tiroteo, el de los cinco personajes en la niebla, tiene más silencio que ruido. Aquí importan las vidas de Molly y Gus. Aquí están los simpáticos, aunque asesinos, Mr. Wrench y Mr. Numbers. Y está el fascinante y repulsivo Malvo. La reunión de estos personajes se da en el momento de la tormenta perfecta (como dice el locutor en la radio que escucha Molly): un contraste de masas de aire. El tiempo atmosférico como símbolo, como marco y protagonista.
El tiroteo comienza cuando Mr. Wrench y Mr. Numbers cortan con sus coches el paso al de Malvo por delante y por detrás. Con el choque, Malvo pierde la pistola bajo el asiento. Mr. Wrench y Mr. Numbers bajan de sus vehículos disparando armas militares al coche atrapado. Mr. Wrench y Mr. Numbers, tambor y platillo acelerados como descargas de subfusil. Brutales tambor y platillo, el tema de Mr. Wrench y Mr. Numbers. La música dice «estamos nosotros, los que vamos a matarte, Malvo».
Mr Wrench y Mr Numbers contra Malvo
Pero no es el fin de Malvo: es un depredador que no se queda paralizado aunque sea víctima, y escapa en la niebla. Desaparece el tema musical de Mr. Wrench y Mr. Numbers… Significa que estos pistoleros han perdido una oportunidad.
Mr Numbers en la niebla
Malvo toma el control. La música de Malvo es silencio y toques de percusión espaciados y a poco volumen: el depredador que acecha. La música que acompaña a un hijo de puta que espera pillarte por sorpresa. Brillante y simple el momento en el que Malvo se corta la mano con una pequeña navaja para dejar el rastro de sangre hasta la puerta de un cobertizo. La manida escena en la que los perseguidores siguen el rastro de sangre en la nieve se convierte así en la escena en la que el perseguido prepara una trampa. Un ejemplo del darwinismo que Malvo predica: adaptarse a las circunstancias.
La trampa de Malvo
Y Mr. Numbers cae en la trampa mientras Mr. Wrench está lejos.
«¿Quién?», dice Malvo retorciendo el puñal dentro de Mr. Numbers.
«Fargo», responde Mr. Numbers.
Malvo busca al otro pistolero, a Mr. Wrench.
Cuando los agentes Molly y Gus llegan al lugar, ven a Mr. Numbers muerto. Molly no teoriza: es una persona de acción. Gus esconde el miedo en el protocolo y se queda solo. Gus es el miembro débil del dúo de policías, como Mr. Wrench es el miembro débil del dúo de pistoleros de la mafia. Los nervios que paralizan a Gus son la sordera que impide a Mr. Wrench orientarse por los disparos y los gritos de su compañero acuchillado.
Gus y el gatillo fácil
Gus con su oído alerta está perdido como Mr. Wrench con su sordera. Gus es de gatillo fácil. Bang. Un bulto.
Cinco minutos salvajes. Cinco minutos en los que nadie vuela ni lanza rayos por los ojos. Cinco minutos de claustrofobia en un espacio abierto. Cinco minutos en Fargo, pero que podrían ser los cinco minutos de violencia en una ciudad cualquiera.
La niebla como telón.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Bang-Bang!
Un duelo en Fargo (la serie): cinco personajes buscándose sin saber que son cinco en un laberinto de niebla, balas contadas, cinco minutos. Ocurre en el episodio sexto de la primera temporada: El asno de Buridán. (El título del episodio hace referencia a una paradoja: un asno no sabe escoger entre dos montones de heno y muere de hambre. El título ilustra la indecisión de uno de los personajes que no interviene en el duelo en la niebla).
[Contiene spoilers.]
El otro número a tener en cuenta es el tres. Son cinco personajes (entre los malos y los buenos) organizados en tres grupos: dos pistoleros de la mafia, dos policías y Malvo, cazador solitario.
Son dos los pistoleros de la mafia que persiguen a Malvo: Mr. Wrench, bruto sordomudo, y Mr. Numbers, su confidente y colérico traductor. La niebla que oculta las calles de Fargo rebaja la ventaja numérica porque los pistoleros deben permanecer cerca para comunicarse mirándose a los ojos.
Son dos los policías que siguen el sonido de los disparos: Molly, inteligente y temeraria, y Gus, torpe e indeciso. Molly y Gus no son de usar armas. Forman el grupo más débil. La única ventaja es ir detrás siguiendo los sonidos de disparos.
El tiroteo en la niebla comienza tras otro tiroteo. Apenas hay una pausa entre ambos. El showrunner Noah Hawley no tiene reparos en acumular tiros sobre tiros como una película de acción de serie B de los ochenta.
El primer tiroteo está lleno de ruido: un grupo de asalto de la policía contra un hombre amordazado y maniatado con cinta americana a una bicicleta estática. Un hombre que muere baleado por una docena de fusiles de asalto. La víctima no importa (el entrenador personal con la cara zanahoria, ambicioso y mezquino, secuaz y chivo expiatorio de Malvo).
El segundo tiroteo, el de los cinco personajes en la niebla, tiene más silencio que ruido. Aquí importan las vidas de Molly y Gus. Aquí están los simpáticos, aunque asesinos, Mr. Wrench y Mr. Numbers. Y está el fascinante y repulsivo Malvo. La reunión de estos personajes se da en el momento de la tormenta perfecta (como dice el locutor en la radio que escucha Molly): un contraste de masas de aire. El tiempo atmosférico como símbolo, como marco y protagonista.
El tiroteo comienza cuando Mr. Wrench y Mr. Numbers cortan con sus coches el paso al de Malvo por delante y por detrás. Con el choque, Malvo pierde la pistola bajo el asiento. Mr. Wrench y Mr. Numbers bajan de sus vehículos disparando armas militares al coche atrapado. Mr. Wrench y Mr. Numbers, tambor y platillo acelerados como descargas de subfusil. Brutales tambor y platillo, el tema de Mr. Wrench y Mr. Numbers. La música dice «estamos nosotros, los que vamos a matarte, Malvo».
Mr Wrench y Mr Numbers contra Malvo
Pero no es el fin de Malvo: es un depredador que no se queda paralizado aunque sea víctima, y escapa en la niebla. Desaparece el tema musical de Mr. Wrench y Mr. Numbers… Significa que estos pistoleros han perdido una oportunidad.
Mr Numbers en la niebla
Malvo toma el control. La música de Malvo es silencio y toques de percusión espaciados y a poco volumen: el depredador que acecha. La música que acompaña a un hijo de puta que espera pillarte por sorpresa. Brillante y simple el momento en el que Malvo se corta la mano con una pequeña navaja para dejar el rastro de sangre hasta la puerta de un cobertizo. La manida escena en la que los perseguidores siguen el rastro de sangre en la nieve se convierte así en la escena en la que el perseguido prepara una trampa. Un ejemplo del darwinismo que Malvo predica: adaptarse a las circunstancias.
La trampa de Malvo
Y Mr. Numbers cae en la trampa mientras Mr. Wrench está lejos.
«¿Quién?», dice Malvo retorciendo el puñal dentro de Mr. Numbers.
«Fargo», responde Mr. Numbers.
Malvo busca al otro pistolero, a Mr. Wrench.
Cuando los agentes Molly y Gus llegan al lugar, ven a Mr. Numbers muerto. Molly no teoriza: es una persona de acción. Gus esconde el miedo en el protocolo y se queda solo. Gus es el miembro débil del dúo de policías, como Mr. Wrench es el miembro débil del dúo de pistoleros de la mafia. Los nervios que paralizan a Gus son la sordera que impide a Mr. Wrench orientarse por los disparos y los gritos de su compañero acuchillado.
Gus y el gatillo fácil
Gus con su oído alerta está perdido como Mr. Wrench con su sordera. Gus es de gatillo fácil. Bang. Un bulto.
Cinco minutos salvajes. Cinco minutos en los que nadie vuela ni lanza rayos por los ojos. Cinco minutos de claustrofobia en un espacio abierto. Cinco minutos en Fargo, pero que podrían ser los cinco minutos de violencia en una ciudad cualquiera.
La niebla como telón.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La muerte, el arte, los periódicos
Iron Sky 2: los fans como productores de cine
La batalla surrealista entre los Libertadores latinoamericanos y los Realistas españoles de MTV
Series-wéstern: las mujeres llegaron para quedarse
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp